filesmonster.biz
Niños superdotados

Libreta de salud infantil familiar digital




Niños Superdotados y Talentosos - Zona Pediatrica

¿Sindrome de Disincronia? -

Lic. Mariela Vergara Panzeri
CEDAP-Centro para el desarrollo del Alto Potencial

Un niño talentoso afronta la realidad con una inteligencia potencial de un adulto, pero la percibe y la sufre como un chico de su edad real. De este modo se produce un desfasaje central, lo cual constituye el problema vital de estos niños.


 

El síndrome de disincronía, descripto por Terrasier, es definido como: "Desarrollo heterogéneo específico de los sujetos intelectualmente superdotados".1 Consistiría en un desfase, una ruptura, entre la esfera intelectual y las otras facetas de la personalidad. Este fenómeno puede producir problemas de relación entre:

 

·        el niño consigo mismo,

·        el niño y el grupo de amigos,

·        el niño y su familia,

·        el niño y la escuela.

 

 

El síndrome de disincronía se puede dar en 3 órdenes:

 

1- Disarmonía, a veces muy evidente y fácilmente observable, entre el nivel intelectual y el nivel afectivo.

 

2- Disincronía entre el sector léxico y el sector gráfico. El primero es mejor que el segundo porque la evolución psicomotriz es más lenta por estar ligada a la edad real del niño.

 

3- Desfase interno en 2 puntos del dominio intelectual:

- adquisición del lenguaje
- razonamiento.

 

En el WISC,(Escala de inteligencia Wechsler para niños) por ejemplo, que es un test de inteligencia para niños, los niños talentosos de 6 años rara vez obtienen adelanto superior de dos o tres años en áreas que exploran información, vocabulario o aritmética ya que el niño tiene pensamiento inteligente más que saber o conocimiento. En cambio, si se le administra un subtest de Semejanzas puede tener un adelanto de 4 a 6 años.

La disincronía que produce mayores problemas para el niño talentoso es la disarmonía entre el desarrollo intelectual y el desarrollo afectivo. Esta produce, a veces, incomprensión por parte de los padres. Encontramos 2 elementos importantes en ella:

 

·        A- para los padres es difícil admitir una conducta infantil en un niño que razona como un adolescente. Se espera que el niño talentoso se comporte siempre de manera inteligente conforme a las reglas de los adultos. Y, por consiguiente, los adultos se enfadan con él cuando no responde a lo esperado de acuerdo a su madurez intelectual.

 

·        B- el niño busca modelos de identificación extraños a la familia (sobre todo si es una familia culturalmente desfavorecida). Esta búsqueda de un modelo de identificación se convierte en un dilema desastroso y tiene dos alternativas:

*integrarse en su propia familia, y renunciar a saciar su sed de aprender.

*desarrollarse intelectualmente y arriesgarse a caer en la angustia resultante de la culpabilidad.

 

Efecto Pigmalion o Factores de deterioro de la inteligencia

Ante distintas y determinadas circunstancias en el hogar o en la escuela, muchos de estos niños limitan ex professo sus realizaciones, sus avances y su crecimiento intelectual con el único fin de:

·        ganar amigos más fácilmente

·        ser aceptados por los chicos de su misma edad,

·        evitar envidias, celos, competencia.

 

Lentamente, en el afán de igualarse con los demás de su hogar, del grupo escolar, o del club, van deteriorando su nivel de trabajo intelectual y se frustran en esa área, aunque logren inicialmente superar los problemas de su afectividad. A una mayor profundidad, en un tiempo breve esa frustración posiblemente haga crisis.

 

Otros niños talentosos en el momento de iniciarse en el jardín de infantes se encuentran con problemas por no entrar en el programa de actividades previstas para los 3 años, ya que ya leen y escriben. En estas condiciones tienen escasísimas posibilidades de desarrollar normalmente su vida escolar dentro de un sistema común sin algún tipo de ayuda especial por parte de los padres que capten sus características, y de docentes que puedan dedicarles una atención personalizada.

 

Aquellos niños que lograron avanzar en los grados, procuran pasar el tiempo entre el aburrimiento, el desgano, la mala conducta, las idas y venidas a la dirección escolar, las expulsiones de colegio en colegio y el sufrimiento familiar que estos incidentes conllevan, además de la frustración de la persona, que es el peor de todos estos males.

 

Podríamos dividir este efecto según el círculo de relaciones del niño:

1- Escuela Común => Se da cuando se espera del niño eficiencia normal, media y se lo estimula a trabajar pero muy por debajo de su capacidad. La actual conformación curricular presenta pequeños desafíos para el intelecto del niño talentoso, a esto se suma que ellos mismos consideran a su inteligencia como una desventaja social.

 

Las consecuencias que esto trae aparejado son:

a- se llega a acostumbrar pronto a trabajar por debajo de su verdadero nivel.

b- se "apaga" de tal forma que termina presentando problemas agudos de aprendizaje o de conducta.

c- a otros aparentemente les va bien en la escuela, pero utilizan un mínimo porcentaje de sus capacidades intelectuales.

 

2- Familia => Se da el efecto pigmalión si la familia valora la capacidad del hijo por debajo de cómo es en realidad y el niño tiende a manifestarla dentro de los límites de lo esperado.

Se da sobre todo en:

 

·        familias desfavorecidas socioculturalmente. Cuanto más desfavorecido es el medio de donde procede el niño, más bajo es el nivel que esperan de él sus padres. Lo mismo ocurre con los maestros y los amigos. Estas esperanzas limitadas influyen negativamente sobre la representación de sí mismo.

 

·        familias poco interesadas en la evolución de sus hijos.

 

3- Grupo de Compañeros => Se da si el niño desborda de una manera excesiva las normas del grupo porque, en este caso, puede verse rechazado por él.

 

Como consecuencia del efecto pigmalión negativo se presentan inhibiciones intelectuales unidas al sentimiento de que toda expresión de la inteligencia es una fuente de culpabilidad.

 Lamentablemente la premisa: Niño talentoso en escuela común = niño aburrido se transforma en verdadera en muchas de nuestras escuelas. Algunas veces, los niños tienen un intelecto tan brillante y fértil, que les resulta casi imposible hacer lo que, para ellos, va a la velocidad igual a la de un caracol. Se aburren cuando se ven forzados a trabajar en el mismo nivel que los demás niños de la clase. No es infrecuente que niños talentoso vayan quedando a lo largo del camino en clases que o bien no son socialmente apropiadas o bien no los estimulan intelectualmente. Esos son los niños que tienen más probabilidades de experimentar problemas emotivos o de conducta a medida que avanzan en la escuela. Muchas veces esto hace que se encuentren perturbados emocionalmente porque se genera una enorme discrepancia entre lo que sabe y lo que puede comunicar. Generalmente se acompaña de una imagen de sí mismo terrible y la idea de fracaso resulta intolerable.

Conclusión

Cuando los niños talentosos son incomprendidos por sus familias respectivas o vagan a la deriva en un sistema educativo que no contempla sus necesidades ni su ritmo, ni su nivel intelectual se los pone en situaciones frustrantes y problemáticas o en un quebranto real. El hastío en la clase, la falta de motivaciones, el nivel de estudio demasiado bajo, la incomprensión de los padres, de los amigos y de los maestros son a veces tan insoportables que cierto número de casos no encuentran otro refugio que el debilitamiento intelectual o la angustia, o incluso ambas a la vez.

Nuestro objetivo debería ser lograr que este tipo de niños pueda integrarse plenamente en el hogar, en la escuela y en la sociedad, a través del entendimiento y aceptación de sus diferencias, ventajas y desventajas. En definitiva, es de una importancia radical la ayuda de los padres y de los docentes para que el niño se conozca y se acepte a sí mismo, y pierda el temor de sentirse distinto y evite, además, disfrazarse para ocultar sus habilidades. Un niño de estas características necesita vivamente que el mundo que lo rodea lo conozca y lo acepte tal cual es. Los niños talentosos si bien parecen tan maduros, tan adultos, son niños y deben vivir como tales. Debemos ayudarlos a desarrollar su potencial en un marco de seguridad, independencia y estabilidad emocional, elementos que significarán la base de todo su crecimiento personal e intelectual.

La sociedad debería tener especial interés en este tipo de niños, tanto por ser individuos como por ser potenciales contribuyentes al bienestar de la misma. Como individuos tendrían que tener los mismos derechos de oportunidades para su completo desarrollo, al igual que todos los demás niños. Toda persona tiene derecho a experiencias educativas que desafíen el nivel de su desarrollo individual tanto si es inferior, superior o igual al nivel de su grado, estén o no en el nivel de sus pares, teniendo en cuenta su estilo e intereses. Cualquier otro sistema es pérdida de potencial humano, e impide el progreso del individuo y de la sociedad y torna confuso el concepto de democracia. Además, muchos de los líderes, científicos, y poetas de la próxima generación provendrán probablemente del grupo actual de niños talentosos o creativos.

Este es nuestro desafío.

 

 

Volver al Home de Nños Superdotados y Talentosos

Visite Cedalp - Centro para el Desarrollo del Alto Potencial - Argentina

Bibliografía

"El efecto pigmalión negativo" Terrasier Publicación presentada en el Congreso Internacional sobre niños superdotados Julio 1979 Jerusalén.

"Los niños superdotados" Coriat Edit. Herder 1990 Barcelona España.

"Interpretación Cl¡nica de la Escala de Inteligencia de Weschler para niños (WISC)" Alan Glasser e Irla Zimmerman Editorial Tea ediciones S.A. 1991 10ma edición Madrid - España.

CEDAP - Centro para el desarrollo del Alto Potencial


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp