filesmonster.biz
Niños superdotados

Libreta de salud infantil familiar digital





El problema de la Educación
En Rousseau, Kant, Fiche y Hegel. Bases Actuales
Miguela Domingo- Doctora en Filosofía y Doctoranda en Derecho
Zona Pediatrica Staff
España

 


La Escuela Experimental de Dessau de breve existencia, conocida como el -Philanthropinum- (lugar de amor humano y con influencia en Kant), fue el centro principal en el que se intentó poner en práctica las ideas educativas de ROUSSEAU. Su fundador fue Johann Bernhard BASEDOW (1724-90). Propuso la publicación de un manual para los padres, en el que pudieran seguirse metódicamente las ideas roussonianas sobre la impartición de la educación, llamándole -Methodenbuch für Vater und Mütter der Familien und Völker.

Su Escuela tenía un programa de estudios estructurado:

 

1ª Etapa:

  • Alemán vernáculo
  • Matemáticas
  • Ciencias naturales
  • Historia
  • Geografía
  • Latín (como 2ª lengua)
  • y añadió parte de las ideas de Rousseau:
  • Artes naturales
  • Actividades en el exterior:
  • naturaleza
  • geografía local
  • campanento anual de verano

 

 

Basedow también introdujo algunas sorprendentes innovaciones derivadas de El Emilio:

1ª Buena disposición del aprendizaje (actividades cognitivas en secuencia: lenguaje y matemáticas.

2ª El maestro, por intuición, solamente hasta el momento adecuado, debía esperar a que la mente del estudiante desarrollase capacidad para generalizaciones abstractas [1] .

3ª El saber cognitivo debe ser voluntario por parte del niño y autodirigido (con la ayuda del maestro). No existirían problemas de coacción y castigo.

 

En particular, el método Basedow se basaba en juegos, competiciones y participación de los estudiantes.

Al final, por una serie de problemas, la Escuela de Dessau, dejó de funcionar y ya en esos momentos el ímpetu rousoniano recibía un primer intento de expresión por parte del educador suizo de origen alemán PESTALOZZI.

Pestalozzi (1746-1827) fue considerado como la esperanza educativa de la era revolucionaria. Su trabajo atrajo al joven Herbart, que fue posteriormente discípulo de Fichte. Pestalozzi trabajó en la misma época de Kant, aunque era de una generación más joven. La gran diferencia con Kant es que construyó su teoría a partir de la experiencia directa, enseñando a niños en la escuela, generalmente en circunstancias desfavorables.

 

 

Odiaba la educación formal y verbal que había recibido: “se pueden hacer mil artes para hacer juegos malabares con las palabras [2] .

La forma de abordar HERBART la educación iba a representar, junto con la de Pestalozzi, una gran parte de lateoría para la labor posterior del siglo XIX.

 

Conoció en Jena a FICHTE y ejerció en él la doctrina de la propia conciencia del individuo de la actividad del conocer, la fuerza delyo. Unió Herbart esta idea junto con otra fichteana que arrancaba de KANT, la prioridad de un componente moral de la conciencia en la interpretación del mundo [3] , debido a que éste es el fin más elevado de la humanidad.

 

Pestalozzi impresionó a Herbart con las posibilidades de la -Anschauung (Observación contemplativa) como base para la “presentación estética” del mundo, utilizando la palabra “estética” en un sentido original griego de aisthesis, percepción de los sentidos. Pero ¿cómo elencuentro perceptual del mundo externo es compatible con la moral?. Como Pestalozzi, Herbart nos dice que debemos entrenar la agudeza, los sentidos y el conocimiento. Su obra principal en 1806 fue Pedagogía general deducida del fin de la Educación, donde afirmó que la mente está siempre en movimiento, a veces muy rápido; otras, apenas perceptible [4] , y esto es lo que llevó a postular que la voluntad, que procedía del concepto de Fichte del yo como fuerza motora de la personalidad [5] , es en sí misma producto de la mente construída a partir de representaciones:

 

Mente = Perfección Moral (5 ideas morales):

  • Libertad interior
  • Perfección
  • Benevolencia
  • Justicia
  • Equidad

 

El desarrollo defectuoso de la voluntad, en el caso de los niños, y por definición, los adultos malos, considerados como moralmente inmaduros, es decir, niños, acumula experiencias continuas de pensamientos confusos en las mentes. El que sea moralmente adulto requiere una educación adecuada para así procesarse en una sociedad moral. Cada niño debe ser cuidadosamente estudiado (el maestro interviene de forma deliberada).

Pero la educabilidad está limitada por la individualidad. A pesar de ello, la educación en Herbart (similar a Kant) pasa por tres etapas:

1ª etapa- Gobierno: el niño puesto bajocontrol (Regierung). Castigo y Recompensa

2ª etapa- Condición de disciplina (Zucht) : conducta de aceptación.

3ª etapa- Instrucción (Unterricht): se forma la voluntad generada a partir de la inter-acción de las representaciones, esto es, se convierte en un proceso formal y cognitivo.

Pero el gran problema de nuestra época , es la educación moral, es decir, la educación de la voluntad y del carácter [6] . No es suficiente en la Escuela dar una instrucción y desarrollar la inteligencia del niño, sino que todavía nos hace falta una misión educacional: el destino del hombre como un obrar y un comportamiento que quedará reflejado en suvida (su carácter y sus conocimientos).

Nuestra principal preocupación debe ser el considerar y desarrollar las libertades y las instituciones de las generaciones precedentes [7] .

Nos encontramos con un problema moral y educacional en las dos grandes teorías sobre la voluntad de Kant y Fichte, teorías para la realización de un ideal. Para Kant, la educación es individual; para Fichte, colectividad, pero ambas se encuentran en un intento de conciliación.

 

Antes de hacernos una exposición sistemática del problema educacional en Kant, Mr. Duproix nos inicia en la génesis de sus ideas pedagógicas. La extraordinaria influencia de Rousseau es el punto de partida. Reconoce Kant la singularidad de la persona en ciertas teorías de El Emilio, no cansándose de resaltar el servicio que Rousseau ha realizado a sus contemporáneos y nos muestra lo absurdo de la educación hoy en día, abogando por la reimplantación del Filantropismo y apoyado sobre El Emilio como la aurora de la regeneración de la humanidad por la educación.

 

ROUSSEAU quiere una civilización que no desparrame ni debilite el sentimiento y la fuerza (una cultura del espíritu, un desenvolvimiento intelectual, que no aumente la corrupción, sino que más bien la disminuya), una vida social que no nos haga absorber en las cosas exteriores y nos arrebate nuestra autonomía. Solamente en sí mismo, dice, el hombre halla la paz. Sólo ha vivido mucho quien ha sentido la vida. Pero la civilización ha aportado la duda, la relajación, la agitación continua. Al mismo tiempo nos ha traído la servidumbre, gracias a la división del trabajo; la desgracia social ha nacido el dia en que se ha visto que se podía servir del trabajo de otro y en que se utilizó lo superfluo. Todos estos males hay que remediarlos mediante una nueva organización de la vida por el individuo y la sociedad.

 

Las ideas de Rousseau sobre el “mundo nuevo” se extendían a tres esferas: la educación, la religión y el Estado. En su Emilio precisa que la naturaleza obre libremente; el Arte del Educador consiste en separar los obstáculos y en crear las mejores condiciones posibles, que permiten a las facultades y a los instintos desenvolverse conforme a su propia naturaleza. Su presupuesto fundamental es la bondad innata de la naturaleza humana: “Tout est bien sortant des mains de l’homme (Emilio I, 1)”.”Establezcamos como máxima incontestable que los primeros movimientos de la naturaleza son siempre rectos; no hay perversidad original en el corazón humano. No se encuentra en él un solo vicio del cual no pueda decirse cómo y por donde ha entrado (Emilio I, 2)”.

 

No se debe imponer ninguna cultura del exterior, ni por medio de la autoridad ni por el de las luces. “La infancia, como los demás períodos de la vida (adolescencia y juventud), tiene su fin en sí misma. No la envolvaís, pues, en pañales; lactadla con la leche materna; no la adormezcaís, dejadla seguir su instinto de conservación y que haga ella misma sus experiencias; no la instruyaís en lo que puede aprender por sí; no la echeís sermones, ni exciteís en ella deseos y necesidades antes de que pueda satisfacerlas. Cuanto más se retarde su intelectualidad, tanto mejor. Formemos su espíritu a fin de evitar su deterioro por el uso prematuro de sus facultades. En todo lo posible, conducid al niño hasta los doce años, sin que pueda distinguir su mano derecha de su mano izquierda. ¡Tanto más aprisa se abrirán sus ojos a la razón, cuando haya llegado el momento! ¡Dejadla progresar sin prejuicios, sin costumbres ni conocimientos!

 

 En otros términos: la Educación debe ser negativa, y no positiva; y llamo educación positiva la que tiende a formar el espíritu antes de tiempo y enseñar al niño los deberes del hombre. Y llamo educación negativa a la que perfecciona los órganos, instrumentos de nuestros conocimientos, y prepara a la razón por el ejercicio de los sentidos (el embrión del carácter pide tiempo para desenvolverse; hasta que no se ha desenvuelto, no se le puede tratar convenientemente). La educación negativa no sólo no es ociosa, sino necesaria; no enseña la verdad, pero preserva del error; dispone al niño a todo lo que puede conducirle a lo verdadero cuando se halle en estado de comprenderlo, y al bien cuando se halle en estado de amarlo [8] ”.

Esta noción de educación negativa expresa ciertamente de un modo admirable, la idea fundamental propiamente llamada de Rousseau: la civilización debe ser la expansión de la naturaleza y no una envoltura, no una pesada forma impuesta del exterior. La civilización es solamente buena porque es la naturaleza misma en un grado superior. Sólo es bueno para él aquello que se ha desenvuelto de un modo natural y se ha producido por la actividad personal. La civilización natural permite sólo dejar el período tranquilo y apático del instinto y conservar, sin embargo, la armonía entre la necesidad y la facultad, entre el pensamiento y el sentimiento, entre el exterior y el interior. La adolescencia -de los doce a los quince años- da al adolescente una formación en conocimientos naturales: física, geografía, astronomía, ... pero no por medio de libros, los cuales “no enseñan más que a hablar de lo que no se sabe (Emilio I, 4)”, ni tampoco de lecciones orales, sino haciendo que él mismo se acostumbre a discurrir y se instruya por el contacto directo con la naturaleza y las cosas.

 

En la juventud -de los quince a los veintidós años- hay que educar su sensibilidad y formarle en la vida moral. Hacer de él un ser activo y pensador, amante y sensible. La bondad y la justicia no son palabras abstractas, sino verdaderos afectos del alma ilustrada por la razón.

 

Rousseau señala en El Emilio (obra complemento del Contrato Social) el método para llegar a la pureza del hombre natural con la supresión de toda la maldad acumulada por la cultura artificiosa y por la desigualdad humana. El medio para alcanzar este desideratum es el desarrollo de las fuerzas naturalmente buenas del hombre, expresadas en sus sentimientos puros, con vistas a la formación de un nuevo estado social. Las pasiones y egoismos nacidos al calor de dicha sociedad innatural quedan obviados por la hipótesis del contrato social, en donde el individuo como tal se desvincula voluntariamente de las formas de relación interindividuales para someterse por consentimiento libre a la obediencia a las leyes determinadas por una voluntad general. Dichas leyes, que coinciden, además, con la forma natural de la existencia humana, no representan ya la coacción impuesta por las pasiones y por el egoismo, sino la forma de la igualdad expresada simultáneamente en la ley común y en el sentimiento. Este contrato no es, por consiguiente, el producto de una reflexión intelectual que incita a la constitución de la sociedad para evitar la destrucción del individuo; es la manifestación de la soberanía de la voluntad general en un Estado Democrático puro, respetuoso de los derechos naturales de cada persona, cuya renuncia a la libertad no es más que la renuncia a la libertad de obrar con el egoismo propio del Estado de falsa civilización.

 

 

De acuerdo con el pensamiento fundamental de su pedagogía, no debe traérsele al niño de fuera, según Rousseau, la concepción religiosa, sino que debe obtenerse de él mismo por las necesidades del corazón. Rousseau nos muestra su religión en el célebre capítulo “La profesión de fe del vicario saboyano”, que está intercalada en El Emilio. En la naturaleza existe un orden, una unidad de plan y una tendencia de las cosas a sus fines, todo lo cual atestigua la existencia de un Dios personal. La materia es distinta del espíritu y no puede tener movimiento por sí misma. Por consiguiente, la causa primera del movimiento debe ser una voluntad personal.

 

Sus ideas religiosas no contienen nada nuevo. Halla la expresión de su sentimiento en las ideas de la religión natural o del deismo. No pretende probar la legitimidad de estas ideas; las presenta como dogmas. Su fe proviene de una necesidad del sentimiento inmediato. Conserva siempre viva su fe en la existencia de Dios, ser supremo y autor de la naturaleza, y en la inmortalidad del alma. Para él la duda es un estado insoportable; cuando vacila su razón, el sentimiento toma una decisión por su propia autoridad. No quiere sutilizar sobre la esencia de Dios “hasta que no le obligue el sentimiento de las relaciones de Dios con él [9] ”.

 

Para creer en Dios se funda en las fuentes de alegría y satisfacción contenidas en los grandes hechos elementales de la vida, fuentes ignoradas del mundo refinado; señala en particular el dulce sentimiento de la existencia independiente de toda otra sensación.

 Al mismo tiempo admite que los males del individuo pueden ser necesarios a la armonía universal, y encuentra el supremo consuelo en la creencia de la inmortalidad. No cree en una creación, sino solamente en un orden de la materia ya existente, acaso eterno. Dios es el ordenador y el buen guía.

El pensamiento no puede hallar su concepto y la oración es únicamente el transporte del entusiasmo [10] . El hombre se siente como un ser limitado y humillado, anonadado ante la inmensidad de la Naturaleza y vinculado, por medio de un sentimiento de confianza, a un Dios infinitamente potente y sabio.

 

En cuanto al culto, declara en las Confesiones (I, 6) publicadas póstumamente, 2 vols. , 1782; 2ª parte, 2 vols. , 1789; 1ª edición completa, 1789: “Yo me levantaba todas las mañanas antes del sol y subía por un vergel ..., donde, paseándome, hacía mi oración, que no consistía en un vano balbuceo de labios, sino en una sincera elevación del corazón al autor de esta amable naturaleza cuyas bellezas se extendían ante mis ojos. Nunca me ha gustado rezar en mi habitación, pues me parece que las paredes y todas estas pequeñas obras de los hombres se interponen entre Dios y yo. Yo gusto de contemplar sus obras, mientras que mi corazón se eleva hacia El”.

 

La base fundamental de la moral roussoniana es la bondad innata de la naturaleza del hombre. La guía del hombre es su conciencia, es decir, el sentimiento que nunca nos engaña, a diferencia de la razón, de la cual siempre debemos desconfiar. El bien moral consiste en la conformidad de nuestros actos con la naturaleza de las cosas.

 

Sobre el análisis del Tratado de KANT sobre la Pedagogía, que contiene las ideas esenciales del gran filósofo sobre la Educación, es bien sabido, que no crea un sistema propiamente dicho. Los principales temas tratados en su doctrina pedagógica: La educación conduce al hombre de la animalidad a la humanidad. El individuo aislado no puede atender a esa perfección; la especie humana solamente puede. Pero Kant no abandona, aquí y ahora, al hombre; es necesario también el complemento de dos cosas: la ayuda Divina, y sobretodo la ley moral. Las disposiciones naturales del hombre no se pueden hacer ellas mismas. Toda Educación es un arte: “el hombre es la luz que depende de la educación, y la educación, toda ella, depende de esas luces”. Así que ya es tiempo de renunciar a los procedimientos puramente empíricos y mecánicos, y de creer en una Ciencia de la Educación. Es decir:

 

. Educación - Ayuda Divina

- Ley Moral

El hombre no puede desarrollar sus disposiciones naturales por él mismo, necesitando de la Educación, que es igual al Arte.

 

 

. Niños:

1- Padres (obstáculo)

2- Medios

3- Hacer bien su caminoen el mundo

4- Estado (obstáculo)

 

. Educación:

a/ Parte negativa = Disciplina ---- Educación psíquica (a.1)

b/ Parte positiva = Cultura ------- Educ. Intelectual

y

Educ. Moral (a.2)

(a.1) “Materiales” que reclama el alumno/ El Emilio de Rousseau.

(a.2) Equilibrio y Armonía de todas las facultades.

Para Kant, la cultura de la facultades es el bien más importante de los conocimientos.

 

. Inteligencia:

- Energía activa

- El espíritu se desarrolla en el obrar < [11]

Obrar y Hacer (precedente de la Enseñanza), he aquí el secreto y al mismo tiempo el signo de la Educación Fecunda.

. Trabajo: establece la ley del hombreen este mundo

Niño ---- Esfuerzo ---- Hábitos ---- Estudio (El estudio como la única cpacidad de prepararnos en autonomía y de hacer nuestros carácteres).

 

Contrariamente a Rousseau, Kant veía una Educación moral positiva en los primeros años de la infancia. La 1ª condición de esta educación sería la obediencia, entonces absoluta, para más tarde, voluntariamente, se la reconozca justa y racional. Esta forma de la obediencia es la más importante, porque se la puede considerar como la primera forma de la libre voluntad, y por consecuencia, como la primera condición del carácter moral < [12] .En ella se le preparará a obedecer más tarde, como ciudadano de unas leyes donde él podrá intervenir [13] .

 

Los otros dos tratados del carácter son: la veracidad, que se opone a la mentira, y la sociabilidad [14] . Para formar un carácter moral, es necesario que la aparición de la idea del deber se establezca claramente en el espíritu del niño. Hay que excitar el entusiasmo de los pequeños, sus procederes y elogiar sus bellas acciones. Su conformidad con la ley moral debe ser un ejercicio habitual, convertirse en un hábito. Es un acto que nunca debe finalizar y poco a poco atender a un mayor interés, para en consecuencia realizar acciones moralmente buenas.

 

Pero aquí, todavía, no tenemos interés por la moralidad misma. Es nuestra virtud la que nos agrada al contemplarla, pero debemos buscarla. Para obtener resultados óptimos es necesario un segundo ejercicio, consistente en resaltar los ejemplos de la intención moral de un acto, la pureza de la voluntad que la dicta. El niño es así empujado a la conciencia de su libertad, y se encuentra que puede escoger libremente las satisfacciones de orden superior que le inclina su propia libertad interior [15] .

 

Es aquí y ahora donde la ley del deber encuentra unacceso libre en el amor [16] : el hombre es investigación empírica ilimitada; el hombre es libre personalidad (Kant as philosophical anthropologist, Van de Pitte, The Hague, 1971; Naturaleza moral del hombre). Se estima aquí todo sentimiento bueno y moral [17] , considerando a éste la mejor protección contra la intruisión de inclinaciones inferiores y corruptas.

 

La aplicación práctica de este método será facilitado por lo que Kant llama un catecismo de la moral. Este catecismo que Kant quería introducir en todas las Escuelas, no se encuentra descrito en su Tratado de Pedagogía, pero sí en la Metafísica de las costumbres II, parágrafo 52. Aquí expone y admite los ejemplos encontrados en otras biografías, de otros tiempos y de todos los países, como puntos de comparación con las acciones donde nosotros mismos somos una condición para el/los ejercicio/s de la sensibilidad.

 

La obediencia a la ley en el pensamiento de Kant no es más que una libre cooperación a un orden de fines que se continúa hasta el infinito. La concordancia del deber con la razón no es suficiente para explicar el desarrollo de la ley moral: es necesario entonces admitir la Santidad, el origen divino. No es posible la Educación sin la Enseñanza Religiosa. Pero el niño vive en un mundo donde se tiende a pronunciar a cada instante el nombre de Dios; también donde asiste a las demostraciones continuadas de piedad; ... Kant estima contrariamente a Rousseau, que la enseñanza comienza en un todo teológico. Se representa al niño a Dios como un padre y a la humanidad como una familia.

 

Bien cierto es que la enseñanza moral precede a la enseñanza religiosa, si no se quiere favorecer a la hipocresía. Pero es totalmente indispensable que la religión quede ajustada a la ley moral para sancionar sus sentencias [18] . Para Kant el único interés futuro de la humanidad es lo sagrado (lo más cercano posible a la santidad).

 

No obstante, nuestro pensador, sin poseer la magia de estilo de otros maestros, nos empuja a la moderación unida al juicio, como lo más fuerte y lo más sano, como un hecho dado en su moral. En resumen, el esfuerzo, el esfuerzo psíquico, intelectual,moral, es el fondo y la cuestión de su pedagogía, porque el esfuerzo desarrolla la energía y es necesario para luchar contra las sugestiones internas y externas y obedecer al deber solamente: tal es la fuerza y la saludable disciplina en la cual Kant quiere fundamentar el amor del niño y del adolescente.

 

“Hay algo más importante en Kant que la idea del deber o de la obediencia, una cosa mucho más elevada, una abnegación y un sacrificio de sí mismo, que no es obligado, pero sí admirable.

 

En materia de educación ¿es el gran principio? ¿es el amor? ¿el corazón es el gran motor? ¿es la fuerza que juega en todos nuestros órganos, que suscita todas las energías de la inteligencia y de la voluntad? Según Kant, no es el deber sólo, ni la sensibilidad aislada. El deber es el regulador del motor del alma” (Pestalizzi, Johann Heinrich, Meine Nachforschungen über den Gang der Natur in der Entwicklung des Menschengeschlects, 1797 - Mis investigaciones sobre el proceso de la naturaleza en la evolución del género humano-)

 

En los años académicos 1776-77 y 1786-87, se estimulan las ideas de Kant sobre la Educación. En el primer curso académico no siguió la tradición medieval de la Lectio. Escogió un texto que estaba en moda (boga) , que era una popularización de las ideas de Rousseau, el Das Elementarwerke 1772-4 de Basedow y dió a su Curso el título de “Pädagogik über Basedow Methodenbuch” [19] . En contenido de esas lecciones fue reelaborado por Kant y editado por Rink y publicado en 1803 como Über Pädagogik [20] .

 

Sobre la Educación es esencialmente un intento de dar una mayor coherencia filosófica a las ideas educativas de El Emilio. Kant estaba de acuerdo con Rousseau sobre la teoría orgánica del niño, pero buscó proporcionar un camino de desarrollo guiado más cuidadosamente. Kant reconoce en la etapa premoral del niño un pensamiento y pretende que se evite cualquier esfuerzo prematuro de formación moral.

 

Sin embargo, al llegar a la 1ª etapa de la niñez,Kant ofreció argumentos favorables para una dirección más formal del crecimiento:

Hombre ------- necesidad de educación que comprende el alimento y la disciplina

------- cultivo de aspectos morales y cognitivos

 

Se opuso directamente a la teoría de Rousseau de la “disciplina negativa”, presentando una razón importante para enviar a los niños a la Escuela, no tanto para que aprendan algo, sino para que se acostumbren a estar sentados quietos y que hagan exactamente lo que se les dice. Y esto es para que más tarde en su vida no deseen poner en práctica al momento en que se les llamó la atención.

Hay que dejar de lado los impulsos [21] y hay que desarrollar controladamente al niño mientras crece: la crianza es una etapa de la primera infancia; después Kant contempla la niñez, los años 5-6 años hasta la pubertad, y es en éste donde se aplica la disciplina.

 

Con respecto a todo el conjunto del la educación del niño, Kant rechazaba toda noción de una naturaleza moralmente preexistente, y precisamente por ello se hace necesaria la educación moral. Kant rechaza asímismo la doctrina del pecado original y su correlato con el paraíso. La creencia en la neutralidad moral del recién nacido contrasta con la teoría de Rousseau, que supone que la eliminación de las restricciones mediante una política de educación negativa vería el florecimiento de la personalidad natural.

 

Kant icluye también en el área cognitiva la actividad física, no sólo como juego sino como parte constructiva de la instrucción. Noobstante, el intelecto, a diferencia de Rousseau, debe ser cuidadosamente marcado de directrices:

1- Facultades habitualmente aceptadas:

  • memoria
  • juicio
  • inteligencia
  • comprensión
  • razón

2- Facultades mentales (como propósito)

- Actividad práctica (orbis pictus)

a/ botánica, minerología e historia natural

b/ dibujo y modelado

c/ ciencias y geografía

3- Formación y disciplina = cierta ley de necesidad

. Niños = Obediencia ------------------------- Moral y Virtud

Kant consideró el papel de la Educación como absolutamente central, de preocupación pública. Al recoger este tema Kant, aunque siguiendo a Rousseau, trabajaría también dentro de una tradición filosófica alemana del Idealismo, que había sido desarrollada por Leibniz. Desde Kant el enfoque idealista de la educación, con su profundo sentido de la responsabilidad moral, iba a permanecer como un movimiento específicamente alemán que será desarrollado en la obra del suizo alemán Pestalozzi y Herbart [22] , hasta tal punto que impregnaría la mayor parte del pensamiento y la práctica educativos continentales en el siglo XIX.

 

Si la pedagogía de Kant, como su moral, es esencialmente individual, la de FICHTE acerca (y es) -a- la colectividad. “El hombre es un fin en sí”, dice Kant, y Fichte añade: “sí, pero por los otros, y esto es precisamente lo que hace la dignidad del individuo: la virtud es la obligación de ser en el interés de la totalidad de los seres inteligentes”;

Colectividad = Nación (Aflicción del Egoísmo)

--- Espíritu de Abnegación y Sacrificio en los jóvenes

--- Bien Común

--- Órdenes de cosas nuevas a establecer

y

Necesidad de regeneración

.... Nueva Educación

y

.... El Estado con Derechos Nuevo [23]

La enseñanza de Fichte establece una verdadera predicación. No quiere únicamente instruir a los espíritus, sino convertir los amores. La característica fichteana, es el calor, el entusiasmo moral, el sentimiento profundo de la solidaridad.

Los Discursos a la Nación Alemana (14 discursos) es la necesidad de una educación nueva, a la vez moral y nacional como el sólo medio de regeneración y de salud para la nación Alemana. “Un pueblo no puede existir sin patriotismo”. Religión y Patriotismo son una misma raiz. El pueblo es lo más imperante de todas las voluntades a realizar un mismo orden de cosas: amor a la patria, donde nunca puede caber el interés de un déspota. La gente ysu patria es la personificación de la eternidad: saber sacrificarse con entusiasmo por las ideas (verdadero patriotismo). Considerar a su pueblo y su patria como las imágenes de la personificación de la eternidad (posteriormente en Hegel, idea precursora de Volkgeist -espíritu del pueblo).

Los Discursos 2º, 3º, 9º, 10º y 11º, son pedagógicos; el 4º, 6º y 7º las peculiaridades específicas del pueblo alemán; el 5º, sus consecuencias. Pero ¿cúales serán los principios dela educación nueva? La educación está anciana. Hay que buscar la elevación de la libertad (no un mal hacer): formar al hombre en una voluntad “determinada” y tremendamente (infaliblemente) buena. Tal tendrá como propósito, las buenas resoluciones humanas, dando igual al Amor (motor único) en contra del Egoísmo. Tal es el deber que nos debemos proponer.

La educación intelectual es el método activo, es la elevación de la actividad del espíritu sobre un objeto: éste es el más difícil papel del educador.

 

La actividad espontánea es el libre esfuerzo, un obrar para ¿obtener?.Nuestra cultura intelectual es cultura moral. En la ley del querer está “todo subordinado” a las exigencias prácticas y morales.

El ser moral equivale a amar el bien y la verdad como inclinaciones irresistibles de la propia existencia y más tarde de la sociedad. Toda educación que no tienda a formar un ser determinado, no puede ser otra cosa que no es. Hay que formar al hombre en una voluntad determinada e infaliblemente buena.

 

Amaremos el bien por él mismo. El desinterés moral será la escuela del desinterés intelectual.

¿Cúales son los medios propios a realizar al bien (aunque bien ideal?) [24] : al igual que Pestalozzi [25] que la nueva educación no es únicamente dada, como otras veces, a una minoría; lo que es llamado las clases cultivadas es el pueblo, todo entero, que es el elemento más importante y más considerable del Estado.

Y ¿cúal sería la organización de la Educación Nacional? Estimación y Amistad como lazos de matrimonio :

Estado = Educación de las generaciones futuras ------------------

y HONOR

Elevación del niño en la familia = Instrucción permanente -----

Los Discursos a la Nación Alemana de Johann Gottlieb Fichte, en su apéndice (escrito en el año 1806), nos hablan de la utilización de la elocuencia para la actual guerra.

 

La elocuencia es el hecho real de hablar. En verdad, aquí damos por supuesto que en la guerra actual, nadie, desde el jefe hasta el último de los súbditos, necesita ser estimulado o enardecido, dado que todos los ánimos están ardiendo hasta la saciedad, impulsados por una causa que no ha tenido parangón a lo largo de los tiempos. Sin embargo, incluso actualmente, y prescindiendo de aquella tarea, a la elocuencia le queda aún esa otra misión, mucho más pura y hermosa, de concentrar en una llama duradera, libre y cuidadosa el ardor ya encendido, y de conservar el fuego santo de tal manera, que en cualquier momento, pueda encenderse convenientemente. Una elocuencia así se supone de antemano inteligente.

Los Discursos a la Nación Alemana pronunciados en Berlín en el invierno de 1807-8 como parte integrante de un ciclo de conferencias y como continuación de los Rasgos fundamentales de la época contemporánea, constituyen para muchos intérpretes el último gran esfuerzo de Fichte. De una parte persevera en el dominio de la pura teoría. De otra parte en el dominio de la filosofía jurídica (Rechtslehre de 1812). Los escritos sobre el destino de la Filosofía de 1794 y 1805 se unen. Todo lo demás surge en los Discursos ... Los Discursos a la Nación Alemana es un libro de combate. El opresor es Francia . Los Discursos ... no son únicamente discursos a la manera de Maquiavelo: son un seguimiento de sermones lógicos, políticos, religiosos, filosóficos, ... e hilo conductor lo mismo que en Lutero: ... ist das nit klar genug geredet (4)-"esto no es lo bastante comprensible para ser legítimo". "Nosotros somos los vencidos, los Franceses son los vencedores ". El gran sermón a la Nación Alemana deviene entonces un libro de 2 dimensiones.

 

La dimensión principal es la educación como filosofía del devenir. La segunda establece directamente las principales pautas de una regeneración educativa. Estas 2 dimensiones coinciden en una doctrina comprometida en el seno más preciso que se reconoce en la Doctrina de la Ciencia. !Vasto programa! en el espíritu de Fichte los Discursos ... ; queda establecido un libro de presente y de futuro, de hoy y de mañana. Los Discursos ... son la expresión de un "heroismo ético".

 

La educación es el "centro nervioso" de la vida. Por una parte, la educación de los sentidos y de la intuición, y la educación psíquica por otra, suponen un elemento de la vida cultural ética. La educación es dada aquí como una serie de etapas, de aspiraciones éticas.Todo reposa sobre la educación que es ella misma su fin y su medio; con el paso de las generaciones ella debe perfeccionarse, perfeccionar al hombre.

 

En el libro de A. Stein,- Pestalozzi und die Kantische Philosophien, nos encontramos que.ejerció gran influencia en las ideas sociales y educativas de Fichte. Gran admirador de los ideales de la Ilustración y la filosofía social de Rousseau, fundó una escuela para huérfanos y empezó a poner en práctica sus ideas pedagógicas. Al igual que Fichte, tuvo necesidad de desarrollar armónicamente las facultades del individuo dentro del mundo natural y humano. Subrayó la individualidad y prestó considerable atención a la función social del hombre. De igual manera, consideró que los problemas fundamentales de la educación se plantean dentro de la llamada educación primaria.Influyó considerablemente en los Discursos a la ... y en la pedagogía moderna.

 

 Los Discursos a la Nación Alemana es una obra que se adecúa al sistema intelectual desarrollado por Fichte en obras anteriores, y es también el producto de condicionamientos de tipo externo que dan en consecuencia cuestiones de índole diferente, dentro de las cuales predominan las de naturaleza educativa y pedagógica, y en menor medida las de contenido político: Los Discursos ... quieren ser la puesta en práctica de todo un complejo y elaborado programa educativo tanto para alemanes como extendido a otras naciones que lo quieran igualmente tomar como suyo. El primer discurso de consideraciones y visión de contenido expone los comentarios de unas lecciones que expliqué en este mismo lugar durante el invierno de hace tres años y que fueron publicadas bajo el título Caracteres fundamentales de la época contemporánea (actual). Asistimos a una época que avanza de manera más rápida que cualquier otra de las que ha habido desde que existe una historia del mundo y así, pues, en este sentido, los discursos que aquí se expongan van a intentar descubrir esta nueva época y su inmediata destrucción por una fuerza extraña: el egoismo.

 

Hablo a alemanes, pero desdeñando toda diferencia disgregadora que da lugar a acontecimientos nefastos para una Nación. Presupongo que ante mí no hay un público alemán tal que se deja absorber en el sentimiento del dolor por la pérdida sufrida. Conozco ese dolor, yo lo he sentido también, pero les exijo un cierto grado de reflexión, una cierta espontaneidad y algo de sacrificio. Cuando pienso en provocar una comprensión clara de los alemanes en su estado actual, presupongo un auditorio inclinado a ver con sus "propios ojos". Se observará honradamente lo que existe y de igual manera se admitirá lo que hay.

 Al comienzo de este discurso hablé del egoismo, el cual se nos aparece en su más alto grado de desarrollo una vez que ha llegado, claro está, a la totalidad de los gobernados, aún con excepciones sin importancia; partiendo de éstos, se apodera de los gobernantes y se convierte en el único impulso vital.

 

Es aquí, y entonces, cuando no nace ninguna palabra sobre Humanidad, Liberación y (o) Popularidad. Ninguna Nación que haya caido en este estado de egoismo puede escapar utilizando o valiéndose de los medios utilizados tradicionalmente hasta ahora. Con todo, a partir de aquí, el vencedor puede con diligencia hacer lo que sólo a él le es posible hacer, es decir, unir y fortalecer de nuevo para la vida presente lo que queda antaño de aquellos medios de vinculación: el miedo y la esperanza. Pero debería encontrar un medio nuevo, diferente, distinto y más eficaz que los anteriores: una causa de unión y participación de todos los individuos de la comunidad. Después de todo, el objetivo general de estos discursos consiste en proporcionar valor y esperanza a los fracasados, anunciar alegría en la profunda tristeza y superar con facilidad y dulcemente la hora del aprieto. En el segundo discurso: De la esencia de la nueva Educación en general me refiero aquí a una educación nacional de los alemanes completamente nueva.

 

Hasta ahora la habitual, había exhortado como mucho únicamente al buen orden y a la moralidad; la nueva tiene que ser capaz de determinar y formar las emociones e impulsos vitales de una manera segura e indefectible y de acuerdo, claro está, con unas normas. Toda formación tiende a crear un ser firme, correcto, definido y constante; un ser que ya no se transforma, sino que es y no puede ser de manera distinta a lo que es; y lo que tiene que conseguir la nueva educación es que esta voluntad firme siempre se decida de acuerdo con una norma segura y eficaz en todo momento: tiene que crear necesariamente la obligatoriedad que se propone. Además, el hombre sólo puede apetecer aquello que ama; el amor es el impulso único y al mismo tiempo infalible de su querer y de todas sus emociones y movimientos.

 

 Esta actividad de la creación espiritual que debe desarrollarse en el educando es sin duda una actividad que funciona según unas reglas que se manifiestan al sujeto en acción, en sí mismo y en experiencia directa, hasta que llega a comprender su única posibilidad; así, pues, esta actividad engendra conocimiento, y, ciertamente un conocimiento de leyes generales y de validez universal.

 

"El educando aprende-der Zögling lernt. La parte principal del arte de educar consiste ante todo en estimular esta capacidad propia del educando en cualquier aspecto. Una vez que esto se consigue, todo depende de mantenerla viva, hecho que sólo es posible por medio de avances regulados en que se descubren inmediatamente los errores que ha cometido la educación al fracasar en lo que se había propuesto. Asimismo, hay una ley fundamental, eterna y de validez universal: de la naturaleza espiritual del hombre de tender directamente a la actividad moral. Demandaremos y haremos un mundo superior en nombre del mundo actual. En el tercer discurso, continuación de la descripción de la nueva Educación, se expone que la verdadera esencia de la nueva educación consiste en el arte seguro de formar al educando en pura ética; una ética que tiene por sí misma vida propia (ya no se utiliza a Dios como en pensamientos anteriores, o de la forma descrita), que no procede sin método ni al azar, sino según unas normas fijas que le son bien conocidas y de cuyo éxito está segura. Su educando surge, en su momento, como una obra maestra firme e inmutable, resultante de su habilidad artística, que no puede actuar de manera distinta a como ésta ha determinado y que no necesita de ayuda, sino que avanza por sí misma y según sus propias leyes.

 

 El educando de esta educación no es solamente miembro de la sociedad humana aquí en la tierra y durante el corto período de vida que le sea concedido sobre ella, sino que él es también sobre todo, y como tal lo reconoce sin duda alguna la educación, un eslabón de la cadena eterna de la vida espiritual dentro de un orden social superior: El Amor.En el siguiente discurso (4º), diferencia fundamental entre los alemanes y demás pueblos de origen germánico, considero al hombre alemán, ante todo, una rama de los germanos, de quienes basta aquí con afirmar que fueron quienes tuvieron que conciliar el orden social conseguido en la vieja Europa con aquella auténtica religión conservada en la antigua Asia, y de este modo desarrollar en ellos y a partir de ellos una nueva época, en contraste con el desmoronamiento de la Antigüedad. Las intromisiones "extranjeras" tratan de envolver al individuo en la oscuridad e incomprensibilidad a partir de la comprensión y precisión directas que consigo lleva toda lengua originaria: Humanität-------Menschlichkeit oder Menschheit Popularität und Liberalität = "búsqueda afanosa del favor de grandes multitudes y alejamiento del servilismo".o "falta de espíritu servil en un hombre"o "falta de mentalidad de lacayo" El hombre es filantropía, amabilidad y nobleza.

 

En el quinto discurso, consecuencias de este diferencia establecida, tengo el propósito de una caracterización de la idiosincracia de los alemanes; se señala como diferencia fundamental entre éstos y los otros pueblos de origen germánico, que los primeros han permanecido en el fluir ininterrumpido de una lengua originaria que viene desarrollándose a partir de la vida real, mientras que los últimos, en cambio, han adaptado una lengua para ellos extraña que, sometida a su influencia, terminó por ser ahogada.

 

En elsiguiente (6º), expongo los rasgos característicos alemanes en la Historia. Lutero se dirigió a todo el mundo y en primer lugar a los alemanes con esa preocupación puramente humana y que cada uno ha de satisfacer personalmente. ¿Cómo recibió el pueblo este ofrecimiento? ¿Permaneció inmutable apegado a los quehaceres mundanos de la tierra, siguiendo impasiblemente su curso normal, o el extraño fenómeno de vehemente entusiasmo no hizo sino simplemente provocar su risa? Ni mucho menos; de este pueblo se apoderó, como un fuego continuo, la misma preocupación por la salvación del alma, la cual le hizo ver con claridad perfecta, aceptando enseguida lo que se le ofrecía. Sufrieron todos los tormentos y lucharon en guerras sangrientas e inciertas, simplemente para no volver a caer bajo el dominio del censurable Papado y para que la luz del Evangelio, "única salvadora", les iluminase a ellos y continúase iluminando a sus hijos; y en época tardía volvieron a realizarse en ellos todos los prodigios que el Cristianismo presentó en sus principios a sus prosélitos. Vean ustedes en esto una prueba de la idiosincracia del pueblo alemán. Siebente Rede: Comprensión más profunda de la originariedad y germanidad de un pueblo En primer lugar y antes de nada, el hombre no forma su opinión científica libre y arbitrariamente de una u otra manera, sino que es su vida la que se la va formando; en realidad, no es más que la raiz interna de su propia vida convertida en intuición. Y ahora bien, la esencia íntima del extranjero o de la no-originariedad la constituye la creencia en algo íntimo inmutable, en una frontera a este lado de la cual la vida libre practica su juego, pero que nunca podrá atravesar ni diluirse ni fundirse en ella. Por eso esta frontera impenetrable en alguna parte se le presenta necesariamente ante los ojos y sólo puede pensar y creer bajo el supuesto de la existencia de dicha frontera, a no ser que se le cambie toda su esencia o se le extraiga el corazón del cuerpo. En el discurso precedente (8º), ¿qué es un pueblo en el sentido superior dela palabra y que es amor a la patria?, nos encontramos que sólo el pueblo original (en este caso hablamos del alemán), es capaz del amor verdadero y racional a su nación.

 

La tendencia natural de cualquier hombre, a la que sólo debe renunciar en un caso de verdadera necesidad, trata de encontrar el cielo ya aquí en la tierra y diluir lo eternamente duradero dentro de su trabajo terrenal de todos los días; de plantar y cultivar lo imperecedero en lo temporal, no simplemente de una manera incomprensible y conectando con lo eterno a través del abismo infranqueable a los ojos mortales, sino de una manera visible incluso a éstos. ¿Qué pensador noble no quiere y desea repetir en sus hijos y en los hijos de sus hijos su propia vida mejorada y continuar viviendo ennoblecido y perfeccionado en la vida de sus hijos en esta "tierra" mucho tiempo después de haber muerto?; arrebatar a la mortalidad el espíritu y también la ética y las costumbres con que quizás durante su vida ahuyentó la corrupción y perversión, afianzando la probidad, desembarazando la pereza, eliminando el desánimo, y depositarlos, como su mejor legado a la posteridad, en los ánimos de los descendientes para que éstos también los vuelvan a depositar a su vez hermoseados y acrecentados. En el siguiente (9º) y el lugar real en que debe iniciarse la nueva Educación de los Alemanes, tenemos que nuestro conocimiento interior eleva la comunicabilidad con los demás. La claridad de ese conocimiento descansa exclusivamente en la intuición y todo aquello que pueda reconstruirse a voluntad en la imaginación en todas sus partes. La perfección de la intuición debe preceder a la familiaridad con la palabra.

 

 El que la conoce amplia sus conocimientos; a tales efectos (pautas de comportamiento) los consideramos fundamentos básicos del desarrollo espiritual de un pueblo, que junto con la habilidad corporal del educando, avanza "mano a mano" en el desarrollo educacional de una nación. En el Discurso (10º) y la delimitación que Fichte hace más precida de la Educaciín Nacional Alemana, se propone iniciar al educando, primero en la clarificación de sus sensaciones y luego de sus intuiciones, a lo que simultáneamente debe acompañar una formación física consecuente de su cuerpo, consiste la primera parte fundamental de la nueva educación alemana. En lo que a la formación de la intuición se refiere, disponemos ya de los acertados inicios metódicos del discurso anterior .Y el amor que une a cada individuo concreto con el mundo del pensamiento, es sin más el vínculo que une el mundo de los sentidos con el del espíritu.

 

Por medio de este amor surge con esta educación un desarrollo sencillo, seguro y calculado de la capacidad cognoscitiva y un cultivo próspero del campo de las ciencias. Pero existe además otro amor: se trata del amor que une al hombre con los demás hombres y que vincula a todos los individuos en una comunidad razonable, unitaria y de iguales convicciones. De la misma manera que aquel forma el conocimiento, éste forma la vida activa e impulsa a hacer visible en sí y en los demás el objeto conocido.

 

En el discurso 11º, y la pregunta de Fichte de ¿a quién corresponde iniciar la ejecución de este plan educativo? Al Estado, nos responde y todos sus consejeros no deben temer enfrentarse con su auténtica situación real y reconocerla: comprender animosamente que no le queda otro campo de acción en que poder actuar y decidir como un Estado auténtico, originaria e independientemente que el de la educación de las generaciones futuras. Además deberemos decidirnos a no vivir para nosotros mismos y llevarlo a la práctica, convirtiéndonos en simiente de una descendencia digna y queriendo subsistir solamente por ella hasta que la hayamos conseguido.Nos elaborarán nuestra Constitución, nos indicarán nuestras alianzas y el empleo de nuestros ejércitos, nos prestarán un código y unos tribunales, e incluso se nos llegará a privar del derecho de ejercer la Justicia.

 

Sobre los medios para mantenernos firmes hasta la consecución de nuestro objetivo fundamental (12º), si la mayoría continúa en su actual despreocupación, irreflexión y distracción, eso será precisamente lo que habrá que esperar que por necesidad se produzca. Quien anda por el mundo sin preocuparse de sí mismo y deja que las circunstancias le vayan formando como ellas quieran, pronto se habituará a cualquier orden de cosas . Mantengámonos en guardia frente a esa "sorpresa" que consiste en darse cuenta de que el "servir" puede ser dulce, pues arrebata incluso a nuestros descendientes la esperanza de una liberación futura. Si se llega a entorpecer nuestra actividad externa, elevemos con mayor audacia nuestro espíritu a la idea de la libertad, a la vida dentro de esa idea, y no deseemos ni anhelemos otra cosa que no sea la libertad. Dejad que la libertad desaparezca durante algún tiempo del mundo visible; démosle refugio en lo más íntimo de nuestros pensamientos hasta que a nuestro alrededor emerja ese mundo que tenga la fuerza para manifestar, también externamente, esas ideas.Convirtámonos con aquello que sin duda debe quedar libre a nuestro criterio, con nuestro espíritu, en modelo, en profetas, en garantía de lo que después de nosotros ha de ser realidad. No permitamos que junto con nuestro cuerpo al mismo tiempo se doblegue, se someta y se haga prisionero también nuestro espíritu. Dreizehnten Rede: Reseña del contenido del Discurso Decimotercero. Continuación del análisis iniciado: De la misma manera que en algún Estado extranjero se clasifica a los ciudadanos por ser de uno u otro partido extranjero o por estar a favor de esta o aquella alianza extranjera y en cambio a los que pertenecen al partido patriótico no saben cómo llamarles, así también hacía ya tiempo que los alemanes estaban a favor de un partido extranjero, pero raramente se encontraba uno que hubiese pensado a favor de los alemanes y considerado que este País debía federarse.

Este es, pues, el verdadero origen y significado, el resultado para Alemania y para el mundo de la desacreditada doctrina de un equilibrio del poder entre los Estados Europeos conseguido artificialmente. Demos a nuestros huéspedes un ejemplo de lealtad ciega a la Patria, y a los amigos, de rectitud insobornable y de amor al deber, de todas las virtudes cívicas y familiares como regalo cordial que han de llevar a su Heimat a la que algún día terminarán por volver. ... el manuscrito del Profesor Fichte se perdió después de que le había sido concedido el permiso de impresión. Para evitar que el editor Reimer suspenda la impresión, solicito del ilustre profesor sus cuadernos y me los envíe. Berlín, 13-4-1808 “No tengo esos cuadernos.

Redacté mis apuntes en hojas sueltas, las cuales fueron arrojadas al fuego durante una reforma de la casa ... Informaré de este hecho al público para que se tomen siempre las precauciones necesarias para que un caso semejante no pueda volver a ocurrir". Y la conclusión final (14º) es que es mis Discursos que aquí concluyo han ido dirigidos ciertamente, en primer lugar, de palabra a Ustedes, pero han tenido en cuenta a toda la Nación Alemana; han tenido la intención de reunir en torno a sí, en el espacio en que Uds. se encuentran, a todo aquel que en el ámbito que abarca la lengua alemana sea capaz de comprenderlos. Pero a ¿quién incumbe la organización de la Educación Nacional? Al Estado, afirma Fichte después de Basedow y Diderot. Las educación de las generaciones futuras, dice, es hoy un sólo dominio donde nuestro Estado puede obrar libremente. Justo aquí y entonces, el Estado debe deponer sus armas permanentes.

 

Organizar una Educación Nacional donde una generación nueva atravesará las escuelas y tendrá necesidad de fundar una unidad. La gran diferencia entre Kant y Fichte, es que uno insiste sobretodo en la regeneración del individuo, y el otro sobre la regeneración de la sociedad toda entera. Pero como nos dice Mr. Duproix, el individuo necesita un punto de base: la familia, la familia quese hace verdad en la vida colectiva, y en la escuela, la continuación de la preparación del futuro. Una Escuela con solidaridad moral. Y es justo aquí, a partir de 1806, donde Fichte con sus ideas del Estado, de Patria, de Nacionalidad, ..., pone el broche a las ideas gloriosamente inauguradas por la Revolución Francesa.

 El Estado, nos dice Fichte, tiene un deber en materia de educación. Hay que impulsar el movimiento filantrópico organizando las escuelas, para así afirmar una regeneración más rápida y profunda. Excitar en el joven el entusiasmo y el deseo de lo mejor. El ideal del combate, un motor de vida interior.

 

Hay que ennoblecer el corazón, purificar su sensibilidad, ayudar a otros hombres en este mismo esfuerzo y he aquí el ideal de la vida humana. ¿No debe ser la Educación verdaderamente liberal?

 

En referencia a nuestro último y no por ello gran pensador HEGEL [26] , y su concepto de pedagogía, ya hemos observado que el siglo XVIII es el siglo educativo-didáctico por autonomasia, de suerte que toda la obra hegeliana subraya la importancia fundamental de la educación y de la formación en el devenir de la humanidad. Hegel, con una razón constante, subordina el suceso de toda modificación de las Instituciones al cambio de los espíritus; es decir, Hegel afirma la exigencia de una pedagogía moderna, ilustrada en la obra El Emilio de Rousseau, y nos hace saber que toda educación debe ser determinada no solamente por su fin, sino también por su origen: el ser ha de ser educado.

La razón educativa debe saber explorar el movimiento propio del educando para conducirle fuera y alrededor de él mismo. La pedagogía es la expresión privilegiada del espíritu.

 

Hegel quiere educar la conciencia del saber absoluto en la iniciativa de confiarse de la misma necesidad de uno mismo, y así tomar plena posesión de la sustancia del devenir histórico. Pero tenemos la necesidad de tres momentos lógicos para ello: - momento abstracto - momento dialéctico - momento especulativo Hegel no puede educar verdaderamente en el saber absoluto que la conciencia filosófica supone, sin una dialéctica personal, un escepticismo en el cual a cada etapa del movimiento del espíritu universal, el espíritu singular puede hacerse de todo saber; pero para ello necesitamos del discernimiento especulativo.

La Fenomenología del Espíritu, exteriorizando la necesidad interna del saber puro, es la legitimación científica por la que la conciencia se podrá elevar a filosofía, a ciencia. Será la autojustificación retrospectiva de esa conciencia. La Pedagogía es para Hegel una condición de hacer. Si esbozásemos aquí y ahora una teoría hegeliana de la pedagogía, examinaríamos:

 

1- El medio de la Educación

2- Los principios de la Educación

3- La organización general de los Estudios secundarios

4- La enseñanza secundaria de la Filosofía

1-La determinación de el medio educativo, en sudoble sentido de lugar donde la educación es dispensada, y de lugar donde es decidida, constituye una de las cuestiones más debatidas en la reflexión pedagógica dela época que vió nacer el hegelianismo.

La formación del individuo por el medio ético en el cual vive es la formación que se opera por una impregnación natural, a través de los corazones, las costumbres morales y las costumbres ético-sociales: lo que el joven Hegel llamaba -Espíritu de un pueblo-.

 

El espíritu de un pueblo que es el amor de todas las figuras de la vida ética, se organiza y se constituye en y como Estado, donde hay un patriotismo como educación, entendido como formación total que realiza en el individuo la universalidad concreta de su esencia, por la instrucción (Erziehung), la cultura (Bildung), y la disciplina (Zucht).

 

2- Los principios de la Educación, y más particularmente de la enseñanza, es un obrar educando a todo hombre, y de educarle totalmente, es decir, concretamente en la racionalidad respecto de dos exigencias: a/ la libertad b/ la autoridad a/ Es bien certero, un cierto clima en la escuela de libertad, pero de una libertad social; el que aprende, debe tener un grado de sociabilidad propio a sus estudios. Interés y actividad de espíritu. Aquí Hegel, nos describe dos métodos unilaterales: -

 

El aprendizaje receptivo y pasivo, simple hacer de memoria. - La acentuación de la reflexión y del razonamiento propios. Pero si dijésemos la verdad, ninguno de los dos métodos nos impediría entrar en posesión de un conocimiento. Si la Escuela debe formar a todo hombre, ella debe significar la instrucción del entendimiento y saber que no puede ser separado de la cultura de los corazones.

 

 La Escuela debe, según Hegel, comportar una enseñanza de conceptos y de principios morales. 3- Hegel no nos propone ningún plan general de reorganización de la enseñanza, pero hace un estudio sobre las instituciones existentes, y entiende simplemente que la aportación de correctivos históricos, requisan la razón. El orden dela enseñanza debe ser rigor y totalidad.

 

Se nos habla de un rigor en la progresión de los alumnos en los centros escolares. Se exige que los niños entren al Gymnasium en posesión de unos ciertos hábitos, por ejemplo del aprendizaje mecánico de los primeros conocimientos, en alemán y en latín. Se agregarán las representaciones sensibles, como exteriores a unos y a otros, y se organizará el espíritu, que no podrá desarrollarse en esa multiplicidad si no en un desarrollo teleológico ordenado. El orden pedagógico debe así operar en la condición racional de la autoridad y de la libertad en la forma de la vida escolar. Y una misma racionalidad, debe presidir la determinación del contenido de la enseñanza.

 

El Estado como tal (tratado en su artículo sobre “Derecho natural”), se conserva así en su pureza y reconocimiento de el derecho en la sociedad civil, donde encontramos un contexto ético universal. Educar al hombre en una especialidad es propio de una existencia universal. La virtud debe ser formativa y omitir toda alienación espiritual.

El aprendizaje de la razón analítica será es más fecundo en la adquisición de conocimientos. 4- El interés por una mejora filosófica, que se manifieste en la juventud.” No se debe aprender” el contenido de la filosofía, sino la forma de filosofar. La filosofía total será la responsable de una filosofía especulativa real como una enciclopedia de las ciencias filosóficas.

 

La Filosofía,como propedeútica a toda cultura, debe ser presentada en los gimnasios (Gymnasium), pero no como una enseñanza preparatoria, sino como un filosofar, una búsqueda de nuestra razón; pero también deberá ser limitada dependiendo de las circunstancias de cada uno de nosotros. Nos preparamos en el pensamiento propiamente filosófico, especulando, preguntándonos, ...

 

Nuestro primer estudio filosófico preparatorio será el pensamiento relativo (clase inferior de Gymnasium), de lo más abstracto a lo más concreto, del derecho natural a la ética-moral ya la religión.El segundo momento será la enseñanza filosófica preparatoria en los Gymnasium donde existe y convive el verdadero aprendizaje (clase media de G), donde conviven la psicología y la lógica.

 

El último momento o Gymnasium superior estará determinado por un pensamiento residente en nosotros mismos, aunténtico y antinómico. El pensamiento para Hegel es la obra del mundo. Se desarrolla en la medida donde ella produce (por intermedio de los hombres), las formas sucesivas de este mundo que representan las sociedades humanas con sus diferentes instintos (corazones, estructuras políticas, ..; pero igualmente, ciencias, técnicas, arte, religión y filosofía).

El mundo humano en su sentido, es el lugar en el cual se desarrolla la libertad.

 


[1] Basedow, Ausgewählte Schriften, H. Beyer, Leipzig, 1880.

[2] Pestalozzi, Vigilia de un solitario (1780), trad. inglesa de R. Ulich, T. Thousand Years of Educational Wisdom, (1954), p. 482.

[3] Herbart, The Aesthetic Presentation of the World, trad. inglesa de H. M. y E. Felkin (1892).

[4] Herbart, Allgemeine Pädagogik, trad. inglesa p. 126.

[5] ”La educación ha sido dirigida hasta ahora a una muy pequeña minoría de clases que es llamada, por esta razón, educativa, mientras que la gran mayoría sobre la que en verdad descansa la nación, el pueblo, ha sido casi enteramente desatendida. Por medio de la nueva educación queremos convertir a los alemanes en una corporación que será estimulada y animada en todos sus miembros individuales por el mismo interés” (Discursos a la Nación Alemana, tercer discurso, trad. inglesa de R. F. Jones y G. H. Turnbull, 1922; reimp. 1956). Y haciendo estas fuertes afirmaciones, Fichte recomendaba que no se podía encontrar un modelo mejor que el de Pestalozzi, a quien había visitado en Suiza, y que disfrutaba entonces de su período de mayor éxito y popularidad.

Pestalozzi “rehusó” de Fichte en referencia de las individuales ideas filosóficas, definiéndose como “poco cualificado para esa tarea educativa.

[6] El maestro tiene la tarea de provocar en el niño un interés múltiple.

[7] Mr. Duproix considera la obra pedagógica de Kant y Fichte como dos grandes teóricos de la voluntad (a propósito de la obra publicada con este título). Profesor en la Univ. de Ginebra, 1895, da claridad y concisión para ambos autores.

[8] ”Carta al Sr. de Beaumont” en su sublime defensa de El Emilio.

[9] ”Recordad que yo no enseño mis sentimientos, los expongo (Emilio, IV, París, 1851, pág. 326); que no pienso filosofar con vosotros, sino ayudaros a consultar vuestro corazón (pág. 344). Jamás razonaré sobre la naturaleza de Dios, puesto que no me fuerza a ello el sentimiento de sus relaciones conmigo.

[10] Jean Jacques Rousseau: Contrat Social, éd. Beaulavon, París, 1865, Tomo 1, pág. 119.

[11] Aristóteles: “No se sabe bien qué es, si no lo hacemos nosotros mismos”.

[12] Este carácter no es otra cosa que la aptitud a obrar después de unas máximas.

[13] La educación se le mostraba a Kant como un tema especialmente adecuado para servir de expresión a la tendencia humana hacia lo utópico o ideal.

“El hombre debe salir del estado de naturaleza para poder vivir de una forma adecuada a su destino natural y moral. De esta forma, a la educación le está reservado un lugar fundamental en la génesis del ser humano” Revista de Filosofía, 2ª serie, Madrid, Julio-Diciembre, 1986 - “La Filosofíade la Educación en Kant”, Prof. A. Ginzo.

[14] Obediencia, Veracidad y Sociabilidad = Virtud (Contemplación del facto)

[15] Niño = Conciencia de su libertad

Satisfacciones (de) ante un orden superior

Libertad interior = inclinaciones y necesidades

“La utopía es también la crítica radical, el rechazo apasionado de las cosas tal como son y de los hombres tal como se los ha hecho. Rehusar entender esto, es renunciar a toda educación real, es, quizás, renunciar a ser hombre” - O. Reboul, La Philosophie de l´éducation, PUF, París, 1976, pág. 91.

[16] Amor como ejercicios de la sensibilidad.

Fortaleza como inteligencia y voluntad. Inteligencia, motor; Deber, regulador; ambos como dinamismo.

Valor positivo que nos reconoce en la estima de la conciencia de nuestra libertad (Th. Rink -discípulo de Kant, sacando notas de El Emilio, publica en 1803, un año antes de la muerte de Kant, un ensayo con el título “Immanuel Kant über Pädagogik”, valiéndose para ello del material utilizado por el maestro)

[17] Si el hombre no encuentra nada en sí mismo, él mismo se observa y mira indigno y despreciable a sus propios ojos,

[18] Afirmaciones kantianas temperamentales y limitadas, al contrario que Rousseau, voluntades absolutas.

[19] Buchner, E.F. : The Education Theory of Immanuel Kant, 1904; reimp. 1971.

[20] La traducción inglesa más accesible es la de A. Churton, Immanuel Kant: Education, 1960. Es poco erudita y carece de aparato crítico, pero ha sido tomada de la edición de Theodor Rink, 1813.

[21] Capacidad disciplinada.

[22] Sucesor de su cátedra de Lógica y Metafísica de Könisberg.

[23] ”No tenemos que formar disciplina, sino hombres”, Discursos a la Nación Alemana (resumen de las más completas ideas pedagógicas fichteanas; también como unidad del pueblo).

[24] Separación por completo de la sociedad corrompida.

[25] Pestalozzi, al igual que Fichte, invita al hombre a escoger una Providencia para operar su regeneración.

La Educación nueva inspirada por Pestalozzi, es una educación que atiende a la regeneración de la Nación Alemana después de la invasión de Prusia por Napoleón y la expulsión de Fichte de Jena por Ateísmo (Die Atheismus Sreit).

[26] Hegel también redactó, aligual que Fichte, textos pedagógicos. Los más señalados fueron los “Reden das Gymnasium” de 1809, 1810, 1811, 1813, y 1815. Luego había otros sobre la enseñanza de la Filosofía (no se habla de ellos, pues sería el fruto de otro estudio).

 Volver al Home de Nños Superdotados y Talentosos


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp