filesmonster.biz
Escritorio de un pediatra

Libreta de salud infantil familiar digital





Mitología Pediátrica
Dr. César Martínez Vélez
Pediatra - Cuenca - Ecuador

Un día cualquiera ,dejando a un lado la rutinaria patología pediátrica, se me ocurrió revisar un tema fascinante, cual es, la mitología, que contiene varios ingredientes: magia, encantamiento, supersticiones, y quizá también, hasta "ciencia".

Para exponer este tema recurrí a referencias bibliográficas tomadas de la obra "Mitos en Medicina Infantil" del Profesor español Agustín Pérez-Soler, y de algunos investigadores ecuatorianos: Hermida, Landívar, Salazar y Rodríguez, permitiéndome, en momentos, emplear el mismo léxico de los
citados autores.

En el presente artículo se describen muchas costumbres transmitidas de padres a hijos, conocidas como Mitos, las mismas que el médico pediatra, en el desempeño de su profesión tiene la oportunidad de conocerlas.

Dentro del campo de la Medicina Infantil, muchas costumbres se han arraigado en el medio familiar y aún siguen transmitiéndose de generación en generación, y no pocas de ellas son aceptadas sin objeción alguna. Son los llamados mitos, supersticiones, cuentos, fábulas, invenciones, etc.,
que constituyen hechos muy comunes del quehacer médico infantil cotidiano, pero que, bajo una apariencia lógica esconden graves errores.

También se los ha calificado como costumbres seudocientíficas, basadas la mayor parte de veces en hechos reales, que no han sido estudiados con rigor y profundidad y que han pasado a la categoría de dogmas, permitiendo de esta manera que se emitan diagnósticos incorrectos, que se apliquen
medidas erróneas y que se "receten" remedios inadecuados, ocasionando así graves perjuicios a la salud.

Al referirme a los Mitos en Pediatría, lo hago con el propósito de aportar a la curiosidad del pediatra quien, en el transcurso de su diario ejercicio profesional tendrá ocasión de escuchar de parte de los padres, de los abuelos, o de otros familiares del niño, aún de los acompañantes a la consulta, conceptos o relatos extravagantes e inverosímiles que, aparentemente, tiene que aceptarlos, pero que, para su convicción científica, tendrá que desecharlos.

Gran parte de estas supersticiones, que en la Antigua Grecia expresaban la existencia de algo sobrenatural, no tangible ni demostrable, se enmarcan en la clasificación de Mitos del Vulgo o del pueblo, que son los más comunes y conocidos. Conozcamos algunos de ellos.
  • Expresión manual de las mamas para que salga la leche retenida:
    como sabemos, todo recién nacido en mayor o menor grado, presenta una tumefacción
    mamaria atribuída a la influencia de una hormona hipofisiaria, la Prolactina, que origina una discreta secreción láctea, que es considerada como "signo de brujería", recomendando, en consecuencia, que la leche sea extraída mediante la expresión de las mamas.
  • Para que el cantar del gallo despierte al somnoliento:
    Cuando el niño no respira inmediatamente después del nacimiento, "está morado y como
    muerto", introducir el pico del ave en la boca y estrujar al gallo, que
    ingerirá las secreciones que asfixian al infante.
  • Ligadura del cordón umbilical:
    Si es varón "hay que cortar altito" a unos 12 centímetros, para que de grande tenga harta fuerza y vigor. Si es mujer, a la mitad no más.
  • El aplanamiento de un lado de la cabeza traerá graves trastornos:
    como resultado de la consistencia blanda de los huesos del cráneo del recién nacido, y del constante apoyo sobre un solo lado, éste presentará cierta deformidad transitoria.
    La concepción mítica consiste en creer que ésta devendrá en una alteración psicomotora.
  • Eritema del pañal por culpa de la leche:
    En algunos bebés, en la región perigenital e inclusive en los glúteos, puede presentarse una
    rubefacción, el "eritema amoniacal", debido a la acción química del amoníaco de la
    orina, o por el contacto de la piel con heces blandas y diarreicas. En este caso, el mito radica en admitir que la leche materna no es apropiada, o que la leche artificial es mal tolerada y perjudicial.
  • Para que el recién nacido adquiera buen aspecto y color:
    Teñir con la sangre del cordón umbilical la frente y las mejillas. Como se ve, rito por demás absurdo.
  • Se debe cortar las uñas del bebé después del año de edad:
    Este mito, muy aberrante por cierto, se basa en la creencia absurda de que, si no se procede así, el día de mañana el niño "tendrá los dedos demasiado largos y será un delincuente".
  • El chupete, chupón o tetina es el causante de ciertas enfermedades de la boca:
    al uso de éste se atribuye la aparición de lesiones de muguet y de estomatitis herpética. Esta es una idea muy arraigada y hasta aceptada por no pocos profesionales.
  • Las aftas son peligrosas:
    Hay la creencia que pueden propagarse hacia atrás "matando al niño por asfixia", para evitar esto, se debe realizar frotaciones enérgicas con naranja o limón hasta que salga sangre.
  • Mitos relacionados con la dentición:
    a) la salida tardía de los dientes es signo de raquitismo y falta de calcio.
    b) la primera dentición es dolorosa.
    c) la erupción dentaria ocasiona alza térmica (fiebre de la
    dentición).
    d) la caries dental se debe a la falta de calcio y vitamina D.
    e) morder un objeto de caucho estimula la salida de los dientes. Nada más falso;
    además, ninguna práctica fortifica las encías ni facilita la erupción dentaria.
  • Cortar el frenillo lingual:
    Para evitar la tartamudez y otras dificultades en la dicción y en la alimentación.
    Para que el niño articule las palabras: darle de tomar una pequeña cantidad de vino en el que un loro haya introducido su pico (porque el loro es hablador y porque el vino hace hablar a las personas). Con seguridad, esta superstición nos dará mucho que hablar.
  • Fontanela grande que no se cierra es signo de raquitismo:
    Mito arraigado en ciertas comunidades indígenas. Igual concepto se tiene de las piernas
    en ( ) o en X: genu varun y genu valgun, respectivamente.
  • Suspender la lactancia materna porque el niño presenta diarrea:
    Creencia totalmente absurda. La diarrea postprandial constituye la expresión del reflejo gastrocólico, simple hiperperistaltismo condicionado por la repleción gástrica.

  • La sudoración, sobre todo nocturna, es expresión de debilidad:
    La diaforesis hay que interpretarla como expresión de influjo vagal, que se incrementa de una manera notoria, a veces durante el sueño.
  • El niño "puede quedarse" si no recobra la respiración:
    O, tal vez, más tarde sufrirá de epilepsia y deficiencia mental. Nada de ello ocurrirá, estamos
    frente al común "espasmo del sollozo" o espasmo emocional.
  • Niños en peligro de sufrir meningitis por ser muy listos:
    A los niños activos, despabilados o muy listos, se les atribuye una mayor disposición a sufrir meningitis y otros graves trastornos del sistema encéfalo meníngeo.
  • Cortar el cabello para que salga más fuerte y rizado:
    A todo niño con pelo ralo o fino hay que cortarle el pelo, si es al rape mejor, para con seguir
    los fines deseados.
  • Para que el niño de sus primeros pasos:
    Frotar las pantorrillas con aguacate maduro o con agua caliente en la que se ha cocido fréjol, de esta manera se robustecen las piernas.
  • Pies planos:
    Es un mito que se ha generalizado exageradamente, pues cada día son menos los niños que usan plantillas o zapatos ortopédicos. Los padres creen que el niño tiene esta anomalía porque se cae con cierta frecuencia.
  • Solicitud de vitamina, reconstituyentes, calcio, etc.:
    Según opinión de padres y familiares, el niño lleva mucho tiempo sin tomar estos productos,
    razón por la cual está débil y con frecuencia se cae.
  • El niño febril debe estar en la cama, si no, le será perjudicial:
    Hay el convencimiento de que si no guarda cama disminuye su resistencia a la infección, con consecuencias indeseables que hay que evitar. Además, hay que abrigarle bien para que no se resfríe, no se complique y "coja una pulmonía". A esto se agrega la convicción de que con la sudoración
    que sobrevendrá, eliminará las toxinas y pronto retornará la normalidad.
  • Dar un purgante porque el niño está empachado o tiene el vientre sucio:
    La inveterada costumbre de purgar a los niños ha caído en desuso; no obstante, todavía se mantiene este mito, sobre todo en el medio rural.
  • Abrigarse bien cuando sale al patio de recreo:
    corre el riesgo de resfriarse o de adquirir faringitis, angina, asma u otras afecciones del
    aparato respiratorio. A esto se agrega la petición para que al niño se le administre una vacuna para evitar tales males.
  • El niño no debe mostrar el arco iris con el dedo:
    Porque es una forma de llamarle la atención a este fenómeno atmosférico. Si lo hace riendo,
    le aparecerá caries en los dientes y le podrá sobrevenir grandes males.
  • El brote del sarampión debe salir al máximo:
    Esto, con el objeto de evitar complicaciones como neumonía, encefalitis, etc.
  • Al niño con paperas no le debe dar el aire:
    Porque le puede perjudicar en particular al oído, y se le debe aplicar un "emplasto de tomate para
    mermar la hinchazón".
  • Extirpar las amígdalas cuando se presentan repetidas inflamaciones de la garganta:
    El mito radica en que se admite que el niño curará de las enfermedades de la orofaringe con la amigdalectomía. Por otra parte, es una creencia popular que la extirpación de las amígdalas actúa como estímulo para el crecimiento y desarrollo.
  • El niño es un candidato a calvo, le está cayendo el cabello:
    En ocasiones el niño presenta placas de alopecia. La idea de la supuesta calvicie debe ser
    desterrada, ya que el cabello, con toda seguridad, va a crecer de nuevo.
  • Rechinar de dientes, picazón de la nariz y babeo en la almohada, son signos de parasitismo intestinal:
    Todavía hay no pocas personas para quienes dichas manifestaciones tienen relación con la presencia de parásitos, sobre todo áscaris.
  • Dolores nocturnos de las piernas:
    Según creencia mítica, estas molestias están relacionadas con el reumatismo, o las atribuyen a "dolores del crecimiento".
  • Llagas en la boca (herpes labial):
    Expresión de estómago sucio.

    Luego de haber reseñado algunos Mitos del Vulgo, es interesante conocer los llamados Mitos Profesionales, es decir, ciertos conceptos erróneos que son aceptados y propagados por algunos profesionales de la medicina.
    Para ser más indulgentes, podríamos denominarles "equívocos o yerros" que se apartan de la medicina científica hipocrática.


    A manera de ejemplo, nos limitaremos a la descripción de algunos de ellos, con la intención de que los mismos sean comprendidos, y no precisamente compartidos.
  • Circuncisión:
    Mito muy antiguo, propio de ciertas comunidades, sobre todo judías y musulmanas. Recomendada principalmente por motivos de higiene.
    Sin embargo, no existe ninguna razón médica para practicar la rutinaria circuncisión.
  • Electroencefalograma:
    La presencia de algunas ondas lentas y escasos picos, revela la existencia de un foco más o menos patente que expresa cierta inmadurez y un bajo nivel convulsivante que "requiere una terapia
    sedante y madurativa". De ahí, a la etiqueta de Síndrome Epiléptico y su errado tratamiento, no hay mas que un paso.

    Convulsiones febriles, manifestación de epilepsia: el paroxismo de la convulsión febril constituye tan solo la expresión de una descarga neuronal pasajera, que se presenta, por lo general, en un período de la vida comprendido entre los seis meses y los cinco años. No existe ninguna relación con la epilepsia.
  • Enfermedad polidiagnóstica:
    Obstinación en la solicitud de múltiples exámenes: laboratorio, Rayos X, ECG, EEG, varios Ecos, tomografías, resonancia magnética, etc., etc. En pacientes que presentan afecciones banales, que son las más frecuentes.
  • Apendicitis normal:
    Denominación otorgada por Solé Canosa para referirse al dolor abdominal con leucocitosis y desviación a la izquierda de la serie neutrófila. La concepción mitológica radica en el hecho de creer que
    las manifestaciones anotadas son exclusivas de la apendicitis, grave error que puede determinar que el paciente se convierta en huésped obligado del quirófano.
  • Gammaglobulina como preventivo para afecciones virales:
    Pretender la prevención con Gammaglobulina de ciertas afecciones virales como sarampión, rubéola, hepatitis, varicela, parotiditis, constituye un notorio mito muy generalizado.
  • Amigdalectomía para evitar las recidivas de la Fiebre Reumática:
    Idea equívoca y errónea para justificar la intervención quirúrgica. Al respecto, recordemos que el estreptococo no penetra únicamente por las amígdalas, su puerta de entrada lo constituye toda la orofaringe.
  • Administración parenteral de sueros:
    Para tratar trastornos digestivos comunes y que no revisten ninguna gravedad, se emplean éstos indiscriminadamente, no sólo a nivel de hospitales y clínicas
    particulares,sino también, en consultorios particulares y hasta a domicilio.
  • Choque vitamínico para el raquitismo:
    La prescripción de dosis elevadas de vitamina D para el tratamiento y la profilaxis del raquitismo,
    constituyeun error y un mito que debe ser definitivamente erradicado; recordemos al respecto la nefrocalcinosis debida a intoxicación por vitamina D.
  • Para el tratamiento del dolor de estómago:
    "Administrar suela molida de zapato viejo". Esta prescripción genial fue preconizada nada más ni
    nada menos que por Robert Boyle, un afamado médico inglés del siglo XVII. En suma, los mitos que aquí se han puntualizado, particularmente los Mitos del Vulgo, están tácitamente enmarcados en la realidad de la vida cotidiana; son, como inicialmente expusimos, tradiciones, creencias y
    representaciones, casi todas ellas fantásticas y con base empírica.

    Con la finalidad de conseguir la práctica de una pediatría más racional y científica, coherente con nuestra formación galénica e hipocrática, debemos respetar, por supuesto, las diversas concepciones mitológicas, pero no aceptarlas.
    Hago hincapié en que, para el relato de este tema, recurrí a lo ya expuesto por Pérez-Soler y por los colegas anteriormente citados, con uno que otro aporte personal de la diaria consulta privada y de hospital.

    Dr. César Martínez Vélez
    Pediatra - Cuenca - Ecuador

Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp