Asma infantil: algo más que un trastorno somático.

El Asma Infantil es un problema de Salud Pública debido a su alta morbilidad, su gran trascendencia (ausentismo escolar), el alto número de ingresos hospitalarios que ella produce, la dramaticidad de las crisis y el sufrimiento que ocasiona tanto al paciente como al grupo familiar que lo rodea.

Su  distribución es mundial y afecta més a los varones que a las niñas en una proporción de 3 a 1


Asma infantil , algo mas que un trastorno somatico

El Asma es considerado como un desorden inflamatorio crónico de las vías aereas, esta inflamación esta asociada a hiperreactividad (es la reacción exagerada de los bronquios ante cualquier estímulo, con la consecuente producción de moco); limitación del flujo de aire (por el engrosamiento de los bronquios disminuye su calibre y se limita el flujo de aire produciendo el llamado sibilante o silbido del asmático) y síntomas respiratorios como tos en accesos, dificultad para respirar (disnea), aumento de la frecuencia respiratoria y cardíaca, palidez cutànea etc.

La etiología (causalidad) del Asma es multifactorial, puede ser disparada por varios factores que incluyen: exposición a alergenos, infecciones del tracto respiratorio superior (particularmente virus) e infestaciones parasitarias; exposición a agentes irritantes como el aire frío, humo del cigarrillo y otros contaminantes del aire; ejercicios físicos, medicamentos y factores emocionales además de una tendencia familiar.

En relación al factor emocional, numerosos estudios han demostrado que el Asma Infantil es considerada una Enfermedad Psicosomática, es decir un trastorno en el cual existe un componente orgànico-físico y un componente psico-emocional tan entrelazados que uno refuerza al otro y viceversa. De esta manera el Asma Infantil resulta una enfermedad de difícil manejo médico, ya que nos olvidamos del componente emocional que muchas veces dispara y mantiene las crisis de asma.

Algunas corrientes psicológicas sostienen que el Asma siempre es inicialmente una enfermedad psíquica con expresión orgánica; otras corrientes afirman que la enfermedad orgánica primaria provoca las alteraciones emocionales; sea cualquiera nuestra corriente lo importante es reconocer la existencia de ambos factores en la generación y mantenimiento de las crisis asmáticas en nuestros niños.

El papel de los padres en el Asma Infantil ha sido reconocido de vital importancia por numerosos estudios, ya que se han encontrado patrones familiares característicos como generadores y mantenedores de niños asmáticos.

Aquí algunas características

a) El niño es descripto por sus padres como rebelde, dependiente, tímido y llorón.

b) La relación madre-hijo se muestra con madres complacientes o sobreprotectoras  o a la inversa, disgustadas, rechazantes.

c) La relación matrimonial se muestra con fricción, con maridos disgustados por el problema.

d) El choque sobre la familia, al conocer la aparición de una enfermedad crónica (como el caso del Asma Infantil) no sólo es emocional, sino también social, de actitudes, de comportamiento afectivo consciente o inconsciente, que cambia radicalmente la dinámica familiar, afectando tanto al paciente como a los demés integrantes de la familia.

Tambièn vale la pena destacar que el papel de los padres va més allà, ya que éstos cuando reciben el consejo profesional pertinente pueden actuar como terapeutas auxiliares en el proceso de tratamiento y recuperación de sus niños.

La labor del médico-pediatra en el Asma Infantil es trascendente e insustituible, ya que se convierte en el médico tratante y en el primer confidente de los padres. Cuando se considera que el factor emocional es predominante (ocurre en la mayoría de los casos), el pediatra debe solicitar la ayuda bien sea de un terapeuta conductual infantil o de un psicólogo infantil, entre los dos y los padres crear un equipo de trabajo multidisciplinario.

El tratamiento médico consiste primariamente en la prescripción de los medicamentos conocidos y actualizados, durante las crisis y tambièn en los estados crónicos. En segundo lugar una explicación sencilla y clara a los padres y al niño (de acuerdo a su edad y grado de desarrollo evolutivo) respecto a la naturaleza de la enfermedad.

La intervención psicológica consiste en la llamada Terapia Cognitiva, que no es més que la explicación y toma de conciencia por parte de los padres y del niño, la aclaratoria de mitos y falsas creencias respecto a la enfermedad y la liberación del sentimiento de culpa si lo hubiera. Además se emplean técnicas de Modificación de Conductas que conllevan a un mejor manejo de la situación en crisis y en la vida diaria, y por último se emplean tècnicas de Relajación concebidas para reducir los niveles de ansiedad tanto en el paciente como en sus padres.

Por último debo concluir diciendo que el Asma Infantil es una Enfermedad Psicosomética Crónica, con un componente orgánico y otro emocional y por tanto de manejo médico (farmacológico) y de manejo psicológico.

Dr Eduardo Hernández G.
médico-Pediatra.
Caracas / Venezuela
Terapeuta Conductual Infantil.
Zona Pediatrica Staff


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn