filesmonster.biz
Escritorio de un pediatra

Libreta de salud infantil familiar digital




En la actualización previa de Zona Pediatrica incluimos el relato del Sr Julio Yoma sobre el caso de su hija Yamila, que falleció a consecuencia del Sindrome Uremico Hemolítico, esta carta fue disparadora de otras cartas, opiniones y consultas.
En esta actualización incluimos la de Gabriela Lauga mamá de MIcaela Toranzo quien padeció también esa enfermedad.
Rescatamos en esta carta el llamado de atención que se realiza a los medios de comunicación por su "tibia" y transitoria respuesta.


Cuando el silencio pone en peligro la vida de nuestros hijos
A los que quieren saber la verdad: sobre una  supuesta“Cajita Feliz”


Buenos Aires, 23 de Septiembre de 2003

Me llamo Gabriela Lauga y soy la mamá de Micaela Toranzo (3 años) quien el 9 de marzo  ppdo. debió  ser internada de urgencia en el Instituto Dupuytrén (Buenos Aires - Argentina) tras diagnosticarle Síndrome Urémico Hemolítico (SUH); enfermedad que yo desconocía hasta ese momento.

Allí comenzó nuestro calvario, estuvo internada 27 días (20 en terapia); se le realizaron 17 diálisis peritoneales, las cuales duraban entre 7 y 12 horas, le hicieron 4 transfusiones y debió ser intervenida quirúrgicamente en 4 oportunidades (con anestesia total y sus riesgos correspondientes).

Los médicos nos decían que esta enfermedad podía traer muchas complicaciones y dejar secuelas irreversibles, que así como había atacado a la sangre y a los riñones, podía atacar el sistema neurológico,cardíaco y que era su obligación como profesionales informarnos que tenía el 3 % de riesgo de muerte, y nadie nos aseguraba que nuestra hija no estuviera dentro de ese porcentaje, toda una locura que en ese momento nuestras mentes no podían asimilar.

Gracias a la ayuda de Dios, de los médicos y enfermeros mi hija salió adelante y en el día 15 salió de la anuria. 

Ahora sabemos muy bien que esta pesadilla  se debe a una hamburguesa contaminada con escherichia coli 0157 que ambas consumimos en el Mc Donald ´s del Shopping de Villa del Parque a fines de febrero, esa fue la única comida distinta que hicimos al resto de la familia.

Los primeros síntomas los tuve yo, una gastroenterocolitis fuertísima, y después comenzó Mica con dolores de panza, a los tres días un poco de fiebre, que el médico atribuyó a que en ese momento tenía adenoiditis ( el SHU estaba comenzando su proceso, pero era indetectable) hasta que comenzó  una diarrea con sangre, allí se le practicaron análisis en una Clínica en Belgrano y quedó internada en observación, pero al rato nos dijeron que debía ser  trasladada a un lugar que contara con terapia intensiva infantil porque tenía SHU y necesitaba diálisis. Era algo que no podíamos creer, nuestra hija (en ese momento 2 años y 10 meses) debatiéndose entre la vida y la muerte por el simple hecho de haber consumido una hamburguesa.

Lo curioso para nosotros era la pregunta común que nos hacían los médicos: ¿comió su hija una hamburguesa en Mc Donald ´s?
Y sí, efectivamente, las dos la habíamos consumido, pero yo no quería encerrarme en esa hipótesis y comencé a preguntar en qué otros lados la podíamos haber contraído? Pero por descarte la conclusión fue esa maldita hamburguesa,  no comemos  verduras crudas, menos tomamos agua de la canilla, la carne la comemos super cocida y  yo personalmente  no consumo ningún  lácteo y ella sólo pasteurizados. También los médicos nos decían que había otros casos en La Plata, y en otros hospitales por el mismo motivo, ellos llaman al SHU la ENFERMEDAD DE LAS HAMBURGUESAS. 

Por suerte ella fue evolucionando y el 4 de abril le dieron el alta ambulatoria, cada dos días le sacaban sangre y otros dos días veía al nefrólogo, salió con una sondita nasogástrica para poder pasarle algunos remedios que no toleraba por boca, estaba  muy medicada (hasta tomaba gotitas para la presión); por mas de un mes debimos medirle cuidadosamente todo lo que tomaba y el pis que hacía para poder hacer una balance y así asegurarnos que sus riñones seguían curándose. Luego los controles se fueron espaciando hasta que hoy en día son mensuales. Ella debe hacer una dieta rigurosa baja en proteínas , por ej. no puede consumir más de 50 gramos de carne por día y todo lo que come debe ser medido gramo por gramo, con lo cual su hermana Carolina de 6 años a veces tiene que comer cosas a escondidas, esto llega  hasta la adolescencia,  donde se verá la evolución de sus riñones, el 75 % de los casos se curan definitivamente y el otro 25% terminan en un trasplante o diálisis.

Hay muchas preguntas que yo me hago como mamá y como ciudadana, la primera: por qué no hay una campaña por parte de las autoridades Nacionales, Provinciales o del GCBA en contra de esta enfermedad?, ya que fue  declarada endémica en el año 2000 por la Asoc. Arg. De Pediatría y es el país que más casos tiene en el MUNDO.

La segunda: Por qué no fue clausurado el local de Mc Donald ´s donde se enfermó mi hija ni siquiera en forma preventiva y qué clases de controles hay?, ya que la Justicia encontró en sus hamburguesas no sólo Escherichia Coli 0157 sino además Salmonella (salió la noticia en varios países vía Internet) y una tercer bacteria que todavía no se nos informó su nombre. El mismo día (11 de julio) y al mismo tiempo que el fiscal se presentó en el local  con la policía para secuestrar las muestras, “casualmente”  se hicieron presentes agentes Seguridad e Higiene del GCBA también a retirar muestras (operativo que iniciaron sin guantes y fue observado por el fiscal)

En conclusión las muestras tomadas por el GCBA dieron NEGATIVAS, mientras que las incautadas por el fiscal y analizadas en tres organismos diferentes (INAL; Instituto Malbrán y Policía Forense) se detectó todo lo contrario, se encontraron 3 BACTERIAS, lo cual me resulta muy sospechoso.

La Tercera: qué clase de medios de comunicación tenemos en nuestro país? Desde que salió mi hija del Sanatorio, tras haber realizado la correspondiente denuncia el 9 de Abril en la Cámara Penal,  mandé muchísimos mails a los distintos programas de TV denunciando y advirtiendo lo que le había ocurrido a mi hija, sobre todo a los que se jactan de hacer periodismo independiente ¿QUÉ ES ESO?, jamás obtuve respuesta alguna, hasta que el 18 de junio murió Alejandro Torreta de la cuidad de La Plata a raíz de la misma enfermedad y a consecuencia del consumo de una hamburguesa en la misma cadena. 

Recién allí se hicieron públicos otros casos como el de Charito, Iara, Florencia, Agustín de 2 años quien falleció el 4 de mayo, también el de mi hija Micaela.
El tema se tornó mediático, y durante dos meses nos permitieron ir informando los distintos acontecimientos, hasta en el programa Hospital Público de América se trató la enfermedad del SHU como consecuencia de ingesta de hamburguesas, es más ese capítulo terminó con la imagen de  una doctora escribiendo  una pared con aerosol “NO MAS COMIDAS RAPIDAS, VIVA EL ASADO”. Qué pasó después? Simplemente apareció el chef del silencio, Mc Donald ´s invadió los medios con distintas publicidades a cambio de qué?  La respuesta es obvia, compraron
el silencio, de repente no hay más lugar para nosotros, los mismos que antes nos invitaban a sus programas nos dan la espalda, lo mismo ocurre con las radios.

¿Qué tengo que pensar? Que armaron un circo usando la desgracia ajena (hasta la muerte de criaturas) para hacer sus negocios y obtener  costosas publicidades donde por ejemplo ahora la temperatura de cocción es 71.1 grados, cuando públicamente en el programa Hora Clave de Mariano Grondona la Gte. de Calidad Silvina Pueyrredón aseguró  muy puntualmente que la cocción era a 68.3  grados garantizado la muerte de la bacteria, son muchas las contradicciones de la empresa, pero por otro lado el
deber de los medios es informar siempre, no cuando les conviene,  saquen sus propias conclusiones.

Por mi lado yo les digo que mi lucha va más allá de Mc Donald s,  yo me comprometo a luchar contra esta enfermedad  y contra los que no hacen nada por difundirla ni prevenirnos. 
Mi hija ya está enferma, y nada va a cambiar eso, ya ni siquiera sus juegos son los mismos, ahora sus barbies se convirtieron en sus pacientes a quienes les aplica inyecciones, les toma la presión y les coloca una sondita, los autos se transformaron en ambulancias y ella ahora es la  enfermera de turno. Yo no me voy a dar por vencida, porque por sobre todas las cosas  se lo debo a ella, por un lado seguiré en la Justicia,  quien está investigando la cadena de responsabilidades y confío que se llegue al fondo, y por otro lado haré mi “campaña casera “con otros papás que pasaron por lo mismo (en algunos casos peor porque perdieron a sus hijos) y juntos trataremos de difundir esta enfermedad, aunque a veces tenga que soportar las injurias de algún ignorante que me dice que me pagan por hacer esto, si esa persona hubiera escuchado medio grito de sufrimiento de mi hija, jamás se atrevería a decir semejante bajeza.

Gracias por darme la oportunidad de contarles esta parte de mi historia, y ojalá algún día los argentinos podamos estar unidos, independientemente del tema que nos toque, eso nos daría más fuerza y  la posibilidad de exigir a nuestras autoridades soluciones,  haciéndoles cumplir sus obligaciones respetando  nuestros derechos como ciudadanos y principalmente los que están a favor de la salud y la vida de nuestros hijos, porque ellos son el futuro..

 



GABRIELA LAUGA

DNI  17.686.120
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp