filesmonster.biz
Enviar contenido

Libreta de salud infantil familiar digital




La cadena de la confianza

En todo tratamiento exitoso intervienen varios factores:
  1. La competencia del médico ( con sus conocimientos y experiencia)
  2. La  confianza de los padres en el médico
  3. La confianza en los medicamentos y otras indicaciones que el médico ha prescrito
  4. La confianza en las posibilidades de reaccionar de un niño
Confia en tu doctor

Si alguno de estos elementos falla es poco probable un buen tratamiento. Explicaremos a continuación la importancia de cada uno de los factores implicados ,cada uno , se vincula como una cadena para recuperar la salud. Fue el Dr. Jacques Boulet , médico homeópata francés, quien se refirió a ella como la cadena de la confianza.


La competencia del Médico
Sin duda es un factor fundamental. Es el primer eslabón. Quienes nos dedicamos a la salud infantil debemos tener especial cuidado en nuestras prescripciones.

Los medicamentos se calculan en relación con el peso o la superficie corporal de los niños. En los recién nacidos se tiene especial cuidado en la exacta dosificación dada la inmadurez funcional propia de esta etapa vital.
Cuando selecciones un Pediatra no sólo te fijes en el tipo de consultorio que tiene o el costo de sus honorarios. Recuerda que los pediatras debemos estar certificados como tales, no es suficiente anunciarse como médico que atiende niños.
Las certificaciones son periódicas y tienen vigencia.
En mi opinión un buen pediatra debe además comunicarse en un lenguaje claro, llano y sin tecnicismos.
No debería un pediatra el olvidar de explicar a sus pequeños pacientes -a su nivel -sobre su enfermedad y el tratamiento a seguir.
Si el Pediatra se gana la confianza de sus pacientes se dejarán revisar mejor y el cumplimiento del tratamiento con la cooperación del niño es mucho más fácil.
Un ejemplo jocoso de la importancia de hablar con un lenguaje apropiado se presentó hace varios años en la consulta de mi padre que también fue pediatra.
Una vez le llevaron a consulta a un niño con diarrea-en esa ocasión no iban los padres del niño- mi padre le dijo al familiar que el niño tenía gastroenteritis aguda. Los padres alarmados llamaron a mi padre porque les había dicho que el niño tenía “ un gato enterito adentro”.

Nunca dejes de asegurarte que has comprendido claramente las indicaciones del médico.
Actualmente con el uso tan difundido de las computadoras entre los colegas, no hay pretextos para no escribir una receta clara y legible.
No se vale que no le entiendas a la letra de tu pediatra- si esto sucede- ¡no dejes de aclarar tus dudas antes de salir del consultorio!

La confianza de los padres en el médico
Tenerle confianza al médico que atiende a tu hijo es otro más de los eslabones de la cadena y es consecuencia  directa de su competencia. Un médico competente indica tratamientos adecuados para cada caso en particular. Ganar la confianza de los padres  como médico es todo un reto.
No se diga ganar la confianza de nuestros pequeños pacientes.
Confiar en tu médico es tener la certeza no sólo del dominio de su especialidad sino de su calidad humana. Hay médicos que con sólo mirarte ya te hacen sentir bien. A eso me refiero cuando hablo de confianza.
Confianza en su saber ,en su experiencia, en su honestidad. Si no confías en tu pediatra, de nada sirve la consulta.
Dicen que la confianza de los pacientes se gana a lo largo de muchos años, pero que se puede perder en un segundo: a veces  nosotros los médicos somos los culpables de la pérdida de confianza.
Me refiero a  consultas apresuradas, olvidar nombres de los pacientes, confundir un paciente con otro, preocuparse más de que el paciente tenga seguro de gastos médicos mayores que por curarlo.


La confianza en los medicamentos e indicaciones:
Una vez que tu pediatra te entrega la receta una buena parte del éxito del tratamiento depende de ti.
Comprar los medicamentos indicados ( no copias, aunque algunos medicamentos genéricos son de excelente calidad), administrarlos en las cantidades correctas, por la vía correcta ( oral, intramuscular, rectal, inhalada),y durante los días indicados( no hasta que lo ves mejor),es pieza clave para un tratamiento eficaz.


Recuerda  un medicamento no cura si no se toma. El seguir las indicaciones dietéticas como suspender la leche en la intolerancia a la lactosa cuando hay diarrea, evitar alimentos irritantes cuando hay gastritis ( el llamado Síndrome de chile, sal y limón muy frecuente de los niños mexicanos),tienen un papel complementario y muchas veces tan importante como el mejor medicamento para recuperar la salud.
Guardar reposo en casa durante una enfermedad contagiosa ayuda no sólo a la recuperación de los niños sino evita contagios en la escuela o guardería.


La confianza en las posibilidades de reaccionar del niño
Este es el último eslabón y tal vez el menos tomado en cuenta para recuperar la salud. Cada niño es diferente a otro. Aún entre hermanos: tienen genética diferente , constitución diferente, sensibilidad diferente.
Lo mismo cuando hablamos de las emociones. Hay chicos tranquilos, hiperactivos, pasivos, berrinchudos, nerviosos. Recuerda que las enfermedades nos generan emociones y viceversa. Y no hay que olvidar que cada forma de reaccionar ante una enfermedad puede ser diferente aún entre gemelos idénticos. Hay niños que responden muy rápido , otros lo hacen más lentamente. Esto sucede con los niños alérgicos : pueden tener enfermedades  recurrentes y de mayor duración.
Por eso no hay que desesperar cuando un chico tarda un poco más en responder a un tratamiento. Pero claro, mantén informado a tu pediatra si es que las cosas no salen según lo esperado.


Como puedes ver recuperar la salud no es tan fácil como parece. Sin embargo, tener en cuenta estos factores es muy importante si deseas que realmente tu hijo recupere la salud. Cada vez que tu hijo se enferme no te olvides de la cadena de la confianza y revisa si todos los eslabones se encuentran bien unidos, y así con toda seguridad, tu hijo(a) estará sano(a) muy pronto. De no ser así realiza las correcciones pertinentes: dar los medicamentos correctamente, modificar la dieta, guardar reposo en casa, aclarar dudas, pedir una segunda opinión, etc.

¡Hasta la próxima!
Dr. Ernesto Lugo Llamosas.
Subdirector Médico
Centro de Desarrollo Infantil “Artículo 123 Constitucional”
Suprema Corte de Justicia de México
Staff Zona Pediátrica.


Boulet,Jacques:La Homeopatía y el niño(2008)
Mc Graw Hill-interamericana,Madrid España,pág 8

El Síndrome de Chile Sal y Limón fue descrito por el Dr Andrés  Straffon Osorno, distinguido Cirujano Pediatra mexicano y humanista ,fundador de la Asociación Nacional para la Protección del Recién Nacido. El síndrome corresponde al cuadro de una gastritis aguda ocasionada por el consumo de alimentos picantes, sobre todo frituras con chile sal y limón, de ahí su denominación. Este problema de salud es muy frecuente en niños mexicanos,por nuestra dieta rica en estos compuestos.


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp