filesmonster.biz
Neurologia

Libreta de salud infantil familiar digital




Las crisis de ausencias constituyen un tipo de epilepsia denominada "Petit Mal".
La forma clásica de esta epilepsia se obseva en niños, con cierto predominio en el sexo femenino, debutando entre los 3 y 12 años de edad con picos de aparición entre los 5 y 7 años de vida.

El factor genético es de importancias, siendo los antecedentes familiares generalmente positivos como también los antecedentes de Convulsiones febriles (pero estos últimos en menor grado).


Cuadro clínico básico
Durante las crisis el niño interrumpe en forma breve lo que estaba haciendo, quedando con la mirada fija.
Estos episodios son de corta duración (entre 5 y 25 segundos aproximadamente); pudiendo repetirse varias veces al día.

Pueden también observarse durante los episodios otros movimientos como por ejemplo contracciones de los párpados;el tirar la cabeza hacia atrás; leve disminución del tono muscular con o sin caída al suelo, palidez de piel, rubicondez, automatismos, etc.

Diagnóstico
El diagnóstico clínico se debe apoyar en las características del Electroencefalograma.

No se requiere en principio otros estudios como la Tomografía Computada y/o la Resonancia Magnética Nuclear.
Esto es debido a que tanto la clínica del paciente como con el estudio encefalográfico son muy precisos en este caso para llegar al diagnóstico.

Tratamiento
El tratamiento consiste en el uso de medicación anticonvulsivante, siendo los fármacos de elección el Acido Valproico y la Etosuximida.
En caso de resistencia pueden usarse en forma asociada o bien se puede agregar otros medicamentos como el Clonazepan.


Los medicamentos anticonvulsivos necesitan de controles regulares en sangre para valorar el manejo de las dosis y evitar aparición de efectos secundarios y/o tóxicos.

Es realmente esperable la angustia familiar ante un diagnóstico de Epilepsia, pero es obligación de nosotros como pediatras fomentar que los niños deben llevar una vida sin restricciones, evitando la sobreprotección y la continua demostración de angustia.
La gran mayoría de estos niños tienen desarrollo normal de su inteligencia.

Por eso es necesario ser concientes de lo importante de cumplir con la consulta médica tanto con el pediatra clínico como con el neurólogo infantil.
Esto llevará a un mejor control de las crisis y a un aumento de la seguridad y autoestima por parte del niño que redundará innegablemente en una mejor calidad de vida.

En los niños con crisis muy frecuentes se debe llegar a un control adecuado de las mismas y así reiniciar las actividades normales para la edad.


Recuerde

  • Control especializado.
  • Cumplimiento de la medicación.
  • Vida sin restricciones para el niño una vez controladas las crisis (llegando a ninguna o unas pocas por día).
  • No a la sobreprotección (visite niño vulnerable).
  • Paciencia y comprensión.

Si su hijo presenta movimientos anormales consulte con su pediatra de cabecera, él se encuentra capacitado ampliamente para descartar episodios convulsivos o para decidir realizar la consulta con el Neurólogo Infantil de referencia.

  • En la salud de los niños el pediatra es irremplazable!!
    Consulte a su pediatra.

Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp