filesmonster.biz
Enviar contenido

Libreta de salud infantil familiar digital




Las abuelas y la evolución

Quien tiene la suerte de tener una abuela verdadera o postiza, no duda en agradecer los innumerables momentos de felicidad que nos brinda. Bueno, al menos, ese es mi caso.

A la abuela que conocí (la otra murió cuando yo era muy chico), le sobraban los atributos de su rol.

Condescendiente, divertida y cómplice, fundamentalmente me enseñó a reir, a no desperdiciar ni una chance de exhalar una risa. Y esa es una de las mejores herramientas que tengo para enfrentar lo que, sin lugar a dudas, es un valle de lágrimas.
Las abuelas y la evolución


En la Argentina, en particular, el rol de las abuelas está íntimamente vinculado con la Justicia. La labor de las “Abuelas de Plaza de Mayo” es reconocida mundialmente y un modelo a imitar en cualquier tipo de búsqueda de justicia (de esas que abundan tanto en el mundo).

La recuperción de la identidad y la guarda de la memoria son dos de los conceptos principales de su ya larga lucha. Una pelea que no cesa y que demuestra una y otra vez su éxito como estrategia, toda vez que, para alegría de muchos, un nuevo nieto es recuperado.
La importancia de las abuelas es manifiesta para la humanidad y sobre todo para la infancia. Pese a ello, el sistema capitalista sólo pondera el lado “improductivo”, medida la producción únicamente en términos de acrecentar el capital. Un reduccionismo redituable.
Pero la importancia de las abuelas va mucho más allá de lo que se pueda pensar desde el presente.

De hecho jugaron un rol vital durante el proceso de hominización, es decir el proceso que nos llevó a convertirnos en humanos.

Desde el punto de vista evolutivo y en la comparación con otras especies de mamíferos, lo que llama la atención, en el caso de los humanos, es la distancia existente entre el último nacimiento y la aparición de la menopausia.
Estudios llevados a cabo entre sociedades muy diferentes, cazadores-recolectores, agricultores e industriales, muestran que en todas partes, la distancia entre el último parto y la aparición de la menopausia es, estimativamente, de 10 años.

Esta universalidad que atraviesa culturas remite, tal vez, a un rasgo evolutivo de nuestra especie. A esta distancia se le suma la frecuente sobrevida por encima de la menopausia, también característica del Homo sapiens. En general entre otros primates, sucede que, si bien la fertilidad declina con la edad, continúa el cilco del estro hasta la muerte.

¿Por qué se da esta situación, al parecer única entre los humanos?.
No está claro aún que este patrón se repita en otras especies del género Homo (Homo habilis, Homo erectus, etc.) que nos precedieron. No hay suficientes estudios realizados como para afirmar o refutar la unicidad del fenómeno. Sabemos, sí, que la longevidad post menopausia es una particularidad humana.

Para la explicación de esta situación hay básicamente dos hipótesis.La primera de ellas señala que la menopausia es la consecuencia del propio sistema reproductivo femenino. Es lo que se denomima pleitrópico, es decir sucesos que son beneficiosos en la juventud pero que luego se tornan perniciosos. Esta afirmación postula que los efectos de la pérdida del estro, son el resultado de un sistema que, en algún sentido, se desagastó. Desde estas posturas no se explica porqué existe una vida post menopausia, por qué los humanos tendemos a la longevidad.

La otra hipótesis plantea que hubo una presión de selección para esta supervivencia, más allá del período reproductivo. La crianza de la infancia humana es tan compleja que requiere de mucha experiencia y es allí donde juegan un rol determinante los abuelos. Algunos estudios realizados en poblaciones cazadoras-recolectoras señalan que hubo una mayor supervivencia de niños cuando hubo un cuidado de abuelos y adultos mayores, que cuando sólo estuvieron los padres.

Si bien estos estudios no son concluyentes, muestran una tendencia y claramente no refutan la hipótesis.Desde esta perspectiva el rol que juegan las abuelas es súmamente importante, ya que como guardianas de una memoria vinculada con una vasta experiencia de vida, poseen un conocimiento necesario y útil, fundamental para las madres jóvenes.

En nuestra sociedad capitalista, las abuelas y abuelos son sólo un “gasto”, un problema económico que debe resolverse, en lo posible muriendo joven (por las dudas ya hay avalanchas de grasas y azúcares que aceleran y preparan una muerte dulce).

Vaya pues este simple y sencillo homenaje a quienes, desde ese rol, les enseñan a los niños las cosas verdaderamente importantes, aquellas que los adultos activos, ya olvidaron y que, por eso mismo, revisten suma importancia.




Autor

Lic. Diego Diaz Cordova
Antropólogo Universidad de Buenos Aires (UBA)
Staff de Zonapediatrica.com



Otros artículos del mismo autor:

Antropologia alimentaria
Lobos , perros y humanos
Las emociones y la cultura
Curiosidad y evolución
La señorita Norma
Una Eva de 15 gramos

 


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp