Dormir


Trastornos del Sueño: Una mal sin remedio?
Dra. Laura Krinsky - Zona Pediatrica Staff

Que es el sueño ?
El sueño es un período del día o de la noche de duración variable durante el cual los niños descansan, elaboran temas que les preocupan, maduran física y psíquicamente, y aprenden a independizarse del resto del mundo (sobre todo de mamá y papá) por algunas horas.

Entonces, no es dificil llegar a la conclusión de que conciliar el sueño parece ser una tarea complicada para los niños, un verdadero desafío, un momento de gran vulnerabilidad.

Según estudios realizados en la Universidad de Colorado, todos los bebes transitan por ciclos de sueño liviano y profundo durante una misma noche
.

A lo largo del desarrollo, es esperable que los primeros vayan disminuyendo y los segundos aumentando. Aproximadamente a la edad de 4 meses, el bebe logra dormir 3 o 4 horas seguidas.

Dentro de este periodo hay 90 minutos de sueño muy profundo, y en los extremos el sueño es liviano, casi un estado de semialerta.

En estos momentos es cuando el bebe está propenso a despertarse. Minutos después, entrará en la proxima fase de sueño profundo, con lo cual completará su descanso nocturno de aproximadamente 8 horas.

El modo de actuar de los padres durante ese intervalo de vigilia es fundamental.

Si encienden la luz, alzan al niño o lo alimentan, es muy probable que no vuelva a dormirse tan facilmente, y, peor aún, que el hábito del sueño interrumpido se transforme en una fastidiosa costumbre.

Si por el contrario, al despertarse no encuentra una respuesta inmediata, se verá obligado a encontrar su propia rutina para continuar durmiendo.

Estos mismos estudios, aseguran que el ritmo circadiano de 24 horas ya esta firmemente arraigado al nacer, ya que el bebe los aprende durante el embarazo, acompañando a la madre.

El recién nacido ya tiene un modo propio de dormir y de despertarse. Por lo tanto, la tarea de los padres se resume sencillamente a generar el ambiente propicio para que mismo ritmo continue.

Que es el insomnio infantil?
El insomnio infantil es un trastorno que se caracteriza por alguna de las siguientes situaciones:

a) Dificultad para dormirse solo
b) Frecuentes despertares nocturnos (entre 3 y 15 veces); con imposibilidad de volver a dormirse sin ayuda de los padres
c) Sueño muy superficial
d) Menos cantidad de horas de sueño que lo normal para su edad


Los niños padecen insomnio por dos causas principales
1º) Adquisición errónea el hábito del sueño; el 70% de los bebes comienzan a dormir más de 4 horas seguidas a partir de los 3 meses de vida, y el 83 % duerme 8 horas al cumplir 5 o 6 meses.

Sin embargo, luego del año, todavía queda aproximadamente un 10 % de niños que no duerme la noche entera.
En este caso el niño debe ser re-educado y estimulado para dormir. Como todos los hábitos, este también se aprende por repetición, es decir, insistiendo en la misma táctica una y otra vez, con mucha paciencia, hasta lograr que el bebe se acostumbre a ello.

Los enojos por la noche son contraproducentes, ya que el bebe se angustia y solo lograremos que llore más, o que decida desafiar nuestro enojo con una larga noche sin dormir.

Es habitual que los padres interpreten que el niño se despierta para reclamar alimentos, pero, en realidad, a partir de los 6 meses aproximadamente, el organismo está en condiciones de utilizar las reservas de glucosa para tolerar un ayuno nocturno.


Por lo tanto, es muy probable que alimentándolo en medio de la noche, sólo logremos darle al bebé la "buena" idea de que hay un motivo válido para despertarse.

2º) Cualquier alteración de la rutina del bebé( una mudanza, el nacimiento de un hermanito); o, en los bebés muy activos, cualquier progreso madurativo que les produzca excitación (aprender a caminar, a gatear, etc).
De hecho, los bebés son altamente sensibles y perceptivos, y el sueño es en general el primer síntoma de que algo distinto está sucediendo.
Esto es normal y, por suerte, transitorio.
Una vez que se normalice la situación o que el bebé logre adaptarse a la novedad, volverá a dormir como antes, sin ninguna dificultad.
Por otra parte, la mayoría de los niños viven el momento de la noche como un momento muy peligroso, ya que se lo aparta de las personas que lo cuidan.

Al principio es muy difícil para él entender que esta separación es transitoria, por lo que se asusta mucho y sólo se calma cuando acuden a socorrerlo.

Poco a poco, irá comprendiendo que no queda abandonado, y le alcanzará con ver su cuna, su chupete o su muñeco preferido para proseguir el sueño.

Por esta razón es tan importante transmitirle la seguridad de que el adulto permanecerá junto a él durante la noche, y apenas lo comprenda, avanzar en enseñarle a estar un rato solo.

La noche es una continuación del día, y para el bebé no existe una línea divisoria entre ellos.

Es por esto que no debemos alarmarnos cuando el bebé luego de algun día "especial" presente dificultades para dormir, seguramente ésto será pasajero y todo volverá a la normalidad rápidamente.

Aprender a dormir solo de noche está ligado, sin ninguna duda, a la tarea de aprender acerca de la independencia, y esto, que parece tan sencillo, resulta a veces un verdadero desafío de la crianza.




Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar