filesmonster.biz
THDA

Libreta de salud infantil familiar digital




 

 Alianza FADIP - Zona Pediatrica


Hiperactividad y Déficit de Atención

 El Déficit De Atención (ADD): La Importancia de la Medicación
Lic. en Psicopedagogía Sarah Rofman*

Medicamentos: opiniones peligrosas...

El siguiente comentario no apunta a generar una polémica en torno a la forma en que deberían cumplir su función las importantes figuras del ámbito médico, político y medios de comunicación, ya que ello no pertenece al ámbito de nuestra competencia. Nuestra intención es poder reflejar con situaciones, los daños que puede crear una información acotada, distorsionada o duplicada respecto de la problemática que nos ocupa; especialmente nos referiremos a la mala fama generada en torno a la medicación del Déficit Atencional y las consecuencias que esa falsedad genera.

En la actualidad, principalmente en los últimos años, son frecuentes las operaciones que se forjan a través de algunos medios de comunicación tendientes a formar distintas corrientes de opinión a favor o en contra de determinados temas. No siempre estas campañas son lanzadas para difundir temas ciertos que interesan y sirven a la población, sino que pueden partir de intereses de sectores que esconden objetivos particulares, produciendo como resultado ya no opinión pública sino opinión publicada.

El ejemplo más clarificador de la situación planteada se presentó recientemente al realizarse la difusión intensa en forma distorsiva sobre "medicación para niños para que se porten mejor en la escuela", temas que en general la población no domina por lo que son de fácil manipulación.

Importantes medios confundieron y fusionaron información que provenía de EEUU sobre la problemática de la medicación. Un importante referente político de aquél país cuestionó duramente si había o no que medicar a los chicos con déficit atencional, porque justamente los muchachos asesinos de los ataques sangrientos a escuelas, eran consumidores de medicación para el déficit atencional.

A éste panorama se sumó la historia de un Jardín de Infantes de la ciudad de La Plata (Buenos Aires, Argentina) cuyas docentes administraban sedantes a los niños para que se porten mejor, junto a hechos similares ocurridos en media docena de países latinoamericanos.

Estos acontecimientos sirvieron para acoplarse al rechazo "mitológico" a medicación originando de esta naturaleza, trayendo como consecuencia revuelo y pánico (en el mejor de los casos serias dudas) en los padres de niños que tenian la necesidad de usar la medicación apropiada para controlar los síntomas del déficit atencional.

La medicación es útil y necesaria en determinados casos.
La medicación, cualquiera que sea, bien administrada y controlada, brinda beneficios a quiénes la necesitan.

Cualquier persona o profesional médico no es idóneo para determinar si se puede dar o no determinado psicofármaco; es prerrogativa del médico clínico o pediatra determinar si un paciente debe o no consumir un medicamento. Incluso hay algunas drogas que se recetan con contraindicaciones muy importantes y que sin embargo en ocasiones se administran porque el mal que se evita es mayor que el riesgo de consumir esa droga.

Puede llegar a suceder que un médico "sobremedique" o medique innecesariamente a una persona, en ese caso estaremos hablando de un médico que es inexperto o inidóneo en el manejo del problema.

Cuando personas no habilitadas para medicar lo hacen, como pueden ser los docentes, ps

icólogos o psicopedagogos ya estamos hablando de ilegalidad.

¿Por qué en algunas circunstancias es útil y necesario medicar a las personas con Déficit Atencional?
En los chicos y adolescentes con ADD muchas veces hay que superar una barrera de alteración neurológica para poder empezar a construir estrategias diferentes a las que están en uso.

El Déficit Atencional es una enfermedad oculta, no se ve, no se reconoce hasta que el ojo de alguien externo al grupo familiar lo advierte o los mismos padres consultan porque la convivencia se ha vuelto difícil.

Este problema, el Déficit Atencional, se asienta sobre tres patas que alteran el funcionamiento de quién lo padece: la inatención o desatención, la hiperkinesia o inquietud excesiva y la impulsividad. Las personas que padecen D.A. casi siempre tienen un nivel de inteligencia superior.

Los chicos desatentos, inquietos o no, se ausentan de los estímulos del contexto, no aprenden. Esos momentos de ensoñación los alejan de los aprendizajes que se imparten en la escuela y por lo tanto no adquieren los conocimientos suficientes.

Cuando estas personas son inquietas e impulsivas son creadoras de perturbación, tanto en la casa como en la escuela y en los grupos sociales. Los amigos los aguantan poco, los padres terminan castigándolos, las tensiones familiares se agudizan y las maestras no los soportan. En cambio, a los chicos que sólo presentan la desatención se los descubre tardíamente, porque son "nenes buenos, no molestan" pero tampoco aprenden.

Las personas con déficit atencional sufren de muy baja autoestima, se saben segregados, se marginan de actividades donde el conocimiento es un valor positivo, se vuelven agresivos contra un medio que no los acepta y la espiral de sufrimiento y fracasos gira y gira con futuro incierto y cada vez más doloroso para él y su familia.

Si pensamos que esta cadena puede cortarse con intervenciones adecuadas, las expectativas cambian.

Es a estas personas a quiénes a veces es necesario medicar para empezar a cambiar el clima alterado que vive el niño, su familia y el aula.

El caso de un paciente en tratamiento
Contaré un caso muy interesante que sirve como ejemplo de lo anterior: Joaquín, llamado así a los efectos de esta nota, es adolescente, de muy buen nivel de inteligencia y cultural, rebelde, oposicionista desde que tenía 3 años, con dificultades para ponerle límites, ha repetido un grado y ahora repite primer año de la escuela secundaria. Escribe con muchas faltas de ortografía, lee con dificultad, por lo que no lee ni el diario y menos aún las lecciones para la escuela, en matemáticas tiene dificultades serias.

Cuando se desempeña oralmente se defiende bien e incluso muy bien si el tema le interesa. Se ha ido de la casa frente a conflictos con los padres, corre riesgo social porque quiénes se sienten conforme con sus conductas impulsivas, arriesgadas y lo aceptan son los pandilleros. A partir de la medicación se pudo entrar a su mundo, no se encoleriza como antes, en general puede controlarse, logra reflexionar sobre otros caminos posibles. Son palabras de él: tengo que aprender a ponerme frenos". Hoy es un muchacho común, con los enojos y conductas propias de un adolescente, pero manejables y convivibles.

En conclusión...
La medicación puede ser indispensable y muy útil para generar, junto al tratamiento psicopedagógico, la evolución necesaria de ciertos pacientes con Déficit Atencional.

Por ello, es importante vencer los temores que despiertan éstos psicofármacos principalmente en los padres de niños, pero a la vez es indispensable consultar a profesionales entendidos en la materia que aporten la confianza necesaria al iniciar un tratamiento de éstas características.

Además estos tratamientos deben acompañarse de estrategias, contención familiar y profesional psicopedagógica, porque la medicación por si sola desde luego que no hará milagros.

* Presidente FA.D.I.P. (Fundación para la Asistencia, Docencia e Investigación Psicopedagógica) Buenos Aires-Argentina. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Visite más temas de déficit de atención 

Hiperactividad de déficit de atención
Caracteristicas del Déficit de atención
El niño con THDA en la escuela
Diagnostico y observacion del Deficit Atencional
Organizacion FADIP
Que es el deficit atencional o addl
El déficit de atención ADD
Indicadores de detección del THDA
Famosos con hiperactiivdad y deficit de atención
Qué es el deficit de atención ?
El caos perceptivo
Abordajes del deficit de atención
Ejemplos sobre hiperactividad y deficit de atencion
Trastornos de deficit de atencion con hiperactividad

Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp