filesmonster.biz
Home Padres

Libreta de salud infantil familiar digital




Conducto Lagrimal ocluído en el niño

Normalmente las lágrimas producidas en el ojo son drenadas por un sistema de canalículos que las lleva a un saco lagrimal y de alli por una via única llegan a la nariz, de modo tal que siempre el ojo está siendo lavado por un flujo constante de lágrimas.


 

Es frecuente ver a bebés que por presentar oclusión parcial de la parte inferior de la vía lagrimal (entre el saco lagrimal y la nariz) presenten lágrimas (epífora) en forma contínua ya que no pueden seguir su camino habitual.

 

La lágrima está constituida por componentes acuosos y mucosos, por no tener el drenaje adecuado, el agua se evapora pero el mucus queda metido en el saco lagrimal.

 

El niño presenta secreción que generalmente no es purulenta.

 

En principio el Tratamiento es conservador ya que la gran mayoría se resuelve en forma espontánea dentro de los primeros 4 a 6 meses de vida sin necesidad de sondajes del saco lagrimal durante ese período.

Hay especialistas que recomiendan esperar hasta el año de vida.

 

Se recomienda el uso de colirios con antibióticos y el masaje suave de la zona del saco lagrimal, con la intención de vaciar el saco para prevenir las infecciones, y ayudar a la permeabilización.

En caso de presentarse infección debe usarse antibióticos en forma enérgica para impedir el progreso de la misma y sus lógicas complicaciones: Dacriocistitis y/o Conjuntivitis.

 

En caso de pasar los tiempos estipulados y siempre bajo la supervisión del Oftalmólogo puede realizarse el sondaje quirúrgico.

 

Consulte con su pediatra.
En la salud de sus hijos el pediatra es irremplazable.


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp