filesmonster.biz
Enviar contenido

Libreta de salud infantil familiar digital




Proyecto SAP-UNICEF

“Estrategias preventivas en relación al consumo de drogas en niños, niñas y adolescentes”

La realidad nos muestra que en nuestra sociedad existen numerosos problemas relacionados con el consumo de drogas por parte de adolescentes y jóvenes. Esta realidad nos obliga a ofrecer numerosas respuestas, pero la más adecuada es, sin lugar a dudas, la Prevención.


Prevenir es educar, potenciar el desarrollo integral de la persona, fomentar la adquisición de las habilidades para saber afrontar y resolver aquellas situaciones que pongan en riesgo su salud


Es una educación que va más allá de la mera adquisición de conocimientos para favorecer un aprendizaje centrado en experiencias significativas que les ayuden a saber responder a los retos que esta sociedad compleja plantea.


A través de los programas de prevención, tratamos de evitar que los jóvenes se inicien en el consumo de drogas o, como mínimo, retrasen la edad de este inicio. De ahí la importancia de intervenir en edades cada vez más tempranas, ya que los primeros consumos experimentales con las drogas de fácil acceso, como son el tabaco, el alcohol, y últimamente, también la marihuana y la PBC, está en torno a los 12 ó 13 años.

La importancia del profesorado como agente preventivo, nos lleva a desear que esta guía sea la puerta de entrada para que la escuela se convierta en la gran aliada de la prevención de las drogadependencias.

CÓMO PUEDE EL PROFESORADO DESARROLLAR FACTORES DE PROTECCIÓN? 
  • Despertando el interés del alumnado, favoreciendo su incorporación activa en las actividades fuera y dentro del aula.

  • Prestando atención, aprobando y reforzando el trabajo bien hecho y el comportamiento adaptado.

  • Proponiendo a los alumnos y alumnas metas adecuadas a su edad y a sus capacidades.

  • Dando siempre más importancia a lo que son capaces de conseguir que a los errores que hayan cometido.

  • Reconvirtiendo las preguntas o comentarios poco acertados de modo que el alumno sienta que son provechosos para el grupo.

  • Dando la información de modo que favorezca la participación activa del alumnado.

  • Haciendo elogios ajustados a la realidad.

  • Valorando no sólo el trabajo académico sino aquellas capacidades que no tienen que ver con lo escolar.

  • Dándoles responsabilidades en los trabajos en grupo.

  • Reconociendo sus éxitos aunque sean pequeños.

  • Reforzándoles en las ocasiones en que se manifiesten públicamente.

  • Aceptándoles tal y como son, evitando las comparaciones con sus compañeros.

  • Enseñándoles a asumir sus fracasos, haciéndoles ver que de los errores se aprenden cosas.

  • Haciendo que respeten las normas y los acuerdos, sin ceder ante sus presiones.

  • Enseñándoles que en muchas ocasiones, las cosas que deseamos, no podemos obtenerlas inmediatamente.

  • Haciendo que no sientan como propios aquellos fracasos que obedezcan a causas ajenas a ellos mismos.

  • No haciendo públicos los malos resultados que tengan sino comentándolos con ellos privadamente.

  • Reforzando sus manifestaciones de autonomía.

  • Estableciendo normas que no sean tan rígidas que les impidan actuar con una cierta autonomía ni tan laxas que no les den la seguridad mínima.

  • No tomando las decisiones que les corresponden a ellos.

  • Redactando y acordando juntos las normas de disciplina imprescindibles así como las sanciones correspondientes

  • Manteniendo una actitud tranquila y relajada ante las reacciones agresivas.

  • Frente a manifestaciones de rigidez: intentando persuadirles sin obligarles o, si su actitud persiste, dejando pasar el tiempo y retomándolo en otro momento.

  • Dando normas claras y sencillas, empleando el tiempo necesario para que puedan entender lo que se les exige.

  • Creando un clima de confianza en que los escolares se sientan libres para expresar sus ideas.

  • Intentando que intervengan en actividades que requieran el uso de la imaginación y la creatividad.

  • Asignándoles el papel de portavoces en debates organizados.

  • Admitiendo sus manifestaciones críticas, cuando éstas sean acertadas.

  • Encargándoles tareas abiertas que requieran que improvisen o inventen.

  • Favoreciendo que ellos puedan evaluar sus tareas.

  • En los debates, tan importante es lo que piensan como el hecho de que sean capaces de expresarlo. Hay que alentarles a que defiendan sus opiniones, escuchen a los otros y razonen.


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp