Descarga el Software REP / Reporte Electronico Pediatrico, la Historia Clinica Digital de Zonapediatrica.com


Buscas turno con un doctor?


Los ninos como pasajeros seguros PDF Imprimir E-mail
Jueves, 26 de Marzo de 2009 21:00


¿ Los niños son pasajeros seguros?

Dres. Gómez Traverso RE, Fiorentino JA y Huaier FD.
Comisión de Trauma - Unidad 15 - Hospital de Niños R. Gutiérrez - Bs. As. Argentina

 

... El Código de Transporte, en la olvidada Ley 24.449, artículo 40, inciso ?g? dice : los menores de 10 años deben viajar en el asiento trasero, pero no específica el uso reglamentario de los cinturones de seguridad ni de las sillas infantiles de transporte como protección...

 

Temario

Introducción
A mediados de la década del 60 una serie de accidentes protagonizados por el Chevrolet Corvair, desencadenó en los Estados Unidos una campaña pública en pos de salvaguardar la vida de los usuarios. El abogado que motorizó este movimiento fue Ralph Nader autor del libro ?Unsafe at any speed? (Inseguro a cualquier velocidad). Esta publicación causó una verdadera revolución en la conciencia del público y en la industria automotriz para valorizar y proteger mejor la vida humana (1)

Las sillas para transportar niños, aparecen en el mercado a partir del año 1950 pero como un dispositivo accesorio relacionado con el confort, permitiéndole a los más pequeños ver a través de las ventanillas.

A partir del año 80, las butacas infantiles comienzan a fabricarse pensando en que podían prevenir lesiones frente a una colisión.

Estos sistemas de seguridad y protección, fueron desarrollados interpretando la anatomía del niño, su crecimiento y las características propias del comportamiento infantil. En tal sentido, en el estándar de las mismas se reconoce el resultado de una minuciosa investigación a través de los ensayos, que se realizan en los testeos de impactos con simuladores o ?dummies?.

Actualmente son simples y utilizadas correctamente, proporcionan gran inmovilización y sujeción, siendo un método confiable en términos de seguridad pasiva

 

Aspectos Relacionados con la Epidemiología
Las lesiones traumáticas no intencionales en su conjunto (ex accidentes); constituyen a escala mundial, la tercera causa de muerte para todas las edades y la primera entre los menores de 35 años, generando por cada fallecido, 3 pacientes con severas lesiones discapacitantes (3-4).

Además del costo emocional y social que ocasiona la muerte o discapacidad de un niño, también debe contemplarse el altísimo costo económico que la sociedad asume en conjunto junto a los años de vida potencialmente perdidos en escolaridad y productividad laboral futura.

>En nuestro país, las estadísticas de morbilidad y mortalidad por lesiones de tránsito (LT) son problemáticas en parte, por las diferencias en las codificaciones de las defunciones y por las deficiencias de notificación y registro.

En los países industrializados son una de las tres primeras causas de muertes
junto a las enfermedades cardiovasculares y el cáncer (1-2-3-4).

>Mientras que estas enfermedades anteriormente mencionadas matan principalmente a edades avanzadas, las LT causan un gran número de defunciones entre adolescentes y adultos jóvenes(3).

¡ El trauma es una enfermedad prevenible !

por ello proponemos evitar el término accidente, cuyas connotaciones de imprevisibilidad e incontrolabilidad son contraproducentes desde el punto de vista de la prevención (4) .

Es más que necesario seguir haciendo hincapié en las distintas campañas públicas y privadas de prevención, así como también alentar el papel desarrollado por los pediatras, padres y maestros para abogar políticas que aumenten los recursos disponibles para prevenir y reducir la frecuencia de esta enfermedad desvastadora.

 

Acerca de la Ciudad de Buenos Aires, conviene comentar algunos aspectos relacionados con el medio físico para entender la magnitud de la problemática (mal denominada) accidentológica.

La misma, cuenta con una superficie de 200 Km2 y una población permanente de 3.000.000 de habitantes.

El conurbano de la Provincia de Buenos Aires, cuenta con una población de 9.000.000 de habitantes, por lo que el Área Metropolitana suma casi 12.000.000 de personas constituyendo alrededor del 40% de la población total nuestro país (4- 5).

2.800.000 son niños, menores de 15 años

Las cifras del tránsito en la Ciudad de Buenos Aires
El 50% del parque automotor del país circula por sus calles, y un número cercano a los 2.000.000 de individuos acceden a la Capital Federal durante las horas laborales. La mitad de ellos lo hacen en sus automóviles y si a esta cifra, se le agrega el millón de vehículos radicados en la Ciudad de Buenos Aires se calcula que en horas pico, hay 2 automóviles por cada 3 habitantes que se suman a más de 14.000 colectivos (146 líneas) y 50.000 taxis entre habilitados e ilegales. (2.200.000 automóviles circulan por el microcentro durante las horas pico.)

Según un estudio realizado por la Secretaría de Planeamiento Urbano, el 86% de la circulación del tránsito corresponde a vehículos particulares, 6% a transportes de pasajeros y 8% a transporte de mercaderías.

Es frecuente ver en nuestras calles, una importante cantidad de niños viajando sin ninguna protección en los asientos de los automóviles o compartiendo una misma butaca con un adulto sobre su falda, revelando la ignorancia del riesgo que esto genera.

Las lesiones sufridas por ocupantes de vehículos se encuentran entre las
causas más frecuentes de muerte y morbilidad entre los menores
de 16 años que se internan en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Los niños que no utilizan cinturones de seguridad o sillas de transporte, presentan mayor probabilidad de padecer graves lesiones y de ser expulsados del habitáculo del automóvil en caso de colisión.

Las lesiones craneoencefálicas son las más frecuentes en los niños no sujetos, razón que se sustenta en su propia anatomía.

La utilización correcta de estos sistemas reduce en un 70% el riesgo de muertes en lactantes y en un 54% entre niños de 1 a 4 años.

En contrapartida, las lesiones que sufren los niños sujetados adecuadamente se circunscriben a lesiones menores, abrasiones, laceraciones y contusiones exceptuando si existe intrusión de elementos, impactos con objetos que se desplazan dentro del mismo habitáculo y lesiones por airbag (6) .

Los niños y las sillas de transporte(7-8-9-10)
Los niños presentan durante su crecimiento y desarrollo cambios muy rápidos de peso, talla y proporciones del cuerpo.

Los bebés y los niños tienen medidas antropométricas muy diferentes al promedio de los adultos para los que se diseñan sistemas de seguridad.

Los lactantes tienen la cabeza desproporcionadamente grande y su centro de gravedad muy alto y por arriba de su ombligo. Su cuello es corto y el sostén cefálico relativamente deficiente. Las estructuras cervicales son débiles y la cintura escapular está poco desarrollada.

Los órganos intraabdominales (hígado, bazo y riñones) están menos protejidos y más expuestos que en los adultos, la pelvis ósea cubre menos la vejiga, quedando los órganos en situación altamente vulnerables frente a una colisión.

Al no estar las cresta ilíacas anteriores adecuadamente desarrolladas, los puntos de anclajes del cinturón de seguridad del adulto son deficientes. Por ello pueden deslizarse hacia arriba, depositando la carga directa de fuerza, sobre el abdomen. Por consiguiente pueden ocurrir dos cosas: 1.- que el niño se flexione sobre el cinturón en una colisión o 2.- que la pelvis se sumerja debajo del cinturón (submarinización); pudiendo generarse una fractura raquídea por hiperflexión de la columna sobre el cinturón con lesión compresiva de los órganos intra-abdominales.

En los niños la bandolera (banda diagonal) que corresponde al hombro no se apoya en éste sino frecuentemente sobre el cuello, pudiendo producir lesiones cervicales. Esta bandolera ubicada debajo del brazo, se comporta como otra cincha abdominal más como si se tratara de un cinturón de dos puntos siendo ésta una sujeción insuficiente.

El tronco, la pelvis y extremidades tienen sus propios puntos de restricción al movimiento. Dado el gran peso y volumen de la cabeza (mayor cuanto menor es la edad); el niño debe ser sentado mirando hacia atrás hasta 10 kg. de peso, para que se evite la hiperflexión cervical en caso de choque frontal.

Los niños no deben viajar en el asiento delantero. Si el vehículo tiene el sistema airbag para el acompañante, la bolsa de aire se infla con fuerza (200 km/h) pudiendo producir heridas de gravedad e incluso la muerte en caso de impacto. Por otro lado, si el niño va mirando hacia atrás, la situación no es mejor, pues el airbag puede impulsarlo contra el respaldo del asiento, causándole un impacto de extrema violencia.

Se debe sujetar correctamente la silla especial con el cinturón del asiento trasero del automóvil, convirtiéndose a este dispositivo, por solidaridad en una sola unidad para que ante un impacto no resulte ser eyectada. Los tests de impactos han determinado que la posición de mayor protección para transportar menores de un año es en sentido opuesto a la marcha del vehículo. La ubicación ideal de los niños más robustos es en el centro del asiento trasero y mirando hacia delante ( 6 ).

 

Tipos de Sillas (7-9-10)

¿Los niños primero, pero bien fijados en sus sillas de transporte y
en los asientos de las plazas traseras?

A - Asiento de auto para lactantes

Están diseñados para sujeción de recién nacidos hasta menores de 1 año (8.5 - 11 Kg. de peso.) El lactante es fijado al asiento mediante un arnés y el sistema se amarra al asiento del vehículo con sus cinturones de seguridad (figura n°1 A) . La cabeza debe estar fija, no solo en sentido anteroposterior para evitar la flexoextensión sino que se deberá además, en los más pequeños, acojinarse lateralmente (figura n°1 B).

La silla deberá ser orientada hacia atrás, para proteger la columna vertebral en una colisión frontal. Ante la desaceleración, el cuerpo del pequeño apoya en forma total sobre un plano amplio y uniforme, constituido por el propio respaldo del asiento.

>Figura n°1 A y B

B- Asiento convertible

Para niños de 1 y 2 años con más de 10 kg. de peso y hasta 20 kg.. El asiento se ubica y fija, mirando hacia delante (figura n°2).

Diversos tipos de arnés son empleados para asegurar al niño en el asiento y además, las sillas disponen de un broche para que las correas del hombro no se desplacen.

Figura n°2

C- Asiento suplementario

Se utiliza para niños con más de 20 Kg. de peso que no se adaptan a los asientos convertibles ni a los dispositivos para adultos Estos cojines corrigen la incompatibilidad de ajuste de la bandolera que pasa ?por el cuello del niño? aumentando su longitud de respaldo logrando que el cinto se adapte al hombro (figura n°3)
Asimismo reducen la posibilidad de lesión abdominal y vertebral causada por la posición alta del cinturón si no estuviera acojinado.

 

Figura n°3

 

D- Cinturón falda - hombro para adultos
Después de los 8 años y con un peso mayor a 30 Kg. el niño puede utilizarlo si se adapta sin dificultad (figura n °4).

>El cinturón falda / hombro debe colocarse de la siguiente forma: la banda diagonal deberá apoyar sobre el tórax pasando por la clavícula y sin contactar el cuello.

El componente de falda bien abajo y ajustado entre las espinas ilíacas antero-superiores y los trocánteres para evitar lesiones abdominales y submarinización.

 

Figura n°4



E- Situaciones Especiales

Fijación en embarazadas

La embarazada debe proteger al útero grávido usando siempre el cinturón de seguridad de 3 puntos en el vehículo, cuidando que la banda horizontal de la correa pase por debajo de su vientre y la diagonal por arriba. (Figura nº 5)

Figura Nº 5

B) Prematuros

Al igual que los lactantes los niños prematuros deben ser fijados al asiento de transporte mediante un arnés. Este sistema se amarra al asiento posterior del vehículo con sus cinturones de seguridad. La exagerada cervicoplejia que caracteriza a los prematuros, condiciona que la fijación de la cabeza deba ser muy cuidadosa, no solo en sentido anteroposterior (para evitar la flexoextensión) sino que además tendrá que acojinarse lateralmente con contenedores.

Aquellos que presenten desaturación de oxígeno, bradicardia o apnea documentada en posición semisentada, antes del alta sanatorial deberán ser evaluados para que se les recomiende el sistema de sujeción elegido y la posición en que deben ser trasladados.

La orientación de la silla deberá efectuarse en igual sentido que para los niños menores de 10 kg, pero la misma, deberá horizontalizarse 45° para dar buen apoyo y adecuado sustento a la cabeza y al dorso, además de evitar una posible obstrucción de la vía aérea en caso de colisión (figura n° 6).

Figura n° 6

C) Niños con necesidades diferentesl

Los niños con encefalopatías estáticas, alteraciones neuromusculares, respiratorias o cualquier otro trastorno que genere un vicio postural temporario o permanente no pueden adaptar sus cuerpos a las sillas prototipo, ni viajar erectos. En estos casos, necesitarán viajar en dispositivos especiales, realizados a medida para que su dorso pueda apoyar uniformemente en el respaldo de los mismos. Las correas de fijación serán adaptadas en cada caso en particular, teniendo en cuenta las mismas precauciones que para los demás niños



D) Transporte escolar

Una gran cantidad de niños son diariamente transportados por vehículos escolares circulando por calles de nuestra ciudad durante las horas de mayor tránsito.

Los transportes escolares grandes tipo autobuses, son los que traen aparejados menos riesgos. Por sus amplias medidas y fortaleza estructural, hace poco probable que una colisión determine lesiones entre sus pequeños pasajeros. Pero esta condición por si sola no basta. Es recomendable como medida preventiva, que todos viajen sentados y con las ventanillas cerradas, siendo acompañados por un adulto (aparte del conductor) que controle y supervise sus actividades durante el viaje.

En orden decreciente de vulnerabilidad, las kombis (menos resistentes que los autobuses y más fuertes que los automóviles) realizan actualmente la mayor cantidad de traslados escolares. Su tamaño más pequeño hace que circulen con más fluidez y se acorten los tiempos de traslado, pero lamentablemente no es infrecuente que las mismas transporten más niños que las plazas que disponen.

Sea cual fuere el transporte contratado, por ninguna razón deberán permanecer parados, y sería conveniente que todos sus asientos posean cinturones de seguridad. Recordemos que la modalidad traumática más frecuentemente observada dentro de los autobuses escolares y colectivos, es el impacto sin colisión por frenadas bruscas o maniobras imprevistas.

Es muy importante pedir referencias y conocer a las personas encargadas del transporte y seguridad de nuestros hijos.

RECUERDE: Para transportar alumnos hay que ser muy educado. 

Los errores más frecuentes observados respecto del incorrecto
uso de los sistemas de seguridad son

No usar o usar incorrectamente el broche de clausura del cinturón.

No usar o usar incorrectamente el broche de clausura o la correa del arnés de contención.

Inadecuada orientación del sistema de sujeción.

La utilización del cinturón de seguridad en niños con un peso menor a 20 kg. ó 1 metro de altura genera conflictos de adaptación cinto-niño.

Compartir el mismo asiento y el mismo cinturón adulto-niño.(Niño en el regazo)

Viajar en la plaza delantera

Consideraciones y comentarios
Es conocido que el riesgo de enfermar y/o morir varía a lo largo de la historia biográfica de las personas, y que hay diferencias marcadas entre hombre ? mujer, adulto ? niño, respecto a la susceptibilidad que cada grupo etareo posee.

El niño desde su nacimiento se va conformando en razón de la influencia de la matriz familiar (grupo de pertenencia) y luego del medio (con especial énfasis del entorno: escuela, club, amistades etc.). Esto hace que el hombre vaya adquiriendo creencias transmitidas, aceptando tradiciones familiares y culturales que ejercerán una importante influencia sobre él (11 ) .

?...Los niños utilizarán el cinturón de seguridad si ven a sus padres utilizarlo,
y se lo enseñan en su colegio...?

En la Argentina mientras aumentan los mal llamados accidentes de tránsito que terminan con la vida de cientos de niños, las medidas de seguridad para prevenirlos parecen inexistentes. La ignorancia de los adultos juega como aliada de la muerte, y nuestros hijos se enfrentan sin armas a estos peligros.

 

 El tratamiento más oportuno y económico para disminuir la enfermedad accidente?, es la PREVENCIÓN.

En este sentido, la protección de niños pasajeros, debería comenzar por un conjunto de normas y leyes eficaces, que concienticen a los responsables de su seguridad.

Los niños cuando viajan en automóvil deben usar sistemas de sujeción apropiados para su edad, ya que no utilizarlos los expone a padecer lesiones y muertes evitables (2-4-9-10 ) .

La seguridad se convirtió en la prioridad de los fabricantes de automóviles europeos y norteamericanos. Aquí, recién ahora parece haber una intención similar. La oferta de sillas infantiles y cojines especiales esta creciendo, esperándose también un incremento de la conciencia protectora de los padres.

Personal de la salud y educadores estamos en una posición de privilegio para asesorar a quienes corresponda en pos de promover la utilización de estos dispositivos de seguridad, que evitan la muerte de quienes no saben ni pueden defenderse.

  El trauma es una enfermedad previsible
y los niños, responsabilidad de todos.

 

Recomendaciones Finales

1 -.Los niños primero, pero bien fijados y en las plazas traseras del vehículo. Tenga bien presente que los automóviles poseen bolsas de aire diseñadas para proteger a un adulto medio que utiliza cinturón de seguridad con banda diagonal.

2 -.Nunca viaje con un niño en su regazo, ni menos aun, comparta el cinto de seguridad con él.

3 -.Los recién nacidos pueden ser transportados desde su egreso sanatorial en asientos especiales, inclinados levemente hacia atrás y con una persona vigilándolos.

4 - Jamás permita que los niños viajen en la luneta o en la parte posterior de las camionetas (sector de carga). Estas zonas están preparadas para deformarse y absorber más energía que el resto de la carrocería en caso de choques traseros (12).

5 -.Siempre respete las indicaciones de instalación del fabricante de la silla de transporte que haya adquirido. ¡No realice innovaciones caseras! Recuerde que un asiento mal instalado puede provocar no sólo lesiones en quien lo ocupa, sino también en el resto de los pasajeros.

6 - No viaje con objetos contundentes sueltos en el interior del habitáculo, los mismos se convertirán en verdaderos ?misiles? ante una frenada brusca o colisión.


Incite a todos los ocupantes del vehículo a colocarse el cinturón de seguridad

8 -.Ajuste convenientemente las correas de seguridad al cuerpo suyo y al dispositivo de transporte de los niños que viajan con usted. No lo use suelto o flojo. Quizás evite una multa pero no las consecuencias de un accidente. (13)

9 - Haga revisar por un especialista los cinturones de seguridad si estos han actuado durante una colisión. En caso de necesitar cambiarlos, exija que los nuevos satisfagan las normas técnicas vigentes (IRAM - IATA 1- K 14) (13)

10. Si aún todo lo anterior no logró convencerlo, recuerde la frase de aquel maestro de maestros que fuera Don Juan Manuel Fangio: ?...use el cinturón de seguridad, porque de él puede depender su vida...?


Un asiento para cada edad

2.5Kg 5Kg 10Kg 15Kg 20Kg 25Kg 30Kg 35Kg


 
Asiento suplementario para la colocación del cinturón falda hombro, por encima de 17-20 kg. mientras el niño se ajuste
 

Seguir las instrucciones del fabricante
y del vehículo-

Hay variaciones del uso de los cinturones de seguridad con el sistema y la altura del niño.
Edad promedio para ese peso, pudiendo variar.
+ Puede variar según la altura.

Cinturón falda / hombro

Cinturón de hombro sobre el tórax y el de falda bien abajo y ajustado sobre los muslos
.  

 

 Bibliografia
1- Kirbus FB.: Seguridad de la prevención a la protección total. AP Americana de Publicaciones S.A, 1998.

2- American Academy of Pediatrics Policy Statement. Committee on injury and poison prevention. Selecting and using the most appropriate car safety seats for growing children: Guidelines for counseling parents.
Pediatrics. 97:761-762,1996.

3- Neira JA; Muro MR; Outes A.: Organización de la Atención del Traumatizado en la Argentina. SAME 7(1): 7-32,1999.

4- Tapia Granados J: La reducción del tráfico de automóviles: una política urgente de promoción de la salud.

Rev Panam. Salud Pública / Pan Am J Public Health 3
(3); 1998.


5- Indicadores Básicos. Argentina 1999. Programa Especial de Análisis de Salud. Ministerio de Salud, OPS, OMS. INDEC 1999


6- Agran, P; Winn RN; Anderson; C: Protección de niños pasajeros de automotores
Pediatrics in Reviw.18(12):4-12, 1997.

7- NHTSA Auto Safety Hotline: Transportation safety tips. For information on recalls and issues related to CRSs: http://www.ntsa.dot.gov

8Huaier FD, Fiorentino JA, Gómez Traverso RE: Uso incorrecto del cinturón de seguridad.
Revista del Hospital de Niños.
Vol 42,n°187,34-38, 2000

9- American Academy of Pediatrics Policy Statement. Safe transportation of premature and low birth weight infants. Pediatrics;97:758-760, 1996.


10- American Academy of Pediatrics Policy Statement.: Transporting child with special needs. Pediatrics AAP Safe Ride News Winter, 1993.


11- Fiorentino JA, Blidner l: Los niños y el Tránsito. Revista del S.A.M.E; Vol 6, n°1:36-40,1998.

12. Paladín E: Temas sobre seguridad. Revista Parabrisas. Abril 1995.13. Bovio J: El cinturón de seguridad. El A.C.A y la Seguridad. Rev. Autoclub. Pag 6-7, 1997.

Autores
Dr. Jorge Arturo Fiorentino (CCPM)
Pediatra, Médico Legista y Cirujano Infantil.
Jefe de Unidad del Departamento de Urgencia del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.t-
Coordinador de Cirugía del Trauma del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.
Instructor de los cursos de Emergentología y Trauma del SAME.(GCBA).
Instructor de los cursos BTLS (Basic Trauma Life Support)
Instructor de médicos residentes en cirugía de Trauma Pediátrico (GCBA)
Presidente del comité de Trauma Pediátrico de la Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía del Trauma.

  • Dr. Fernando Domingo Huaier (CCPM)
    Cirujano Infantil.
    Cirujano Asistente del Departamento de Urgencia del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.
    Miembro de Cirugía del Trauma del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.
    Instructor de los cursos de Emergentología y Trauma del SAME.
    Instructor de los cursos BTLS (Basic Trauma Life Support)
    Ex - médico residentes en cirugía de Trauma Pediátrico (GCBA)

    Vice-Presidente del comité de Trauma Pediátrico de la Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía del Trauma.


  • >Dr. Raúl Enrique Gómez Traverso (CCPM)
    Cirujano Infantil.
    Cirujano del Departamento de Urgencia del Hospital General de Niños Pedro de Elizalde.
    Miembro de Cirugía del Trauma del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.
    Instructor de los cursos de Emergentología y Trauma del SAME.
    Instructor de los cursos BTLS (Basic Trauma Life Support)
    Médico concurrente en cirugía de Trauma Pediátrico (GCBA)
    Secretario del comité de Trauma Pediátrico de la Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía del Trauma.



Trackback(0)
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy
Última actualización el Jueves, 26 de Marzo de 2009 21:00
 
Avales / Alianzas / Staff / Privacidad / Publicidad / Sitemap / Contacto

Zonapediatrica.com
Copyright 2014 © / Todos los derechos reservados ®
Sitio realizado y mantenido por el EPZP - Equipo de Programacion de Zona Pediatrica