filesmonster.biz
Cirugia Infantil

Libreta de salud infantil familiar digital





Debido a que los cirujanos infantiles debemos responder a las inquietudes de un número muy importante de padres que consultan por fimosis (imposibilidad de rebatir el prepucio sobre el glande del pene) desde hace varias décadas se intenta determinar si la circuncisión profiláctica en los varones recién nacidos, provoca beneficios médicos y económicos en los sistemas de salud.

 


Los beneficios sanitarios todavía son inciertos, pero la revisión de la literatura sugiere que el cáncer
de pene es la enfermedad más seria y costosa que puede ser prevenida con esta operación.
Otras enfermedades posiblemente evitadas con este tipo de procedimiento como la balanitis, fimosis, infecciones urinarias etc., son mucho menos serias que el cáncer y los efectos de circuncidar (en términos de casos prevenidos); son objetiva y científicamente desconocidos.

 

En tal sentido, los beneficios monetarios de intervenir para prevenir el cáncer de pene o la circuncisión terapéutica más tardía por fimosis, nunca excederán los costos y esta política nunca podrá justificarse en base a criterios económicos exclusivos.

 

Muchos son los que piensan que no es necesaria desde el punto de vista higiénico y que tampoco previene las enfermedades de transmisión sexual. Completando lo antedicho, estudios realizados por médicos israelitas (Israel: país que por cultura y religión circuncida a todos los varones) demostraron que tampoco se disminuye la incidencia de cáncer cervical uterino en las mujeres judías.

Concluyendo, la circuncisión neonatal (no terapéutica) está fundamentada en criterios religiosos, culturales y cosméticos aún cuando "la belleza" se encuentra en los ojos del padre observador más que en la persona que debe llevar la muestra quirúrgica o no, el resto de su vida.


La bibliografía médica universal, pocas veces produce tan encontradas diferencias para fundamentar los criterios mandatorios que hagan justificar esta operación y podríamos citar  infinidad de estudios donde se recomienda o no la práctica de la misma.

Hablemos francamente con los niños y con los padres que nos consultan. Todo lo que no se comente, puede generar vacíos informativos, que en algunas oportunidades son llenados con fantasías erróneas de quienes no saben o no quieren entender.


No es infrecuente reconocer cierto tipo de reticencias, respecto de la circuncisión en ciertas personas (pacientes, padres y médicos) como también se suelen observar publicaciones médicas que aconsejan, aún sin un sustrato científico definitivo y de manera ligera, la exéresis de la piel que recubre el glande. 

La indicación de realizar dicha operación está perfectamente reglada por los cirujanos infantiles que pueden fundamentarla durante la consulta. Si su pediatra y el cirujano la proponen, es porque ellos consideran que terapéuticamente es la mejor solución para yugular un problema frecuente durante la infancia.

Hasta que se demuestre lo contrario, debemos seguir aconsejando desde el punto de vista  profesional, que la circuncisión neonatal profiláctica debe considerarse una operación cosmética y los fondos públicos deben gastarse en otras medidas preventivas y terapéuticas que brinden beneficios sanitarios y-o económicos más consistentes y probados.

Dr Jorge Fiorentino
Médico Pediatra y Cirujano Infantil
Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de Buenos Aires
Jefe de Unidad del Departamento de Urgencias

Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp