Enviar contenido




Frenillo Lingual Corto

Se produce cuando el cordón del tejido existente debajo de la lengua tiene una longitud poco extensa.
Este tejido varía en tamaño entre un individuo y otro. Al nacer la lengua tiende a ser corta y el frenillo muy delgado, aumentando de tamaño con el uso y el lógico crecimiento del niño.


Si el frenillo es corto los movimientos de la lengua quedan condicionados y restringidos provocando en algunas ocasiones trastornos alimentarios por déficit en la succión y exceso de salivación y posibilidad de afectar el lenguaje.

Qué tener en cuenta.

Luego del año de vida el niño tiene que tener la capacidad de poder sacar la lengua voluntaria o involuntariamente por afuera de la línea de los dientes o más allá de las encías.
Una prueba muy facil es pedirle al niño que nos saque la lengua, si se esta sale por afuera de esa linea el frenillo tiene un tamaño normal.

NO todo niño con frenillo lingual corto requiere de tratamiento quirurgico, si este no produce trastornos en el lenguaje o la alimentación. En algunos pocos casos puede ser necesario cirugía.
En caso de indicación quirúrgica se esperará una edad superior a los 12 meses de vida o mejor aun luego de los 2 a 3 años de vida.

Como toda operación con anestesia requiere manos expertas del grupo profesional y control de sangrado e infrección.

Cuando se plantea una cirugia por frenillo lingual corto
1. Trastornos del habla para la articulación de la palabra en aquellos niños que hayan sido evaluados por un profesional foníatra (fonoaudiologo)
2. Niños con limitaciones mecánicas evidentes (incapacidad para sacar la lengua y, tocarse el labio superior con la punta de la misma, o sacarla más allá de las encías o dientes. Cuando se estira y en lugar de mirarse aguda, en punta, se ve como en forma de V. Y cuando el niño en tiempo de aprender a hablar tiene dificultad para pronunciar aquellos sonidos en donde la lengua debe levantarse para hacer contacto con el paladar, en concreto nos referimos a las consonantes “r”, “rr” y ”l”.
3. Incapacidad marcada para tocar un instrumento de viento.
4. Recién nacidos y lactantes con serios inconvenientes para alimentarse y succionar

Frenillo y lenguaje.
Se requiere de una evaluación muy minuciosa, ya que la gran mayoría de dificultades para pronunciar ciertos sonidos no se deben al frenillo, sino a otros problemas, como los que ocurren por fallas en tejido cerebral neuronal o problemas psicológicos. Asimismo, hay que señalar que en caso de tartamudez la intervención quirúrgica podría incluso empeorar los síntomas. Vale la pena considerar que la intervención quirúrgica es necesaria solo en muy pocas ocasiones y que el niño no debe ser sometido a cirugía sin una segunda opinión por parte de un foníatra o especialista en lenguaje.
Frenillo del labio superior
El frenillo del labio superior es un pliegue de tejido fibroso que se proyecta desde el labio superior hasta la encía del maxilar superior.


Las fibras que lo componen pueden pasar entre los dientes incisivos centrales superiores ocasionando la separación de los mismos, tanto en los dientes temporarios como en los definitivos.
Por lo general, cuando brotan los caninos permanentes, la separación entre los incisivos tiende a corregirse, pero si no es así, es posible que la causa de esta separación sea el frenillo.
Siempre se aconsejará la consulta con el odontopediatra antes de realizar su resección.
Por lo general, el frenillo del labio superior no se corrige quirúrgicamente hasta la adolescencia temprana, cuando ya han brotado los caninos superiores definitivos.
No es infrecuente el corte traumático.

Fuente Dr. Pedro Barreda - Pediatraldia.cl

Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Artículos relacionados

Buscar en Zp