Cardiologia infantil


 

Comunicación interventricular

La comunicación interventricular es la cardiopatía congénita mas frecuente.

Su frecuencia varía entre un 25-30%.

El tabique que separa ambos ventrículos presenta una solución de continuidad o falta de cierre en alguna parte de su trayecto. La lesión mas frecuente se encuentra en el sector inferior y posterior del tabique.

Las manifestaciones clínicas dependen del tamaño de la comunicación y de los cambios que se producen en el flujo sanguíneo y en las presiones de la circulación pulmonar

Las comunicaciones pequeñas son las mas frecuentes. Habitualmente estos niños no presentan síntomas ni signos de enfermedad cardíaca. La detección se realiza generalmente por la presencia de un soplo cardíaco, en un examen de rutina, siendo la forma mas común de descubrir este problema.

Las comunicaciones mas grandes, con compromiso del flujo de sangre hacia los pulmones cuya mayor consecuencia es generar un aumento de la presión pulmonar, los síntomas aparecen tempranamente y se manifiestan como dificultad respiratoria, mal progreso de peso con detención del mismo, mayor predisposición a padecer infecciones respiratorias y la aparición de signos y síntomas de insuficiencia del corazón.

Ante la sospecha clínica de comunicación interventricular se deriva al paciente para su evaluación cardiológica realizada por un cardiólogo infantil.

Los métodos auxiliares de diagnóstico que se utilizan generalmente para todo niño portador de una cardiopatía congénita, son los siguientes: radiografía de torax, electrocardiograma, y el ecocardiograma. Este último método es de gran ayuda, pues muestra la localización y tamaño de la comunicación, permite valorar el tamaño de las cavidades cardíacas y medir sus presiones. De esta forma se obtienen datos fundamentales sobre la repercusión de esta cardiopatía en el corazón y en los pulmones.

El ecocardiograma es un método muy valioso en manos experimentadas.

La evolución varía según el tamaño de la comunicación.

 En las comunicaciones pequeñas, la evolución habitual es hacia la resolución o cierre espontáneo dentro del primer año de vida, aproximadamente entre un 30-50 %, o hasta antes de los cuatro años en su gran mayoría.

El riesgo a largo plazo de estos niños, sobretodo en la adolescencia, es la aparición de endocarditis infecciosa, se trata de una infección seria de la comunicación, producido por bacterias generalmente.

La endocarditis infecciosa se relaciona, en su producción, con procedimientos odontológicos o de otros tipos en los cuales no se tomó las medidas adecuadas de prevención con antibióticos.

Las comunicaciones grandes generalmente no se cierran espontáneamente, requieren en su mayoría de un tratamiento quirúrgico para su corrección.

El tratamiento, una vez mas, depende del tamaño de la comunicación y de su repercusión en el crecimiento, y en la suficiencia cardíaca y pulmonar del niño.

El manejo de los niños con CIV pequeña se basa fundamentalmente en el seguimiento clínico y cardiológico hasta el cierre espontáneo de la misma.

Los niños con una CIV pequeña deben llevar una vida normal, sin restricciones.

Es muy importante el control odontológico para prevenir el desarrollo de caries y protegerlos así del riesgo de endocarditis infecciosa, la cual es bastante rara en los niños menores de 2 años.

Ante todo procedimiento odontológico incluida la limpieza dental ( realizada por el odontólogo ); cirugía de amígdalas y/o adenoides, u otras intervenciones quirúrgicas de la vía aérea superior, como así también durante los procedimientos con instrumentos del aparato genitourinario y del intestino inferior, es necesario que el niño con una comunicación interventricular reciba una adecuada profilaxis con antibióticos ( antes y después de los mismos ); esta medida es fundamental  para la prevención de endocarditis infecciosa.

El manejo terapéutico de los niños con CIV grande depende de dos problemas:

1.      la insuficiencia cardíaca

2.      el desarrollo de enfermedad en los vasos del pulmón.

Los niños con CIV grande y desarrollo de insuficiencia cardíaca presentan deterioro de su crecimiento. El tratamiento médico apunta a controlar mediante medicación la insuficiencia cardíaca y mantener el crecimiento dentro de rangos normales ( lo mas cercano posible ).

Si a pesar de cumplir con estas medidas el niño no mejora o incluso manifiesta un franco empeoramiento, se deberá programar la  cirugía correctiva sin dejar pasar mucho tiempo.

Generalmente la cirugía se lleva a cabo entre los 6 – 12 meses de vida, si la situación clínica del niño es mas comprometida deberá realizarse antes.

La evolución postquirúrgica generalmente es favorable, el niño mejora notablemente, el crecimiento se recupera en el lapso de uno a dos años y no se necesitan mas medicaciones.

Más temas de Cardiologia infantil

 

Hipertension arterial en la infancia
Sincopes y desmayos
Cardiopatias Congénitas - Generalidades
Comunicacion auricular
Soplo cardiaco inocente
Comunicacion interventricular
Conducto arterioso Presistente - Ductus
Percentilos Presion Arterial Mujeres
Percentilos Tension Arterial Varones
Coartacion de Aorta
Tetralogia de Fallot
Prevención de enfermedades cardiovasculares desde la infancia

Sitios con informacion sobre Cardiopatias Congénitas en la web

Sitios donde se encuentra información sobre Cardiopatias Cogénitas en la web




Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Artículos relacionados

Buscar en ZP

Quién está en línea

Tenemos 109 visitantes y ningun miembro en Línea

Necesitás ver al Doctor ?