Gastroenterologia



Estreñimiento en el Niño

El estreñimiento es un motivo de consulta común en pediatría y representa una preocupación para los padres.

Definición y Prevalencia
El estreñimiento, llamado también constipación se define como la retención de las materias fecales, que se traduce clínicamente por una disminución en el número de las evacuaciones, así como un aumento en la consistencia de las heces. También se refiere a una dificultad para defecar, unida a la sensación permanente de evacuación incompleta.
Aproximadamente entre un 3 y 5% de los pacientes que acuden a un consultorio de pediatría general, consultan por este problema. Este porcentaje se eleva a un 10 a 15% en la consulta especializada de gastroenterología infantil, en este caso se trata de pacientes referidos por estreñimiento grave o de curso crónico.

El estreñimiento en la infancia es difícil de definir por la dificultad que representa establecer la frecuencia normal de evacuaciones en esta etapa. Por regla general, los recién nacidos alimentados exclusivamente con lactancia materna tendrán una evacuación de poca consistencia por cada vez que son alimentados (esto ocurre por el llamado “reflejo gastro-cólico”), muchos papás se preocupan de esta frecuencia (completamente normal) y acuden al pediatra al pensar se trata de algún problema. En cambio, los recién nacidos alimentados con lactancia artificial (fórmulas infantiles de inicio) tienden a presentar deposiciones mas firmes y menos frecuentes.

Los procesos intestinales de los bebés dependen en gran medida de su alimentación, en promedio, un bebé menor de 6 meses debe evacuar al menos una vez al día como mínimo. A partir de los dos años, los niños pueden tener entre una y dos evacuaciones por día. En resumen el ritmo intestinal en la infancia varía con la edad y con cada niño.
Comúnmente el estreñimiento se produce por una acumulación de heces duras y secas en el colon descendente, que dan lugar a una evacuación dolorosa produciendo una distensión permanente de la ampolla rectal. Esta distensión disminuye la percepción de los receptores y desaparece el deseo de evacuar. Se desencadena así un círculo vicioso que prolonga la situación.

 

Las causas de estreñimiento
En el 95% de los casos, las causas del estreñimiento son de origen desconocido. En su aparición influyen factores constitucionales, hereditarios y psicológicos.
El estreñimiento puede ser causado por problemas orgánicos o más frecuentemente de causa funcional, y son diferentes según la edad del niño.


Las causas orgánicas son las siguientes:
*Trastornos obstructivos (estenosis anal congénita, fisura anal, microcolon, etc.).
*Trastornos neurológicos (enfermedad de Hirschsprung o megacolon congénito, parálisis cerebral, etc.).
*Trastornos endocrinos (diabetes, hipo e hipertiroidismo, etc.).
*Trastornos metabólicos (deshidratación, hipercalcemia, lupus, etc.).
*Trastornos psiquiátricos (anorexia y depresión).
*Fármacos y sustancias tóxicas (hipervitaminosis D, abuso de laxantes, antiácidos, hierro, etc.).


Las causas de estreñimiento funcional son:
* Falta de fibra en la dieta.
* Ingesta insuficiente de alimentos, agua y líquidos.
* Exceso de alimentos astringentes: plátano, arroz, papa, guayaba, pastas, golosinas.
* Desorden en las horas para comer y picar entre comidas.
* Falta de hábitos adecuados.
* Retirada del pañal de manera inadecuada y ansiosa.
* Déficit de atención en el niño.
* Estresores Psicosociales: inicio del curso escolar, pérdida de un familiar, de la mascota, cambio de vivienda, de escuela, separación de los padres, etc.


El Diagnóstico de Estreñimiento
El diagnóstico es realizado por el pediatra, quien a través de una historia clínica detallada, examen físico del niño y exámenes paraclínicos tales como Rayos X de abdomen simple o con contraste podrá llegar a la causa y de esta manera indicar el tratamiento adecuado. En algunos casos se requiere practicar además: manometría rectal, biopsia rectal, ecosonograma, tomografía computarizada o resonancia magnética nuclear abdominal.

El Tratamiento
En el tratamiento del estreñimiento infantil existen diferentes líneas de acción: medidas dietéticas (las más utilizadas), medidas higiénicas y tratamiento farmacológico. En cualquier caso va a depender del cuadro clínico y de la edad del niño. La terapia del estreñimiento requiere la existencia de una educación en los padres y en los niños.
Medidas dietéticas:
Se adaptarán en función de la edad del niño.

Lactantes menores de 6 meses.
Si los recién nacidos están alimentados exclusivamente con lactancia materna, se debe explicar a la madre la existencia de una inmadurez neurológica del colon, que ocasiona la lentitud de las evacuaciones, se resuelve espontáneamente. Si están alimentados con fórmulas infantiles de inicio, se deberá descartar intolerancia a la leche de vaca (a la proteína o a los azúcares), y cambiar la fórmula, además de aportar agua entre biberones.
Entre los cuatro y seis meses se inicia la ablactación (introducción de alimentos en la dieta), con frutas que mejoran las evacuaciones.

Lactantes mayores de 6 meses.
En el niño mayor de seis meses se podrá contar mucho más con la dieta para manejar el problema de estreñimiento. Se indicarán frutas astringentes, verduras (formadoras de fibra), cereales (menos arroz), además de aumentar la ingesta de agua.
Niños preescolares y escolares.
Para esta edad se recomienda una dieta rica en fibra (pan integral, galletas integrales, avena) y la ingestión abundante de líquidos. Evitar las golosinas y el chocolate.
Medidas higiénicas:
Establecer los hábitos adecuados de evacuación será, junto a las medidas dietéticas el tratamiento de elección en el estreñimiento infantil.

En los niños menores de dos años, deben evitarse las medidas disciplinarias. En esta etapa, lo más recomendado es que las medidas dietéticas se acompañen de un horario de comidas regular, de un ambiente agradable adecuado a esta edad y de una correcta higiene de la zona del pañal. En algunas ocasiones, si existen lesiones locales, el pediatra indicará el tratamiento tópico necesario.

En los niños que ya no utilizan pañal, se aconseja un entrenamiento de práctica positiva, que consiste en sentarlo todos los días a la misma hora por unos 5-10 minutos en el wáter, para formar el hábito. Generalmente se prefiere colocarlo después de una comida, aprovechando así el reflejo gastrocólico.
En un niño mayor, el establecimiento de un hábito intestinal regular se logra a través de la economía de fichas, que no es más que confeccionar un calendario con adhesivos de colores para registrar los éxitos y fracasos y cambiarlos por reforzadores positivos.

Los padres y cuidadores deben evitar que el niño se aguante las ganas de ir al baño. Se debe responder inmediatamente a la necesidad de defecar. En este sentido, los juegos y la televisión a menudo hacen posponer el deseo inicial de evacuación.
El niño debe comer correctamente, masticar bien los alimentos y seguir sus horarios de comidas regulares. El ejercicio físico moderado, como trotar o montar en bicicleta, también resulta beneficioso para el estreñimiento.

Tratamiento farmacológico:
El tratamiento farmacológico del estreñimiento consiste en la administración de laxantes. Los laxantes se pueden dividir en diferentes categorías, según su mecanismo de acción: formadores de masa, emolientes, lubricantes, osmóticos y estimulantes. Todos de manejo exclusivo del médico, y diferentes según cada caso en particular. Entre los más conocidos están: los extractos de senna, los supositorios de glicerina, el aceite mineral y los enemas.
Los extractos de senna, son medicamentos naturales, se dan por vía oral y de acuerdo a la edad del niño. Actúan reblandeciendo las heces y permitiendo la evacuación.
Los supositorios de glicerina están indicados en los casos de recién nacidos o lactantes menores que presentan 24 horas o más sin evacuar, con síntomas de molestia intestinal y distensión, su aplicación relaja el esfínter rectal y permite expulsar la materia fecal acumulada en la ampolla rectal, con lo que los síntomas ceden.
El aceite mineral penetra y suaviza la materia fecal, facilitando su expulsión, se administra por vía oral. Por último los enemas, actúan por efecto osmótico o por efecto lubricante y humectante, están indicados en el tratamiento del estreñimiento agudo.

En la mayoría de los casos, el estreñimiento es un proceso sintomático debido principalmente a malos hábitos dietéticos e higiénicos, por lo que se debe consultar al pediatra, quien dará la orientación adecuada, e indicará el tratamiento a seguir.

Dr Eduardo Hernández González.
Pediatra y Psicoterapeuta de la Conducta Infantil.
Zona Pediatrica Staff


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comentarios  

0 #2 Alyssa 15-08-2014 13:23
Thanks for sharing your thoughts on estrenimiento.
Regards

my web blog ... just
handjob sex videos: http://www.xxxsexclip.com/
Reportar al moderador
0 #1 Fae 09-08-2014 20:33
Tremendous issues here. I am very glad to peer your post.
Thank you a lot and I am taking a look ahead
to contact you. Will you kindly drop me a mail?


Check out my site ... just big dick xxx videoclip: HTTP://tube8.to
Reportar al moderador

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Buscar en Zp