filesmonster.biz
Enviar contenido

Libreta de salud infantil familiar digital





Qué nos muestran los niños a través de sus juegos?

Juego y Niños
Juegos y aprendizaje

Quien de nosotros los adultos, hemos detenido nuestro tiempo  para observar jugar a un niño.Creo la gran mayoria  lo hemos hecho.
Es en el juego que el niño nos muestra su universo interior,sólo que muchas veces no lo vemos,  ó no queremos verlo. En sus movimientos, gestos, palabras y silencios nos refleja su SER.


La infancia es una etapa en la vida de todo ser humano más que importante, ya que es en los primeros cinco años en los cuales se gesta la estructura psíquica futura adulta, la cual se termina de consolidar alrededor de los catorce a quince años de edad.

La estructura psíquica se constituye en los primeros años de vida, como así también se construye y madura  la motricidad. Si bien son desarrollos diferentes, el psíquico y el  motriz, ambos tienen puntos de encuentro en sus evoluciones. Esto quiere decir, que cualquier interferencia en alguno de los dos afecta al otro inevitablemente. Por ejemplo, un niño con parálisis cerebral, limitado en sus movimientos, tendrá menos posibilidades de explorar de manera fluida el mundo que lo rodea, por  consiguiente su psiquismo se constituirá en base a esas limitaciones. Otro ejemplo, puede ser un niño sin ningún tipo de patología orgánica que presenta problemas de motricidad por causas puramente emocionales. Es decir su desarrollo motriz se ve obstaculizado por cuestiones emocionales.

Por ello, el desarrollo de un niño es PSICOMOTOR, nunca psicológico ó motriz puros.

Es a través del JUEGO que el niño aprende y aprehende( hace suyo) las cosas del mundo externo.

Cuando observamos  reiteradamente y en un lapso superior a los seis meses a un niño, con dificultades para incorporarse a un juego; ó bien con dificultades motoras ( ej: torpeza ó falta equilibrio entre otras) estamos en presencia de lo que llamamos en clínica, un síntoma psicomotor que merece un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Son los padres ó a veces el maestro quienes notan que “algo no anda bien” en el niño.En los síntomas psicomotores puede no haber causa orgánica ó puede darse que un niño con patología orgánica presente además de las dificultades propias de la misma, síntomas psicomotores.

Cuando llegan a la consulta con el psicomotricista por derivación médica, desde la escuela ó por inquietud de la familia, el profesional comienza una evaluación que arrojará a la luz la necesidad ó no  de un tratamiento psicomotor.

La mirada del psicomotricista clínico va desde la mecánica específica del acto motor a la estructuración psíquica.
Por ejemplo, el profesional no sólo ve a un niño que es torpe con sus manos, sino ve además los procesos emocionales que se dan al mismo tiempo y hacen que el niño sea torpe.

Por supuesto es muy distinta la cuestión si existe una patología neurológica de base como por ejemplo la parálisis cerebral, donde la torpeza e incoordinación tienen otras causas, para las cuales se necesitan elementos de la rehabilitación neurológica entre otros, para el tratamiento del niño.

De esta manera el psicomotricista intervendrá con el jugar, utilizando en él elementos de la rehabilitación si son necesarios  para que el niño pueda desplegar así su sufrimiento y resolverlo con la desaparición progresiva de los síntomas que lo aquejan; sean cual fueren los mismos. Por ejemplo: la hiperactividad, la torpeza motriz, etc.

Autor: María Silivina Plaza - Profesora de Educación Física - Psocomotricista.


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp