filesmonster.biz
Niños superdotados

Libreta de salud infantil familiar digital





Alianza FADIP - Zona Pediatrica

Hiperactividad y Déficit de Atención
El Caos Perceptivo de quien padece Deficit Atencional
Prof. Sarah Solzi de Rofman

 


El mundo en el que se mueve la persona con Déficit Atencional es vivido como caótico. Los espacios, los tiempos, los afectos se juntan desorganizadamente y se mezclan de tal modo que quién padece esta problemática no puede discriminar nada.

El mundo externo e interno es recibido por medio de la percepción. Esta es la responsable de reconocer lugares, horarios, objetos, sensaciones propias y exteroceptivas, etc.

 

Para una persona que padece Déficit Atencional estas sensaciones son recibidas en avalanchas, por impulsos y por lo tanto desorganizadamente, en forma caótica.

 

Los elementos que rodean a esta persona se presentan sin jerarquías, sin relaciones, todo junto a todo, por eso es que este chico pierde cosas o no recuerda datos importantes: “Buscar y encontrar le exige mucho más tiempo y esfuerzo que a otros”.

Quiero hacer un paréntesis para describir el funcionamiento de la percepción: en los primeros momentos de la vida, ésta funciona como un flash, luego la experiencia recrea esta función convirtiéndola en actividad perceptiva, entonces las percepciones no son fotografías aisladas, sino que se relacionan con otras previas según el tamaño, la dirección, la cantidad, la forma, la posición, los aspectos conceptuales, etc, formando como una película. El contexto que rodea al objeto pasa a adquirir relevante importancia ya que permite identificar el dato y recuperarlo en la memoria.

 

La actividad perceptiva identifica un objeto de aprendizaje, fija en él la atención y previa organización la almacena en la memoria a largo plazo. Para que este conocimiento pueda ser recuperado cuando se lo requiera debe estar dentro de una organización tal, que sea posible el acceso.

 

Esta sistematización que es considerada un pre requisito del aprendizaje, depende en gran medida de la atención, que es el primer eslabón para construir un conocimiento.

 

Es por este motivo principalmente que el Déficit Atencional es causa de muchos problemas de aprendizaje.

El tratamiento del Déficit Atencional tiene como primer objetivo superar el caos de la actividad perceptiva y así que el niño – adolescente pueda construir estrategias imprescindibles de acercamiento a la realidad.

 

La sucesión de hechos caóticos no solo se presentan en la niñez y la adolescencia, también se da en adultos con Déficit Atencional. La responsabilidad en varias tareas simultáneas produce la vivencia de desconcierto, de no saber qué es más importante, de una "avalancha de información” imposible de manejar. Laura, nombre ficticio de una paciente de treinta años, que desconocía padecer de Déficit Atencional fue empleada en una inmobiliaria donde debía atender el teléfono, derivar las llamadas, anotar si la persona requerida no estaba presente, servir café y organizar las visitas a las propiedades. Antes de cumplir una semana de trabajo tuvo que renunciar porque se sintió sobrepasada por la pluralidad de tareas.

 

Las lecciones de diferentes temas que se dan en la escuela también producen la sensación de “catarata informativa” que los chicos con Déficit Atencional tratan de sintetizar de cualquier manera para poder soportarlo.

A Federico, de 10 años que actualmente cursa 5° grado, le contaron sobre el descubrimiento de América y los viajes posteriores. Él resumió con que Colón hizo el primer viaje, luego descubrió el Río de La Plata, paso por el Estrecho de Magallanes, fue a Perú y a México. No pudo resistir tantos datos poco diferenciados entre sí y mezcló todo.

 

Otro paciente adolescente, que llamaremos Pedro a los efectos de ésta nota, no puede hacer mnemotecnias de números; para él no existe forma de relacionarlos, de modo tal que no puede memorizar los números telefónicos, de patentes o de documentos. En sus propias palabras, afirma: _ “Los números me suenan como una lluvia de piedras que caen al agua, sin ninguna relación posible”.

 

Estos son ejemplos del caos al que nos referimos cuando decimos que la persona con Déficit Atencional al no recibir la totalidad de los datos suministrados, por no poder mantener la atención el tiempo que el material requiere, los recuerda como hechos aislados, episódicos, o con conexiones inventadas para justificar respuestas o rechazadas de plano por no poder soportar la frustración de conocer solo datos parciales desconectados entre sí.

FADIP
 
Volver al Home de Nños Superdotados y Talentosos


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp