filesmonster.biz
Psicologia

Libreta de salud infantil familiar digital




Hábitos: Los buenos, los malos y los feos

Chuparse el pulgar Chupete / Chupón Morderse las uñas
Rascarse la nariz !!Lavarse los dientes

El término hábito hace referencia a una manera constante, uniforme de responder ante situaciones/estímulos determinadas y específicas. (Moles, 1994).

Obviamente la adquisición de hábitos está sujeto a las leyes del aprendizaje, es decir para la implantación de un hábito deben actuar los reforzamientos ya sean directos o indirectos (en pocas palabras la persona que realiza un hábito debe recibir un beneficio) de no ocurrir esto, el hábito se extingue.
No todos los hábitos reportan beneficios reales para el sujeto, entendiéndose por esto, que no todos contribuyen con el mantenimiento del equilibrio biopsicosocial del individuo; aquellos que sí lo hacen reciben el calificativo de “adaptativos” u “operativos”.

Existen también algunos hábitos que se adquieren a temprana edad y que se consideran positivos, pero que en una etapa posterior se consideran negativos.

Por ejemplo, la mayor parte de las mamás suspiran aliviadas cuando sus bebés descubren su pulgar, ya que creen que si el niño se chupa el pulgar, será una excelente forma de autoconsolarse y pronto se quedará dormido en caso que se despierte en la noche o muy temprano en la mañana. Pero si el niño se sigue chupando el pulgar (u otro dedo) tres años más tarde, ya es otra historia.
La mamá se molesta y a menudo siente vergüenza si el niño se mete constantemente el dedo en la boca, especialmente si lo hace en público.

Algunos niños están muy apegados a una manta, a un pedazo de tela o a un juguete suave (como los peluches).
Este objeto de compañía, igual que el hábito de chuparse el dedo, a menudo se emplea para ayudar al bebé a dormirse o para calmarlo cuando está inquieto o angustiado. Sin embargo, se puede convertir en un problema si el niño se vuelve obsesivo por el objeto e insiste en llevarlo con él a todas partes.

Escarbarse la nariz es otro hábito muy común que muchos padres consideran irritante, y a menudo la forma que el niño elige para “limpiarse las narices” llegará a repugnar incluso a los padres más liberales.

Aunque la mayoría de estos hábitos desaparecen con la edad (salvo excepciones, cuando son producto de situaciones extremas de ansiedad, y/o son reforzados positivamente por los mismos padres), a continuación se exponen algunas sugerencias para prevenir el desarrollo de hábitos negativos, modificar los que ya existen y fomentar los hábitos positivos.

Cuando los niños son mayores de dieciocho meses, el uso de la economía de fichas o calendario gratificante (técnicas de modificación de conductas infantiles), resulta de inapreciable valor, y son un gran incentivo para fomentar el desarrollo de hábitos positivos.

Chuparse el pulgar

Todos los bebés nacen con el reflejo de succión y casi todos se chupan el pulgar en alguna etapa de su desarrollo.
Algunos comienzan en el vientre materno, pero hasta que el bebé no cumple los tres meses no ha desarrollado aún la coordinación suficiente como para mantener el pulgar dentro de la boca durante un período prolongado de tiempo. La mayoría de los bebés se chupan el pulgar (u otro dedo) cuando están cansados, para calmarse antes de dormir o cuando tienen hambre.

Tiene su expresión máxima entre los 6 y los 9 meses de edad.

Si su bebé tiene un año o más y se chupa el pulgar, estimúlelo para que juegue con muñecos o póngale alguna actividad física que lo distraiga, distraerlo es mucho mejor que desaprobarlo, quitarle la mano de la boca constantemente o regañarlo, rara vez resulta efectivo, por el contrario a veces reforzamos la conducta y aumentamos su ansiedad.

Con los niños más grandes se agrega el problema de la deformidad dental y de mandíbula, por lo que muchos requieren ortodoncia.
Normalmente en preescolares las causas son el aburrimiento, el cansancio, la inseguridad y la ansiedad. Entonces debemos atacar estas causas.

El chupete / chupón

Si se usa con discreción, el chupete / chupón puede ser una buena adquisición durante los primeros meses, desafortunadamente también puede ser una causa de insomnio. Un bebé al que se le permite dormirse con el chupete / chupón en la boca puede despertarse varias veces por la noche y negarse a dormir otra vez si no se lo dan, creando una excesiva dependencia.

Si Ud decide ofrecerle un chupete / chupón a su bebé, vale la pena considerar algunos puntos:

  • Si el bebé está contento y satisfecho sin un chupete / chupón, no tiene ningún sentido ofrecerle uno con la esperanza de que deje de chuparse el pulgar.

  • Sea selectivo en relación con los momentos del día en que se lo ofrece.

  • Quítele el chupete / chupón de la boca antes de que caiga en un sueño profundo, es mejor tolerar unos minutos de llanto durante los primeros días que escuchar un gran llanto interminable cuando pretenda eliminarle este hábito.

  • Asegúrese que los chupones están correctamente lavados y esterilizados antes de ofrecerlos al bebé, pues una mala higiene puede ocasionar infecciones.

Morderse las uñas

El hábito de morderse o comerse las uñas se debe tratar del mismo modo que el de chuparse el pulgar. Es mejor distraer al niño que regañarlo. Si el niño se muerde las uñas para calmar la ansiedad, demostrarle su enfado o su disgusto sólo reforzará esta conducta, es decir aumentará su frecuencia de aparición. Es conveniente descubrir la causa de la ansiedad y resolver el problema.

Algunos padres intentan pintarle las uñas a sus hijos, untarlos de sustancias amargas, pero nada de esto funciona si no tratamos la ansiedad en ellos.

Generalmente a tenido buenos resultados la utilización de la economía de fichas o gráfico de estrellas, es decir se establece un contrato con el niño, por cada uña que no se muerda por cada día recibirá una ficha o estrella (haciendo caso omiso cuando se las muerda o colocando fichas negativas, pero nunca amonestarlo por ello), al final de la semana recibirá una recompensa o reforzamiento material de acuerdo al número de fichas o estrellas acumuladas.

Además el reforzamiento social (elogios, congratulaciones) por mantener las uñas sin morderse es un buen aliado en la terapia.



Escarbarse la nariz

Algunos investigadores afirman que escarbarse la nariz es un hábito que surge en momentos de aburrimiento o cuando el niño está ansioso. Es posible que en algunos casos sea efectivamente cierto, sin embargo otros opinan que la principal razón para meterse los dedos en la nariz es que a esta edad los niños no son capaces de sonarse la nariz, lo que suelen aprender alrededor de los tres o cuatro años de edad. Es inevitable que los niños quieran liberarse de algún moco que los está molestando, de la única forma que saben, es decir metiéndose los dedos.

Cuando su niño tenga dos o tres años de edad enséñele a sonarse la nariz (cerrando una fosa nasal mientras se suena la otra). Como la mayoría de los hábitos negativos este tiende a desaparecer con el tiempo. Recuerde también informarle que esta actividad es recomendable hacerla en privado.


Lavarse los dientes

Cuando su niño tenga varios dientes, puede utilizar un pequeño cepillo para dientes de leche.
Elija uno de cerdas suaves y un asa que sea fácil de manejar, además de una crema dental de agradable sabor.
Al comienzo, la mayoría de los bebés se interesan más por morder el cepillo que por cepillarse los dientes.

Hasta que el niño no llega a los seis o siete años de edad no se cepilla los dientes correctamente y necesita de su ayuda. Intente que el cepillado de los dientes se convierta en una actividad divertida, y al principio utilice la imitación y el modelaje.

En las diversas fases de su desarrollo, todos los niños pueden tener formas repetitivas de responder a determinados estímulos, es decir hábitos. Para calificarlos como trastornos hay que valorar su frecuencia, su incidencia física, emocional, o social en la vida del niño y la familia, así como también la edad del pequeño.

Dr Eduardo Hernández González. 
Pediatra y Terapeuta Conductual Infantil.
Caracas Venezuela
Zona Pediatrica Staff


Enlaces relacionados

Temas de conducta
Temas de psicologia infantil


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp