filesmonster.biz
Enviar contenido

Libreta de salud infantil familiar digital





Socorro!!!
Estoy embarazada.
Al fin!!! Estoy embarazada.
Autor Dr. Sergio Garcia
Medico Pediatra
S
taff zonapediatrica.com
Rauch, Pcia de Buenos Aires, Argentina
Embarazada al fin !!

Estás ansiosa, nerviosa, no sabés que te pasa. Tenés que hacerlo…, ya compraste tu primer test, todavía no se lo comentaste a tu pareja pero… creés estar embarazada. Son las 6 de la mañana, te dirigís al baño de tu casa en soledad, con una carga de sensaciones inusitadas que inundan tu mente, dispuesta a tener ante tus ojos el dictamen de una nueva noticia. Después de unos segundos…, nunca ibas a imaginar que dos líneas paralelas iban a ser tan importantes en tu vida, y además desafiando a las leyes matemáticas, estas paralelas se iban a juntar en algún punto. Sí, ¡El test dio positivo! Estás embarazada, y en este preciso instante corre por todo tu ser un sinfín de emociones muy difíciles de descifrar y menos aun de verbalizar. Poner en palabras los sentimientos siempre fue un desafío, pero en este caso se hace casi imposible. ¿Deberías contarlo?


No, todavía no ¿O si? ¿Como lo tomará tu pareja? ¿Lo estabas buscando? ¿Te tomo por sorpresa? ¿Y ahora qué hago? He aquí apenas algunos de los interrogantes que surgen de inmediato, como bombardeo mental, luego de tan categórica sentencia. En principio felicidad y temor se conjugan en una sola cuestión: ¿qué debo hacer a partir de ahora para brindarle lo mejor a este bebé por venir? Aquí es donde Revista Claroscuro quiere ayudarte, dándote algunos tópicos para prepararte mejor para este proceso tan cargado de emociones y especiales acontecimientos desde lo fisiológico y lo psicológico “TU PRIMER EMBARAZO”.
Controlá tu ansiedad y tus miedos

Es muy habitual que tengas miedo, miedo a lo desconocido, a las nuevas experiencias desde lo psíquico, lo físico, lo emocional. Estos miedos se hallan fundados en la historia previa que traés conforme a tu edad, tu cultura, tu personalidad, tus expectativas y tus experiencias cercanas. Como forma de atemperar estas sensaciones te aconsejamos que: te informes de fuentes seguras e idóneas, ya que el conocimiento de lo que sucede y sucederá alejará tu temor a lo desconocido; que conozcas más a fondo tu cuerpo para ir adelantándote a los cambios que irán ocurriendo en él, acompañándolos con tus emociones positivas; que escuches los relatos de tus amigas o familiares, con respeto pero con cierta distancia, que sepas que los embarazos y los partos son todos únicos, irrepetibles e inolvidables y que el tuyo siempre puede ser el mejor.


Mucha atención con tu alimentación
Tenés que llevar una alimentación balanceada y adecuada a tus necesidades. Debés incorporar a tu dieta verduras, frutas, carnes, lácteos y huevos. Además de muchos líquidos, como agua, jugos de frutas, leche y yogurt. Es el momento de tomarte el tiempo para consultar con tu médico y/o nutricionista y que te puedan adecuar una rutina alimentaria, acorde al punto de partida en tu peso y a tus costumbres. Son relevantes los aportes de vitaminas, calcio, magnesio, hierro, acido fólico, hidratos de carbono y proteínas.


Complementos vitamínicos y minerales
Mucho se ha hablado de los complejos vitamínicos en el embarazo, pero lo cierto y reconocido internacionalmente es la necesidad del aporte de Ácido Fólico antes, durante y después de la concepción. Dado que previene defectos en el cierre del Tubo Neural. Estos defectos se traducen en malformaciones a veces muy severas en los bebés, tales como espina bífida, mielomeningocele, anencefalia, acrania, etc.

Hábitos que NO son buenos
Cigarrillo. Evitá el tabaco, dado que produce abortos, partos prematuros, y bajo peso al nacer. Después del nacimiento aumenta las posibilidades de que tu hijo padezca el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Alcohol, éste tóxico está asociado a malformaciones severas y retardo mental. Si sos de tomar con moderación -sin ser adicta- tratá de no consumir en el período periconcepcional unas semanas antes y después de “encargar” tu bebe. Consumo de drogas. Los estupefacientes cuando se consumen en forma crónica, pueden determinar trastornos de la fertilidad y trastornos perjudiciales para el embrión que se está desarrollando. Problemas respiratorios al nacimiento del bebé por deprivación de la droga al clampear el cordón umbilical y alteraciones en la lactancia y el vinculo madre e hijo. Café. Se han visto asociaciones entre el consumo exagerado de bebidas o alimentos que poseen estimulantes como el café, te, mate, bebidas cola o chocolate y problemas del embarazo durante el primer trimestre de la gestación. Intentá entonces, disminuir dicho consumo. Tranquilizantes. Si tenés problemas para dormir, consultá con tu profesional para no automedicarte.


El peso me preocupa ¿Cuánto debería aumentar?
Lo ideal en el embarazo es aumentar entre 9 y 15 kilos de peso en los nueve meses de gestación, cuando se comienza con un peso normal. En realidad no hay una cifra exacta, todo depende del el peso donde iniciamos. Si tu estado es de obesidad, tal vez sea recomendable bajar de peso en principio; y en el balance general habrás aumentado pocos kilos durante tu embarazo. Pero si por el contrario, sos muy delgada, debés ganar peso rápido para que tu bebé se nutra adecuadamente. Los médicos tomamos como parámetro una relación entre el peso y la talla, llamado Índice de Masa Corporal (I.M.C.) o Body Mass Index (B.M.I.), y unas tablas donde nos dicen si estás en peso adecuado, bajo o sobrepeso para tu estatura. En base a dichas curvas tu Médico Obstetra te va a recomendar el aumento promedio adecuado, para tu situación en particular.
Actividad física acorde a tu estado y etapa del embarazo


Siempre es saludable mantenerse activo y en movimiento. En esta situación especial es bueno que realices actividad física y deportes conforme a la etapa del embarazo. No son recomendables los deportes de contacto estrecho ni los de alto impacto, tampoco equitación, basket, buceo, ni ski. Podés caminar, correr, andar en bicicleta, practicar gimnasia aeróbica, pilates, natación, yoga, etc., siempre en un todo de acuerdo con tu profesional médico actuante.


Controles Médicos ¿Cuándo? ¿Cada cuánto?

Es indispensable que tengas un primer contacto con tu gineco-obstetra antes de decidir un embarazo. Si la concepción llegó sin avisar, en cuanto confirmes con un test tu feliz estado, debes hacer tu primera consulta obstétrica. El profesional te indicará la frecuencia de controles, así como los análisis, y las ecografías pertinentes, de acuerdo a tu situación particular. Habitualmente se realizan controles mensuales, con medición de peso, altura uterina, presión arterial, inspección de genitales y mamas. Recordá que no hay una mujer, ni un embarazo igual a otro. Además la salud de los bebes esta directamente relacionada al número de controles realizados correctamente.


¿Debo hacer el curso de Psicoprofilaxis con una obstétrica?
Sí, definitivamente es necesario que te informes y te prepares con una profesional para estos momentos tan importantes de tu vida. Si te anticipás y sabés lo que va a ocurrir y cómo va a ser todo, es más fácil. Las obstétricas o parteras cumplen un rol muy importante antes, durante y después del parto, acompañando, controlando y conteniendo a la futura mamá.


Consulta Prenatal con el Pediatra
También tenés que ir pensando la decisión del profesional que va a cuidar la salud y controlar el desarrollo de tu bebé: el Pediatra. Aquí comienza el derrotero de las consultas con amigas, vecinas y familiares, sobre cual será el mejor médico para tu hijo. Lo más importante en la elección es que sea con serenidad y gran confianza. Es muy recomendable realizar una o más consultas prenatales con el objetivo de conocer al pediatra y sacarse las dudas respecto a los cuidados del futuro bebé. Para el médico pediatra es relevante estar al tanto de los antecedentes familiares, de las novedades del embarazo, los análisis y las ecografías, para llegar al momento del parto con un conocimiento acabado del niño que va a recibir.


Momentos mágicos

Más allá de todos estos consejos médicos, estar embarazada es, por sobre todas las cosas, disfrutar de muchas sensaciones que te harán sonreír, como ver la cara de tu pareja cuando le mostrás las rayitas del resultado positivo, ver cómo se les ilumina el rostro a tus familiares cuando les das la buena noticia, disfrutar de las primeras semanas, cuando el embarazo es un precioso secreto entre vos y tu pareja, saber que tenés nueve meses enteros para planear, ver la primera imagen de tu bebé en una ecografía, soñar y fantasear, elegir tu nueva ropa y la del bebé, tener la excusa perfecta para que te mimen y consientan tus antojos, entender a tu mamá como nunca antes, sentir que tu sensibilidad es más aguda que nunca, que tus lágrimas brotan con más frecuencia y que tu capacidad de amar crece cada día, decorar el lugar donde dormirá tu bebé, sentir las primeras pataditas y pasarte una hora echada con la mano en el vientre para ver si las volvés a sentir, posar para que te saquen fotos de la pancita y asombrarte, luego, de lo que llegó a crecer, Imaginarte a quién se parecerá. ¿Tendrá tus hoyuelos y las largas pestañas de él?
Sentir la inmensa emoción de mirar a tu bebé a los ojos por primera vez, dándote cuenta que haz creado una nueva vida, saber que a partir de ahora, pase lo que pase, nunca estarás sola.
Despertarte, ver a tu hijito junto a vos y decirte: ¡Pero sí, es verdad! ¡Ya soy mamá!


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp