filesmonster.biz
Enviar contenido

Libreta de salud infantil familiar digital




Sífilis congénita Sifilis Congenita

La sífilis congénita es una infección  producida por Treponema pallidum, el cual pasa a través de la placenta y  la madre infectada contagia al feto. En el 40% de los fetos contagiados puede producirse muerte fetal o perinatal.


Manifestaciones clínicas


Las manifestaciones clínicas de la sífilis congénita se dividen en manifestaciones precoces, que aparecen dentro de los dos años, y tardías se manifiestan después de los dos años, más cerca de la pubertad . Los niños que nacen de madres no tratadas o sin un diagnostico oportuno, pueden al inicio no presentar síntomas o bien manifestarse más adelante, generalmente en el período perinatal.

Entre las manifestaciones precoces más frecuentes, se destaca el déficit del crecimiento, el aumento de tamaño del hígado, bazo y ganglios, ictericia, neumonía, anemia y otras alteraciones sanguíneas , compromiso meníngeo, erupción en piel y mucosas (lesiones rosadas o ampollas ), rinitis sanguinolenta, afección de los huesos ( osteocondritis, muy dolorosa y periostitis de los huesos largos ),afección ocular ( coriorretinitis, glaucoma, opacificación de la córnea ) y otras  alteraciones neurológicas, renales, digestivas, etc.

Las manifestaciones tardías son una consecuencia de los procesos inflamatorios de la sífilis precoz, de modo que un diagnostico temprano y el tratamiento correcto de la sífilis en su fase temprana previene las futuras complicaciones, entre ellas, malformaciones craneofaciales como abombamiento de la frente o frente olímpica, nariz en silla de montar por la destrucción del tabique nasal, mandíbula prominente, etc,alteraciones de los dientes, ceguera, sordera, retraso mental,etc.

Diagnóstico

El diagnóstico de sífilis en  la mujer embarazada se basa fundamentalmente, en la historia clínica y en las pruebas serológicas como VDRL (venereal disease research laboratory) o RPR (Regina plasmática rápida),si estas son positivas se debe realizar otras pruebas que miden anticuerpos específicos contra el treponema pallidum.

En los controles ecográficos de la mujer embarazada se puede detectar signos altamente sospechosos de sífilis congénita, por medio de la ecografía prenatal.

El diagnostico de sífilis congénita se puede realizar con certeza si las pruebas serológicas maternas son positivas y el recién nacido presenta manifestaciones características de sífilis congénita. En aquellos recién nacidos sin síntomas de sífilis congénita, el diagnostico se apoya en las pruebas serológicas realizadas tanto en la madre como su hijo y lógicamente, en base a la historia clínica de la madre.

Tratamiento

Durante el embarazo la droga de elección es la  penicilina G benzatínica, el esquema de tratamiento dependerá del estadío de la enfermedad ( temprano o tardío).

Las pruebas serológicas deben ser realizadas a posteriori,  para controlar la respuesta al tratamiento y también para diagnosticar posibles reinfecciones o fallas del mismo.

En caso de alergia a la penicilina se recomienda internar a la paciente y realizar una desensibilización  a la penicinilina.

Si existe infección fetal, la embarazada debe ser internada y se debe iniciar el tratamiento con control del feto durante las 24 hs. En caso que el feto esté maduro, se aconseja inducir el parto y tratamiento de la madre y el recién nacido.

El tratamiento del recién nacido dependerá de la historia materna, si la madre recibió tratamiento adecuado, el recién nacido no necesitará tratamiento antibiótico, si se aconseja su control por medio de las pruebas serológicas ( VDRL ), durante el primer año de vida.

Aquellos recién nacidos asintomáticos cuyas madres no hayan recibido tratamiento adecuado o bien fallas en su seguimiento, y aquellos recién nacidos sintomáticos, con signos clínicos, radiológicos y pruebas serológicas positivas,  deben ser tratados y controlados como sífilis congénita, el tratamiento de elección es el uso de penicilina G sódica IV, durante 10 a 14 días. El seguimiento de estos niños debe ser también durante el primer año de vida, por medio de las pruebas serológicas
(VDRL), además de los controles oftalmológicos, auditivos y neurológico.

LA MEJOR FORMA DE PREVENCION DE LAS INFECCIONES CONGENITAS, ENTRE ELLAS LA SÍFILIS, ES EL CONTROL DEL EMBARAZO, DIAGNOSTICO CORRECTO Y OPORTUNO DE LAS INFECCIONES MATERNAS Y TRATAMIENTO ADECUADO DE  LAS MISMAS.     


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp