filesmonster.biz
Psicologia

Libreta de salud infantil familiar digital




Definición
El Síndrome de Munchausen por proximidad (by proxy) es una forma de abuso infantil caracterizada porque uno de los padres induce en el niño síntomas reales o aparentes de una enfermedad inexistente.


Causas, incidencia y factores de riesgo
   

El Síndrome de Munchausen por proximidad, casi siempre involucra a una madre que abusa de su niño buscándole, o para ella misma, atención médica innecesaria.
Se trata de un síndrome raro, poco comprendido, de causa es desconocida.


Las formas  de simular síntomas de enfermedad en su niño pueden tomar formas variadas como el de añadir sangre a su orina o heces, dejar de alimentarlo, inventando procesos febriles ficticios ,  administrando de manera oculta eméticos o catárticos para simular vómitos o diarrea.
También se han visto situaciones bajo internación  donde se infectan vías intravenosas lo que pone en riesgo la salud del pacientito.

Es habitual que los niños que sufren este tipo de abuso sean hospitalizados con el bojeto de investigar  cuadros que no parecen ajustarse a enfermedad clásica alguna.
Con frecuencia, a los niños se les somete a exámenes, cirugías u otros procedimientos molestos e innecesarios.


En el hospital, la madre es muy colaboradora y apreciada por el personal de enfermeras por el cuidado que le da al niño. Comúnmente se la ve como devota y de una abnegación poco común, lo que hace poco probable que el personal médico sospeche el diagnóstico real.


Sus visitas frecuentes también le dan fácil acceso para poder inducir más síntomas.
Los cambios en el examen físico o signos vitales nunca son presenciados por el personal del hospital, pero casi siempre ocurren en presencia de la madre.


El síndrome de Munchausen por proximidad ocurre por problemas psicológicos del adulto y es generalmente un comportamiento que busca llamar la atención de los demás.
Sin embargo, el síndrome de Munchausen  puede atentar contra la vida del niño involucrado ya que este comportamiento inusual puede llegar hasta el punto de daño físico grave e incluso la muerte.
 

Criterios diagnósticos del Sindrome de Munchausen por proximidad (by proxy)

  • Fingir enfermedades, lesiones y otras condiciones "patológicas", sin causa demostrada.
  • Historia dramática, plausible, mezcla de verdades y falsedades.
  • Deseo de hacerse exámenes, investigaciones, intervenciones, etc.
  • En ocasiones, patrones de cuadros clínicos demasiado típicos, como de un libro de texto.
  • Evidencias de muchos procedimientos (cicatrices, resultados de exámenes, etc.)
  • Comportamiento agresivo, fuera de las reglas normales de conducta, "elusivos y truculentos".
  • Antecedentes de múltiples atenciones e ingresos en muchos hospitales.
  • Altas de los hospitales a petición, o antes de lo recomendado.
  • No adherencia a los consejos médicos.


    Signos y exámenes
       
  • Los síntomas del niño no se ajustan a ningún cuadro de enfermedad clásica o no concuerdan entre sí.
  • Los síntomas del niño mejoran en el hospital pero recurren al regresar al hogar.
  • La sangre en las muestras de laboratorio no concuerda con el tipo de sangre del paciente.
  • Evidencias inexplicables de drogas o sustancias químicas en el suero, en las heces o en la orina.
  • Comportamiento excesivamente atento y "voluntarioso" de la madre o el padre, lo cual puede levantar sospechas a la luz de otros hallazgos.
  • A menudo, la persona está involucrada en un campo de la salud, como la enfermería.


 


 

Tratamiento 
Una vez reconocido el síndrome, es necesario proteger al niño y retirarlo del cuidado directo de la madre o padre, a quien se le debe ofrecer ayuda más que acusarlo.

Dado que esta es una forma de abuso infantil, se debe notificar del síndrome a las autoridades. Lo más probable es que se recomiende terapia psiquiátrica para el padre o madre involucrado. Sin embargo, dado que este trastorno es raro se conoce muy poco sobre tratamientos efectivos.



Expectativas (pronóstico)
   
Este es un trastorno difícil de tratar en los padres y del cual se tiene poca información sobre los mejores tipos de cuidados y sus resultados. Generalmente, requiere años de apoyo siquiátrico.
Los niños pueden requerir atención médica para tratar las lesiones recibidas y atención siquiátrica para manejar condiciones como depresión o ansiedad que puedan ser provocados por el abuso. Algunos niños pueden morir de infecciones o de otras lesiones infligidas por los padres que sufren este síndrome.



Complicaciones   
El niño puede presentar complicaciones de lesiones, infecciones, medicamentos, cirugías o exámenes. El riesgo de complicaciones sicológicas como depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático y otros aumentan en los sobrevivientes del maltrato infantil.


Situaciones que requieren asistencia médica   
El médico diagnostica esta condición cuando el niño ha sido sometido a tratamiento por diversos síntomas. En caso de que una persona sienta urgencia de causarle daño a un hijo, debe buscar asistencia siquiátrica de inmediato.



Prevención   
La detección del síndrome de Munchausen en una relación padres-hijos puede evitar la continuidad del abuso y los exámenes médicos innecesarios, costosos y posiblemente peligrosos.




Síndrome de munchausen por poder (en niños)

Varity denominó como síndrome de Polle -nombre del hijo de Munchausen, de quien se dice que padeció una enfermedad ficticia a la edad de un año provocada por el padre-, a la presentación de este cuadro clínico en los niños.26 Posteriormente, Meadow describió también casos en niños, a los cuales denominó síndrome de Munchausen por poder, término más aceptado actualmente en la literatura pediátrica.27-33



En estos casos, los padres o tutores utilizan artificios diferentes para provocarles enfermedades ficticias a sus hijos, con el objetivo de obtener una ganancia secundaria mal definida de la hospitalización del niño. Ellos relatan historias clínicas falsas sobre padecimientos de sus hijos, inducen síntomas y signos, los someten a chequeos y evaluaciones médicas múltiples, que, con frecuencia, también terminan en ingresos hospitalarios.


Igualmente en los niños, las enfermedades son inexplicables, multisistémicas, raras, de curso prolongado. Pueden referir múltiples alergias. Los síntomas solo se manifiestan en el niño cuando la madre está presente y no así en su ausencia, los tratamientos son inefectivos. Los niños toleran mal los tratamientos, presentan con frecuencia vómitos, erupciones o problemas con la canalización de las venas. Los padres conocen los mecanismos internos de las salas de hospitalización, o están muy vinculados con los hospitales. También cuando la madre piensa que puede ser descubierta, solicita el alta a petición, alegando la poca o ninguna mejoría del paciente y se traslada a otra institución.3


Existe consenso general en señalar a la madre como la protagonista principal en la elaboración de los síntomas y signos del síndrome de Munchausen por poder. En los casos más avanzados, los síntomas pueden ser inducidos por el propio niño. El padre, habitualmente, está alejado del conflicto, pero cuando está presente carece de autoridad, o es indiferente a la suerte del niño y los peligros que se ciernen sobre éste. No sucede lo mismo con el resto de la familia, que reconoce los hechos y en su mayoría tratan de resolver el problema de la mejor manera posible.3

Enlaces relacionados
Todo Psicologia infantil en Zonapediatrica.com

El Abuso Sexual Infantil Qué hacer ante el
Abuso Sexual Infantil

Referencias Bibliográficas

    1. Tucker GJ. Trastornos psiquiátricos en la práctica médica. En: Bennet JC, Plum F. Cecil Tratado de Medicina Interna. 20ª ed. México, DF: McGraw-Hill Interamericana, 1998;vol 3:2305-17.
    2. Ascher R. Munchausen´s syndrome. Lancet 1951;1:339-34.
    3. Acosta N. Maltrato infantil. Un reto para el próximo milenio. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1998:16-20, 11-28.
    4. Eisendrath EJ. Factitious illness. A classification. Psychosom 1984;25:110-7.
    5. Gorman WF. Defining malingering. J Forensic Sci 1982;27:401-7.
    6. Andrews TC, Cull DL, Pelton JJ, Massey SO Jr, Bostwick JM. Self-mutilation and malingering among Cuban migrants detained at Guantanamo Bay. N Engl J Med 1997;336:1251-3.

  • Eisenberg L. The sleep of reason produces monsters- Human costs of economic sanctions. N Engl J Med 1997;336:1248-9.
  • Síndrome de Munchausen. Sesión de la Filial Provincial de la Sociedad Cubana de Psiquiatría. Cienfuegos, Abril 1997.

  • Nicholls J, Giacopelli JA. Pediatric manifestation of Munchausen´s syndrome. J Am Pediatr Med Assoc 1995;85:545-7.
  • Burg MM von Hibbard RA. Munchausen syndrome by proxy: a different kind of child abuse. Indiana Med 1995;88:378-82.
  • Sanders R. A case of Munchausen´s syndrome presenting as renal colic. Postgrad Med J 1966;42:94.
  • Anderson JC, Ewan PW, Compston ND. Haemorrhage and fever in the Munchausen syndrome. Postgrad Med J 1972;48:445-7.

  • Cavenar JO, Maltbie AA, Hillard JR, Worchel BJ, O´Shanick GJ. Cardiac presentation of Munchausen´s syndrome. Psychosomatics 1980;21:946-8.
  • Kaminer Y, Robbins DR. Insulin misuse: a review of an overlooked psychiatric problem. Psychosomatics 1989;30:19-24.
  • Zuger A, O´Dowd MA. The baron has AIDS: a case of factitious human immunodeficiency virus infection and review. Clin Infect Dis 1992;14:211-6.
  • Hedges BE, Dimsdale JE, Hoyt DB. Munchausen syndrome presenting as recurrent multiple trauma. Psychosomatics 1995;36:60-3.
  • Gelfand JA, Dinarello CA, Wolff SM. Fever, including fever of unknown origin. En: Harrinson. Principles of Internal Medicine. 13th ed. New York: Mc Graw-Hill, 1994;vol 1:81-90.

  • Aduan RP, Fauci AS, Dale DC. Facticious fever and self-induced infection: a report of 32 cases and review of literature. Ann Intern Med 1979;301:230-42.

  • Martínez Delgado JF. Síndrome febril y fiebre de oringen desconocido (II). Rev Finlay 1991;5:172-88.
  • Petersdorf RG, Beeson PB. Fever of unexplained origin. Report of 100 cases. Medicine (Baltimore) 1961;40:1-30.

  • Wise TN. Dolor. El problema psicosomático más común. Clin Med Norteam 1977;61:771-80.
  • Stefanini M, Dameshek W. Enfermedades hemorrágicas. 2ª ed. Barcelona: Editorial Científico-Médica, 1966:123.
  • Wintrobe MM. Hematología clínica. 3ª ed. La Habana: Instituto Cubano del Libro, 1971:693. (Edición Revolucionaria).
  • Smith MS. Factitious Illness, malingering, and conversion disorder. En: Harwood-Nuss AL, Linden CH, Luten RC, eds. The clinical practice of emergency medicine, 2nd ed. Philadelphia: Lipincott-Raven, 1996:986.

  • McFadden JP, Roberts C. Munchausen´s syndrome diagnosed by radiological examination. Postgrad Med J 1989;65:429-30.
  • Varity CM. Polle syndrome: children of Munchausen. Br Med J 1977;2:422-3.
  • Meadow SR. Munchausen´s by syndrome proxy. Arch Dis Child 1982;57:92-8.
  • Boots CN, Neale BA, Meadow SR, Meadow SR. Co-morbidity associated with fabricated illness (Munchausen´s syndrome by proxy). Arch Dis Child 1992;67:77-9.
  • Evans D. Covert video surveillance in Munchausen´s syndrome by proxy. BMJ 1994;308:341-2.
  • McClure RJ, Davis PM, Meadow SR, Sibert JR. Epidemiology of Munchausen syndrome by proxy, non-accidental poisoning, and non-accidental suffocation. Arch Dis Child 1996;75:57-61.
  • Snowise NG. Munchausen´s syndrome by proxy. Update 1997;55:364-5.
  • Jones DPH, Lynch M. Diagnosing and responding to serious child abuse [editorial]. BMJ 1998;317:484-5.
  • Snowise NG. All healthcare team members should be alert to indicators of child abuse. BMJ 1999;318:462.
  • Amarilli P, Patris M. Le syndrome de Munchausen. Enque sur un malade au-dessus de tout soup´on. Ann Psychol (Paris) 1995;153:433-40.

  • Yassa R. Munchausen´s syndrome: a successfully treated case. Psychosomatics 1978;19:242-3.
  • Harry TC, Ong EL. Munchausen´s syndrome (HIV infection): a trap for the unwary. Br J Clin Pract 1995;49:271.
  • Síndrome de Munchausen Un reto clinico  Rev Cubana Med 2000;39(4):228 Hospital Clinicoquirúrgico "Dr. Gustavo Aldereguía Lima". Cienfuegos
    Dr. Alfredo D. Espinosa Brito, Dr. Benigno Figueiras Ramos, Dr. Juan B. Mendilahaxon López y Dr. Alfredo A. Espinosa Roca


Comparte este contenido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

NO tienes permisos para ingresar comentarios

Buscar en Zp