Vacunas


Por qué vacunar a los niños?

 A diario indicamos, controlamos e insistimos con la necesidad de vacunar a los niños, especialmente cumpliendo con el calendario de vacunación nacional (obligatorio y gratuito); y actualmente tratando de orientar a los padres en el laberinto de tantas vacunas nuevas . Pero no estan contidiano convesar sobre fundamentos de la vacunación, seguramente porque son ampliamente conocidos, vamos a refrescar algunos datos.

Qué es Vacunar?

Vacunar es administrar un microorganismo entero, una parte de él o un producto modificado de ese microorganismo (toxoide, antígeno purificado o antígeno producido por ingeniería genética) para inducir una respuesta en quien la recibe que simule la enfermedad natural, pero con poco o ningún riesgo.

 Por esto se llama inmunización activa: el sistema inmunológico o de defensa de cada persona debe trabajar reconociendo a esa vacuna, que tiene "la misma cara" que el microorganismo original, pero no produce la enfermedad o lo hace en forma solapada.

Posteriormente, al contactar esa persona con el microorganismo auténtico, su sistema de defensas está preparado, tiene memoria y responde en forma mucho más rápida y efectiva (ya conoce al enemigo); la mayoría de las veces evitando la enfermedad.

Por qué vacunamos?

El objetivo fundamental es liberar a las personas de las enfermedades infecciosas, principal causa de muerte, complicaciones y secuelas en el mundo en todas las épocas.

Actualmente en el mundo el 90% de las muertes en menores de 5 años se producen en países en desarrollo, y el 70 % son causadas por enfermedades infecciosas prevenibles. La combinación de vacunación y medidas de higiene (agua potable y adecuada eliminación de excretas) produjo el mayor impacto de todas las medidas de salud en la historia, desplazando en los países desarrollados a las enfermedades infecciosas a segundo plano. 

En 1980 se produjo la erradicación mundial del virus de la viruela gracias a la vacunación intensiva con estrecha vigilancia.

En los países con estricto cumplimiento de la vacunación, se han reducido en forma abrupta, o prácticamente se han eliminado la difteria, el sarampión, la parotiditis epidémica, la poliomielitis, la rubeola, la tos ferina o coqueluche, el tétanos y las enfermedades por Haemophilus B. Cifras preliminares en Argentina informan que desde la incorporación de vacuna cuádruple al calendario obligatorio (1998); sumando vacuna contra el Haemophilus, se disminuyó en 70 % el número de casos de meningitis por este microorganismo.

No tienen riesgos las vacunas?

La mayoría de las vacunas modernas son seguras y efectivas, pero no carentes de riesgos. En general, son problemas menores fácilmente solucionables, como dolor en el sitio de inyección y fiebre, pero excepcionalmente pueden presentarse reacciones graves. En el desarrollo de las recomendaciones de las vacunas se balancea que la vacuna sea mucho menos riesgosa que la enfermedad que previene.

Existen contraindicaciones generales y puntuales para las vacunas, que el pediatra advierte en cada caso. 

Finalmente...

El efecto individual de las vacunas en lo inmediato es muy importante: evita la enfermedad o la atenúa en ese individuo, pero la vacunación universal puede alcanzar una meta mejor, que es erradicar esa enfermedad.

Quien no vacuna a su hijo afecta la posibilidad de eliminar la enfermedad no solo para su hijo, sino también para los hijos de otras personas.  

Dra. Marina Villarreal
Pediatra y neonatóloga


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Buscar en Zp