filesmonster.biz
Psicologia

Libreta de salud infantil familiar digital




Los niños la tv
Exposición, entretenimiento o qué?


Se pusieron de moda los chicos  en programas  y hasta en  horarios de grandes. Voy  a trabajar  algunas cuestiones para que los papás reflexionen

 1 Cuál es el  límite entre exposición y entretenimiento
 
Sería como preguntarse si entraña para los chicos algún riesgo para su salud mental , o dicho de otro modo si puede acarrear alguna consecuencia psicológica.

  • Lo primero es tener en cuenta que la TV no es inocua, si a corto plazo genera  efectos  de influencia o persuasión , (pensemos sino para qué las empresas invertirían tanto en publicidad)  y a largo plazo influye en la construcción de una imagen de la realidad y provee arquetipos, modelos de  ser. Por ende no es intrascendente el mensaje latente que se desprende de los programas , que pueden considerarse discursos hecho de imagen y palabras.
  • En segundo lugar los niños son portadores del narcisismo parental, así tanto amor y orgullo por él a veces opaca la objetividad y los papás pueden llegar a exponerlos aún sin darse cuenta. Por ejemplo ; si puede tocarse con la lengua la punta de la nariz , o si a partir de algún defecto físico , logró elaborar con humor esa falla y lo muestra ante sus íntimos, que lo aman, tiene una significación muy diferente  a que lo haga ante un montón de personas no unidas por el afecto sino en su afán de divertirse y que además poseen una diversidad de valores.

Entonces por un lado es exponerlo a él y por otro lado  el mensaje que le puede  llegar a  los otros chicos es  : ”  si un capo como X puede reirse de Juancito  o como se suele decir ahora  puede reirse con Juancito  por este defecto físico que lo hace tan gracioso , nosotros también nos podemos reir de este compañerito (gangoso , bizco , o con torpeza motriz )  y además está bien hacerlo”.

Juancito , por ser muy  pequeño puede  no estar en condiciones de decidir sobre cualquier cosa respecto de su persona,  ya que no puede discernir, además a veces la necesidad imperiosa de aceptación que tienen algunos niños los lleva a exponerse  a ser  burlados  y utilizados por otros con tal de sentirse aceptados, llegan a sí a aceptar “ que estén conmigo aunque sea para reirse de mi o aunque sea porque les doy mi merienda”.



Puede parecer exagerado para los que están alejados del mundo infantil , pero  es duro , es triste  y  pasa.

Es importante no dar como mensaje latente poder reirse de defectos de otros porque resultan graciosos.

En un programa se vio a un pequeño rellenito que en el diálogo con el conductor parecía que su “ virtud “ era un trato tan informal que rozaba lo prepotente, despojado de reglas de cortesía, dejaba fluir su mal humor y agresivas contestaciones . Cerrando los ojos parecía escucharse a  un adulto impertinente , pero como era un hermoso niñito regordete, causaba gracia .Sin duda  esta espontaneidad mal entendida no creo le causara ninguna gracia  a las docentes del niño o autoridades escolares.

El mensaje latente es : está bueno este tipo de actitud desenfadada porque sale en la TV.

Mientras que en la vida real, son muchos los chicos con estas características enviados a tratamiento psicológico, ya sea por la escuela o porque los padres no saben qué hacer con ellos.

Podrán confrontar “ no por salir en la TV algo  es leído como  bueno, además  se dan también malas noticias” . Sí pero en otro contexto y el conductor no se ríe cuando las da.

Además la TV suele tener una significación de gran  importancia en las familias , desde el espacio  en que se la sitúa en la casa,  hasta porque se reunen frente a la TV en ocasiones en el único momento que comparten , a veces se cena con la TV, hay niños para los  que ella es su única compañía durante toda la tarde, o la que los acompaña hasta que agarran el sueño y así no se sienten solitos.

Además la gente que trabaja  delante de las cámaras obtiene fama , popularidad , dinero , a veces no prestigio , pero sí sin duda poder.

Así se puede entender que la TV  provee  modelos de ser.

A veces sin darnos cuenta todos podemos estar poniendo un granito de arena para construir una sociedad que reproduce valores que ¿son los que queremos? .

2 Que un chico acceda a la pantalla para mostrar una habilidad real  no  puede considerarse positivo o negativo de antemano
, sin especificar en principio la edad del pequeño , así como las condiciones  del programa en que se presente.

Los niños menores de 6 años tienen un pensamiento de tipo mágico, animista  en el que reina la omnipotencia y la fantasía.  La conciencia y el pensamiento causal lógico se va desarrollando de a poco. Primero predomina en ellos la lectura de los acontecimientos y de sus vivencias en los términos en los que lo hace el inconciente , no hay medias tintas , es blanco o negro, me ama o me odia , soy un ganador , soy un perdedor. Aclarado esto puede influir negativamente en un pequeñito ser evaluado o juzgado en público luego de que cantó o bailó y no ser el que sube al podio , por más que el jurado y la estrella conductora  del programa les diga que todos estuvieron muy bien y que no hay perdedores, uno es elegido es decir  ganó .Si no son los elegidos  , por ende perdieron .

Tampoco sería correcto decirles que no es así como ellos lo ven y lo sienten , porque están negándoles una adecuada percepción de la realidad y ésto confunde y disminuye aún más la ya maltrecha  autoestima . Porque si se trata de una competencia o concurso , hay quienes llegan a la final o ganan y quienes no . Diferente sería  si además de que todos se llevan un regalito ,  todos suben al podio y misión cumplida cada uno va contento para su casa. Total si a algún productor le interesó algún participante en especial siempre podrá  luego  comunicarse con sus padres y quizás se inicie una carrera artística.

Me pueden decir - pero hay que aprender a perder. Sí , pero se aprende de a poco  y a  medida que se van desarrollando los aspectos emocionales de la personalidad y  las funciones intelectuales,( que sirven entre otras cosas para mediatizar las emociones ). Además no es lo mismo perder en casa  que en  público, ante la soñada TV.

A medida que van creciendo tienen más tolerancia a la frustración y más capacidad para relativizar , reconocen  que perder una batalla no es perder la guerra .Entienden que pueden esforzarse por mejorar su actuación y pueden discriminar que ese jurado no es todos los jurados y que una verdad no es la única verdad.

Hay programas para chicos y hechos por chicos que son positivos ,  creativos y  entretenidos, dinámicos y a veces educativos, en un momento había un coro de chicos Cantaniño,   Barney donde los pequeños representan obras de teatro , cuentos, bailan , se disfrazan, hacen actividades plásticas,  ha habido  chicos que enseñan a cocinar , etc.

3- Qué hacer en caso de que un hijo le pida al padre estar en la pantalla como  otros niños que él vió?
Es conveniente en estos casos, que los padres  antes de tomar una decisión se hagan algunas preguntas cuyas respuestas pueden servir de recaudo.

  • Como primer punto  es tener en cuenta la edad ya que determina en parte su interpretación de la realidad.

  • Otro item sería las características de su personalidad, por ejemplo  si es seguro e independiente, autónomo, extrovertido , o más bien introvertido , dependiente, si  teme equivocarse y a veces hasta puede llegar a paralizarse  por ello ,  si es muy autoexigente y tiende a criticarse con dureza o a decepcionarse mucho ante la percepción de sus imperfecciones, si acepta sus errores con más naturalidad y se conforma fácilmente cuando las cosas no salen como  pensaba. Es importante que no sientan que no sirven , que no fue valorado lo que hicieron.

  • Si  los papás consideran que puede hacerle mal o influirle negativamente (en alguno de los sentidos anteriormente explicitados), tienen que  poder decirle que no . Así como si un niño de dos o  tres años pide manejar el cuchillo se le niega por ser riesgoso ya que aún no adquirió la madurez  de coordinación mano ojo  suficiente y sobretodo no desarrolló  la capacidad intelectual   de pensamiento anticipatorio para  prever que si realiza tal o cual movimiento se va  a lastimar. Decimos “ no porque te podés lastimar”.

 

             Decir algunos no  porque el adulto tiene sus fundamentos es parte importante del rol de padres de proteger , educar y      guiar. Es más en chicos pequeños  ante la pregunta; -  “ por qué yo no y tal sí? ” , alcanzaría  con decirle que  no nos parece bueno y no es lo que queremos para él o ella. ¿Acaso cuando se elige un colegio se le explica mucho más ? O se dice es buen colegio es muy lindo , pensamos que vas a estar bien allí , vas  a tener amigos y a aprender. ¿Si a nuestros padres les parecía que ir a determinado lugar nos podría hacer mal o no estaban de acuerdo con ello hubieron tenido tantos reparos en decir no?

Voy a  hacer la salvedad de que puede parecer autoritario , sin embargo la dificultad para poner límites sanos ,y sostenerlos genera en la actualidad  gran parte de las consultas .

  • Es importante que el adulto diferencie muy bien si en el programa a participar  entra en juego el ser del niño, ya sea por sus características físicas o  por aspectos de su personalidad , en cuyo caso quizás no es  conveniente y sería exponer.

 

Pero no sería negativo si se trata de algún arte, algo que sabe hacer , que aprendió  aunque no se sepa ni cómo ni de quién , entonces puede ser un entretenimiento , como brinda cualquier artista, donde se juega un papel , un rol.
Que se rian de sus chistes , sí pero de ellos , de lo que piensan , porque son ingenuos, porque son chicos, porque no saben no es propicio. Se trata de  no posicionarlos como objeto, sino mostrar el hacer , el sujeto productivo.

 

  • Debe tenerse en cuenta que jugar es un como si, por ejemplo un diálogo dentro de una escena donde hay personajes, un “jugamos a la maestra” es juego aunque sea entre un adulto y un niño, una charla entre un adulto y un chico, no es un como sí , aunque al adulto puede divertirle, pero el chico allí se muestra sin veladuras es él en serio no está jugando un personaje. Si se rien  allí , se están riendo de él, pero son los padres los que pueden discriminar y decidir, él no cuenta con los elementos para hacerlo.

Sin duda para ellos casi todo se trata de un juego , pero que ellos tengan una mirada lúdica hacia todo no justifica que los adultos nos comportemos con ingenuidad

Puede resultar cómico escucharlos decir cosas fantasiosas , ocurrencias inverosímiles, hablar de temas como de dónde vienen los bebés y sus conclusiones,

Pero ¿es legítimo reirse del más chico , del que no sabe , del ingenuo , del crédulo, del que no logró aún un determinado nivel de pensamiento, o de conocimiento?.

Nos divertimos porque expresan su pensamiento animista, su manera ilógica de hilvanar situaciones . Y si en otro programa otro adulto se ríe de lo  que entiende la famosa doña Rosa del funcionamiento de la bolsa y los capitales golondrina, y si hacemos preguntas de biología marina a un papá cualquiera y nos reimos de escuchar cómo dice algo para salir del brete?.O es que como ahora se trata de gente grande no sería correcto , además de no tener desde ya la misma gracia, aunque los entrevistados  pueden llegar a tener la misma falta de causalidad lógica  o de verdad respecto del tema en cuestión.

Lic. María Pía Bacchi
Psicóloga especialista en psicología clínica . Psicoanalista .
Staff de Zona Pediatrica


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp