filesmonster.biz
Prevención de accidentes

Libreta de salud infantil familiar digital




Un problema nada infrecuente en pediatría

La ingestión de cuerpos extraños es un problema de frecuente presentación en pediatría, aunque generalmente de poca trascendencia.
La mayoría de los objetos deglutidos una vez que alcanzan el estómago, logran pasar a través del tracto gastrointestinal sin mayores consecuencias, apareciendo posteriormente en la materia fecal.


Cuerpo extraño metálico en esófago


Sin embargo, ciertos cuerpos extraños son peligrosos, en especial los punzantes como: agujas, alfileres, horquillas, clips o fragmentos de vidrio, que suelen franquear el píloro pero resultan incapaces de dar vuelta por las acodaduras normales de las ansas del intestino delgado, donde se pueden atorar, obstruir o perforar, si no son extraídos a través de la boca por medio de una endoscopia y en algunos casos por cirugía.

Las radiografías de simples de abdomen y la observación de las deposiciones permitirán evidenciar el paso del cuerpo extraño a través del intestino.
Los niños que presenten síntomas abdominales, tales como dolor, náuseas, vómitos, fiebre o ausencia de evacuaciones, o cuando las radiografías evidencien que el cuerpo extraño permanece estacionario durante algunos días, se plantea la posible intervención quirúrgica.

En muchísimas ocasiones los padres comentan otros problemas pediátricos similares: ¿La deglución de cabellos o de goma de mascar puede ocasionar algún daño? A pesar de la gran frecuencia de estos hechos, la literatura médica existente ofrece poca información. 

El hábito de ingerir cabellos persistentemente puede ocasionar la formación de cúmulos de pelo en el estómago denominados tricobezoares con síntomas abdominales inespecíficos como dolor, acidez o náuseas. En un estudio recientemente publicado en la Revista del Hospital de Niños (Vol. 39 N° 173,1997) se describen los casos observados durante los últimos 10 años.

Otras causas de obstrucción intestinal durante la infancia está relacionada por la deglución abusiva de chicles (bezoares de goma de mascar o de chicle).


Historia de la goma de mascar: 
Los niños han masticado goma desde la edad de piedra. En el norte de Europa se han encontrado trozos de alquitrán prehistórico con impresiones dentales humanas que datan de 7000 AC (Edad de Piedra) a 2000 AC (Edad de Bronce). Las impresiones de las mordidas sugieren que la mayoría de los mascadores tenían entre seis y quince años de edad. Los griegos masticaban resinas del árbol mastic. Los indios norteamericanos también mascaban un tipo diferente de resina.

La primera patente de manufactura para goma de mascar, fue otorgada en 1869 para una goma natural, el chicle, derivado del árbol Sopadilla, autóctono de Centroamérica. La goma de mascar que se vende actualmente es una mezcla de gomas naturales y sintéticas, resinas con colores y sabores añadidos más edulcorantes como el jarabe de maíz, azúcar o endulzantes artificiales.

Su comercialización constituye un gran negocio, del cual se obtienen en los EE.UU. aproximadamente 21 billones anuales de dólares, provenientes de su venta casi exclusivamente a niños. 

Efectos de masticar goma: 
Mascar chicles se ha asociado a diversos efectos adversos, causados en la mayoría de los casos por los aditivos (endulzantes, sabores artificiales y preservantes) y no por la goma misma. Por ejemplo, la falta de absorción del sorbitol puede causar diarrea, dolor abdominal y flatulencia. Se ha asociado a la canela con ulceraciones bucales y a la acción de masticar compulsivamente con dermatitis perioral ganulomatosa.

Otros aditivos como la clorofila, el mentol y el butyl hydroxytolueno pueden ocasionar una urticaria diseminada. Sabores artificiales como el Licorice (glycyrrhiza) pueden provocar una disminución del potasio en la sangre e hipertensión.

La exposición frecuente de la cavidad oral a azúcares concentrados facilita la producción de caries dentales y la masticación enérgica provoca daño mecánico en los dientes y extrusión de reparaciones dentales (rellenos, coronas, puentes, ortodoncia) además del síndrome de la articulación temporo-mandibular e hipertrofia de músculos masticatorios.

No todo es malo...
Veamos algunos beneficios de la goma de mascar: 
La goma de mascar tiene algunos beneficios como, por ejemplo, su uso en sistemas de liberación de drogas (nicotina). Sin embargo, mascar goma puede producir los efectos perjudiciales mencionados en la cavidad oral y puede obstruir el esófago y el colon, por lo que no debería ser deglutida ni ofrecida a los niños que no comprendan este punto. 

Consejos: 
· Evite que su niño ingiera objetos de pequeño tamaño, manteniéndolos fuera de su alcance. 
· Respete las indicaciones de los fabricantes responsables de juguetes. Evite que los niños menores de 6 años jueguen con piezas pequeñas.
· Si se presentan síntomas de obstrucción o dolor intenso abdominal, consulte a su médico quien decidirá el procedimiento a seguir. 
· Examine diariamente las evacuaciones de su hijo. Ante la ingestión de cuerpos extraños, coloque las heces en un colador, y desintégrelas bajo un chorro de agua (tamizado de las heces).
· Ante la ingestión de cuerpos extraños, no suministre laxantes ni efectúe cambios dietéticos que pudieran ser contraproducentes, ya que aumentan el peristaltismo intestinal acentuando el peligro de perforación. 
· Explique a su niño que no debe deglutir objetos, cabellos, ni goma de mascar.

Dr. Jorge A. Fiorentino
Cirujano Infantil
Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp